22 de septiembre de 2018 03:49 AM
Imprimir

Raza Angus: las expectativas en torno a la “marca registrada” argentina

En el marco de la Exposición Nacional de Primavera en Balcarce, Infobae dialogó con Alfredo Gusmán, presidente de la Asociación Argentina de Angus, que analizó las perspectivas del mercado interno y exportador

La raza Angus desarrolló hasta ayer, en la Sociedad Rural de Balcarce, su 40° Exposición Nacional de Primavera y la 19ª Exposición del Ternero Angus. La última gran cita del año.

En la competencia participaron unos 200 reproductores de 50 cabañas de Buenos Aires, Córdoba y La Pampa. Las juras estuvieron a cargo del experimentado Norman Catto, quien fue secundado por Ernesto Ayling, Benjamín Cinque y Juan Martín Hutter.

Angus es una raza que continúa creciendo en participación, presencia y calidad de sus animales. Es una raza que tiene la virtud de ser económica, se cría en cualquier condición de ambiente, con capacidad productiva,  donde puede criar un ternero por año y con muchísima fertilidad, y al mismo tiempo  vender tanto terneros como novillos, logrando en ambas categorías  los mejores precios del mercado.

Infobae, presente en Balcarce, dialogó con el presidente de la Asociación Argentina de Angus, Alfredo Gusmán, quien en la muestra resaltó “el mérito de todos los que trabajamos en el campo, de los que trabajamos por esta ganadería que pese a las circunstancias,  seguimos apostando por esta actividad”.

El esfuerzo de los productores y los cabañeros, una vez más, estuvo reflejado en la pista de la exposición con una genética que está posicionada como una de las mejores a nivel mundial y que complica la tarea del jurado al momento de elegir a los mejores exponentes, por tratarse de una raza que es cada vez más competitiva.

Infobae dialogó con Alfredo Gusmán, presidente de la Asociación Argentina de Angus:

Alfredo Gusmán, presidente de la Raza Angus, junto a Verónica García Llorente, Ganadora del Lote Gran Campeón Macho y el jurado Norman Catto

Alfredo Gusmán, presidente de la Raza Angus, junto a Verónica García Llorente, Ganadora del Lote Gran Campeón Macho y el jurado Norman Catto

– ¿Cómo observa a la ganadería, luego de las medidas anunciadas por el Gobierno de modificación del esquema de retenciones?

-La ganadería está atravesando dos variables diferentes: una, relacionada con el mercado interno y otra con la exportación. Creemos que el precio de la hacienda todavía no alcanzó un techo, sino al contrario, está recuperándose, traccionado fundamentalmente por las expectativas del mercado de exportación. Y si bien el efecto de las retenciones no es algo deseado, la mejora del tipo de cambio, sumada al ritmo de crecimiento de los mercados, abre un horizonte positivo de esperanza de reacomodamiento.

Podemos estar llegando a exportaciones de alrededor de 430/440 mil toneladas para fin de año. Y las nuevas autorizaciones de plantas para el mercado chino generan una expectativa muy buena para este mercado que se lleva más de la mitad de nuestras exportaciones. Duplicar las plantas significa una posibilidad de tracción muy fuerte sobre el mercado.

– ¿Qué expectativa hay sobre producción y consumo interno?

-No esperamos que el consumo interno se recupere con fuerza por ahora, seguramente va a seguir retraído mientras la economía del país no repunte. En cuanto a la producción, se está frenando esa mayor faena de hembras que se venía dando en los últimos meses, y pensamos que la producción de carne va a ir creciendo a partir de que los indicadores mejoren. Igual, tenemos que destacar que los argentinos seguimos siendo los que más carne per cápita consumimos, si tenemos en cuenta el conjunto de todas las carnes, a pesar del contexto actual. Eso es positivo, estamos listos para crecer en cuando la economía esté mejor.

– ¿Por qué se demora la reapertura del mercado de Estados Unidos para la carne argentina?

-No hay ninguna explicación para que se siga demorando. La Argentina hizo todo lo que tenía que hacer en estos últimos años,  pero es una decisión que no depende de nuestro trabajo sino del gobierno de los Estados Unidos, que la viene dilatando pese a que, por ejemplo, la Argentina permitió el acceso a la carne de cerdo norteamericana. No le encontramos ninguna explicación. De todos modos, cuando se abra, estamos seguros de que será una enorme oportunidad para la raza.

La carne Angus es uno de los productos que más se vende en el mercado americano, el bife Angus certificado tiene varias décadas de venta en el mercado y nosotros tenemos la posibilidad de entrar en un nicho nuevo que es la Carne Angus certificada con alimentación natural, que es el modelo de producción argentino, fundamentalmente a pasto con algunos grados de suplementación. Hoy hay un mercado mucho más fuerte para ese producto que el que teníamos en la década del 90 cuando la Argentina vendía a Estados Unidos. Los consumidores tienen más conciencia sobre las bondades que el modelo de producción argentino. Y más allá de la demanda, la Asociación Argentina de Angus está preparada para ofrecer este producto.

