25 de septiembre de 2018 21:35 PM
Imprimir

Coccidiosis y enteritis necrótica: prevención es la mejor herramienta

La enteritis necrótica es una enfermedad ampliamente difundida y económicamente significativa, ocasionada por la proliferación de la bacteria Clostridium perfringens, asociada y desencadenada por protozoarios del género Eimeria, que preliminarmente causan la coccidiosis (Figura 1). Esta enfermedad se disemina en todo el mundo y el mercado de producción animal gasta millones de dólares al año para controlarla. Modernas herramientas relacionadas a la biología molecular […]

La enteritis necrótica es una enfermedad ampliamente difundida y económicamente significativa, ocasionada por la proliferación de la bacteria Clostridium perfringens, asociada y desencadenada por protozoarios del género Eimeria, que preliminarmente causan la coccidiosis (Figura 1). Esta enfermedad se disemina en todo el mundo y el mercado de producción animal gasta millones de dólares al año para controlarla. Modernas herramientas relacionadas a la biología molecular e inmunología han sido utilizadas para ampliar el conocimiento sobre estos patógenos y sus consecuencias, en la tentativa de desarrollar medios cada vez más eficientes para controlar la coccidiosis y como consecuencia la enteritis necrótica.

Figura 1. Ciclo de la coccidiosis y enteritis necrótica

Coccidiosis y enteritis necrotica

Los daños causados por la coccidiosis y enteritis necrótica al organismo son conocidos, e investigaciones recientes muestran que diversas alteraciones intermediarias al metabolismo de aminoácidos y energía también ocurren, lo que refuerza la importancia en el control de la enfermedad.

La microbiota intestinal de los animales además de modular varios procesos fisiológicos, incluyendo una respuesta inmune protectora, nutrición, metabolismo, y exclusión de patógenos, puede alterar la fisiopatología de enfermedades parasitarias suministrando resistencia o promoviendo infecciones parasitarias entéricas. Las bacterias naturales del intestino actúan como adyuvantes moleculares que suministran inmunoestimulación indirecta ayudando al organismo a defenderse de las infecciones parasitarias.

Un estudio reciente realizado por Huang et. al (2018), reportó que la infección por Eimeria ha aumentado significativamente la cantidad de bacterias patogénicas y ha reducido Lactobacillus y Ruminococcus, que se consideran benéficas para el organismo.

Considerando que pollos de engorde poseen un rápido ciclo de crianza, la atención para el riesgo de infecciones se debe multiplicar y la práctica de medidas preventivas se torna una herramienta indispensable, una vez que la coccidiosis puede ocurrir en cualquier momento y, en caso de no ser controlada adecuadamente, resulta en grandes perjuicios en la producción.

En el mercado actual existen métodos de prevención como las vacunas (atenuadas y virulentas) y los anticoccidianos en el pienso, que poseen actividad antibacteriana (sintéticos e ionóforos glicosídicos ) o no bacteriana (ionóforos mono y divalentes). Sin embargo, el uso de estos anticoccidianos ionóforos en la producción animal ha sido cuestionada y su restricción ya es realidad en algunos mercados. De esta forma, es indispensable un plan riguroso de manejo, sanidad y nutrición, asociado a compuestos alternativos suplementados a las dietas que tengan como objetivo la mejora de la integridad intestinal y modulación de respuestas del sistema inmune, lo que hará con que los animales respondan mejor a la proliferación de la Eimeria.

ImmunoWall® es una de las soluciones que puede ayudar en el programa de control de patógenos, una vez que es una solución natural que ayuda en la reducción de la contaminación y prevención del problema. Fundamentado en este concepto, ImmunoWall® sobresale ante los demás productos por ser un compuesto de densa pared celular de Saccharomyces cerevisiae con altas concentraciones de β-Glucanas y MOS, resultando en un aditivo con garantía de resultados y excelente costo/beneficio (Figura 2).

