20 de septiembre de 2018 15:43 PM
Imprimir

“Es una adquisición, no una fusión”, afirmó el presidente mundial de Bayer

Liam Condon precisó que pagaron 62.000 millones para comprar Monsanto. Igual, remarcó la complementariedad geográfica y de productos que ahora controla la firma europea

“Es una adquisición, no una fusión. Pagamos 62.000 millones de dólares para comprar Monsanto”, fue la respuesta que dió el presidente mundial de Bayer Crop Science, Liam Condon, ante una pregunta de Clarín Rural. Lo hizo este martes en Monheim, República Federal Alemana, donde Bayer reunió a periodistas de todo el mundo en el “Future of Farming Dialogue” (Diálogo sobre el futuro de la agricultura).

Liam Condon, el irlandés que es presidente global de Bayer Crop Science, la división agrícola de la multinacional alemana, tras la entrevita con H{ector Huergo, enviado especial de Clarín Rural.

Liam Condon, el irlandés que es presidente global de Bayer Crop Science, la división agrícola de la multinacional alemana, tras la entrevita con H{ector Huergo, enviado especial de Clarín Rural.

La pregunta surgió con la idea de clarificar los términos del acuerdo, finalizado hace apenas tres semanas. El ejecutivo remarcó la complementariedad geográfica y de paleta de productos entre ambas empresas. Remarcó que Bayer es más fuerte en productos de protección de cultivos, en particular en Europa, mientras Monsanto aporta su bagaje en biotecnología y marcas de semilla. Pero desde hace tres semanas todo forma parte de Bayer.

“Los agricultores están ansiosos de innovación que les ayude a crecer más con menos y ayuden a garantizar un acceso adecuado a alimentos seguros, nutritivos y asequibles ahora y en el futuro“, dijo Liam Condon al abrir el evento.

“Nuestro mundo enfrenta enormes desafíos, incluyendo un clima cambiante, recursos naturales limitados y una población en crecimiento”, dijo Condon. Y agregó que es necesario reconstruir un vínculo de confianza entre los productores y los consumidores, remarcando que la compañía comprometerá más esfuerzos en esta misión.

También hizo centro en la demanda de una agricultura menos intensiva en recursos y con mejor huella ambiental, acoplándose a la tarea de combatir el calentamiento global. Remarcó que Brasil y Argentina tienen especial significación para los negocios de tecnología agrícola.

Fuente: Clarin

Publicidad