Ya hace un año y medio que el Departamento de Agricultura de Estados Unidos, a través de su organismo FSIS, nos otorgó la posibilidad de continuar la certificación. Somos la única entidad ganadera que está en condiciones de hacer el proceso de certificación para el gobierno norteamericano. Así que estamos preparados, hoy ya hay 16 plantas en condiciones de certificar que es carne Angus y gran parte de ellas están en condiciones de vender al mercado americano.

-¿Qué perspectivas ofrece Japón además de la carne de la Patagonia?

-La exportación de carne de la Patagonia es el primer indicio del interés por abrir todo el país. Es un mercado importantísimo, uno de los principales  para Estados Unidos, de altísimo valor adquisitivo así que creemos que para Angus va a ser una oportunidad inmejorable porque ellos valoran el nombre y la carne de calidad.

-¿En qué momento de la raza se realiza la exposición de Balcarce?

-En un momento de expansión. Año a año vamos creciendo en cantidad de cabañas, en cantidad de animales que entran en programas de certificación como los de Puros Controlados o Madres Angus Seleccionadas, y hoy ese crecimiento se ve reflejado en la cantidad de animales y la capacidad de selección que tiene la raza al contar con una base genética tan amplia, con tal cantidad de programas genéticos que están desarrollando tantas Cabañas, hay mucho material para seleccionar por lo cual cada exposición está mostrando mucha mayor calidad y un progreso genético muy rápido.

– ¿Qué balance hace de este 2018?

-Si bien la crisis está haciendo subir los precios de muchos insumos, algo que le pega a las cabañas, la cría o el engorde, sumado a la situación económica en general y la recesión en el mercado interno, te repito que estamos en  un proceso de expansión. Seguramente, hace unos años Angus representaba más del 55 por ciento de la ganadería argentina, y mucho más en la llanura pampeana, hoy me atrevo a decir que debemos estar superando en forma muy holgada ese número por lo que uno ve en las exposiciones y remates, donde lo que antes era una presencia mayoritaria, hoy en muchos remates es casi una presencia exclusiva. Hoy, en la Pampa Húmeda, Angus lidera el precio en todas las categorías, tanto en el mercado de reproductores de cabaña, como en el de invernada y cría. Es uno de los motivos por los que Angus ha crecido tanto y sigue creciendo en los últimos años.

– ¿Qué resultados se obtuvieron en la comercialización de carne Angus en nuestro país y en el mundo?

En el mercado interno queda mucho por desarrollar, donde en la actualidad  Angus está presente a través de su programa de hamburguesas certificadas. Ha participado recientemente en la Feria Masticar con Mauro Colagreco, uno de los chefs más conocidos en el mundo, presentando este producto que hoy está en los principales supermercados. En cuanto al mercado externo, la certificación de carne es muy importante. Crecimos en los últimos dos años un 60 por ciento en la cantidad de plantas frigoríficas que certifican, pasando de 10 a 16, y la tasa de crecimiento de la cantidad de carne certificada que se está exportando ha crecido un 50% en relación al año pasado.

– ¿Cómo se está desarrollando la genética Angus en nuestro país y qué expectativa hay para exportar dicha genética?

Hay mucho por hacer para la venta de genética argentina al mundo y particularmente Angus. Hoy los jurados y los especialistas que vienen de todo el mundo nos dicen permanentemente que es el país que quizás tiene el mejor Angus del planeta. Esto hace que sea una oportunidad inmensa para vender valor agregado, que es vender genética al exterior. Hoy somos el principal mercado de compra para muchos países. Nuestros principales clientes son Uruguay, Brasil y Paraguay. Pero la intención de Angus es ir por más y a partir de la creación de la Confederación Latinoamericana de Países Productores de Angus (COLAPPA), apuntamos a que el trabajo sea mucho más mancomunado para propiciar el intercambio genético.

Tenemos un gran camino por delante para bajarle los costos a los criadores mexicanos y norteamericanos. La compra de genética en esos países, que muchas veces son procesos indirectos a través de crías nacidas en Canadá -donde sí hay un acuerdo para la producción de genética- hoy por hoy es onerosa, cara e ineficiente. Por eso, estamos trabajando entre la Asociación y el gobierno argentino para poder finalmente abrir varios de estos mercados que tienen un potencial inmenso para colocar genética argentina.

En el marco de la Colappa también estamos trabajando sobre la creación de programas genéticos conjuntos para que esos animales en pie, embriones o semen, puedan ser analizados por los compradores de cualquier país latinoamericano. Es decir, que el criador pueda ver los resultados de la información genética y compararlos con el comportamiento de los rodeos de su propio país. Esto va a ser un impulso adicional a la venta de genética ya que nuestros reproductores van a poder reflejar su información en los programas de evaluación de reproductores de los países latinoamericanos.

Por último, este año Angus está dando un gran paso para estar a la altura de los países más avanzados del mundo en materia de producción ganadera y de genética. Implementó un programa genómico, con el objeto de incorporar pruebas genómicas al programa de evaluación de los productores (ERA). Esto va a permitir acelerar el intervalo generacional en nuestra genética, haciendo que podamos evaluar los terneros jóvenes, que todavía no tienen evaluación de sus crías y va a ser una herramienta más para que las cabañas avancen en su selección. Somos la única raza en Latinoamérica que está desarrollando esta tecnología, y sin dudas nos coloca a la vanguardia de una ganadería para el siglo XXI.

Fuente: Infobae

Publicidad