El MOS es capaz de aglutinar bacterias patogénicas como E. coli y Salmonella, impidiendo la colonización y proliferación de estas poblaciones en el intestino. Las β-Glucanas actúan estimulando la producción y la actividad de los macrófagos, que son células de defensa de importante papel en el sistema inmunológico, capaces de fagocitar y destruir los microorganismos. Así, la suplementación de ImmunoWall® asegura que las aves mantengan el equilibrio de la microbiota intestinal y mejoren las respuestas del sistema inmune, resultando en la disminución de la contaminación y de la translocación de las bacterias patogénicas a otros órganos del cuerpo.

Figura 2. Modos de acción de ImmunoWall®

Coccidiose e enterite necrótica

Un estudio (datos no publicados) realizado en el Southern Poultry Research (Athens, GA, EEUU) por el Prof. Dr. Charles Hofacre en 2013, fue conducido con pollitos de 1 día de edad (inicio tratamientos dietéticos) que fueron contaminados a los 14 días con 5.000 ooquistes de Eimeria maxima y a los 19, 20 y 21 días de edad con 1×108 UFC de Clostridium perfringens por ave. No se utilizó ningún coccidiostático en el pienso y no se administró vacuna contra coccidiosis. Los resultados mostraron la eficacia en la reducción del nivel de lesión intestinal y mortalidad en los grupos suplementados con ImmunoWall® (0,5 kg/ton hasta 28 días del experimento). El grupo con las aves desafiadas y no tratadas con ningún aditivo o AGP, tuvo una mortalidad del 44% y un nivel de lesión de 0,575. Las aves tratadas con Virginiamicina (20 g/ton) tuvieron una reducción del 68% en mortalidad y del 35% en el nivel de lesión en relación al grupo control; ya el grupo suplementado con ImmunoWall®, ha presentado una reducción del 75% en mortalidad y del 15% en nivel de lesión (Tabla 1).

Tabla 1. Nivel de enteritis necrótica y mortalidad de pollos desafiados con Eimeria máxima y Clostridium perfringens.

Coccidiose e enterite necrótica

Resultados de nível de enteritis necrótica (NE) a los 21 días (la puntuación se basó en un nivel de 0 a 3, con 0 como normal y 3 siendo el más grave). La mortalidad se verificó a los 28 días de edad. 1AGP: Aves infectadas, 20 g/t de Virginiamicina. 2IMW: Aves infectadas, 0,5 kg/t de ImmunoWall®. Excepto para el Tratamiento 1, todas las aves fueron desafiadas con ~5.000 ooquistes de Eimeria maxima a los 14 días y con 1×108 UFC por ave de Clostridium perfringens a los 19, 20 y 21 días.  La investigación conducida en la Southern Poultry Research, Athens, GA, EE.UU.

Otro estudio recién realizado por Beirão et al. (2018), analizó el efecto del ImmunoWall® sobre la integridad intestinal de pollos de engorde. A los dos días de edad se sometieron las aves a un desafío con Salmonella Enteritidis vía oral en la dosificación de 108 UFC por ave y fueron alimentadas con dietas suplementadas con ImmunoWall® (0,5 kg/ton). Los resultados mostraron que a los cuatro días (dos días post-infección) ImmunoWall® redujo el pasaje del marcador para la sangre en el grupo desafiado, indicando que el producto ha mejorado la integridad intestinal.

Gráfico 2. Permeabilidad intestinal de pollos desafiados con Salmonella Enteritidis a los 4 días de edad

coccidiose e enterite necrotica

Tratamientos: Control+SE: Control, con desafío; IMW: Sin desafío, tratados con 0,5 kg/ton ImmunoWall®; Control: Control, sin desafío; IMW+SE: con desafío, tratados con 0,5 kg/ton ImmunoWall®. Evaluación de la integridad (permeabilidad) intestinal. Valores más altos indican mayor permeabilidad, lo que indica menor integridad de la mucosa. Relevancia estadística está indicada por letras diferentes sobre cada grupo. Diferencias indicadas se calcularon por análisis de variancia de una vía (one-way ANOVA) con test de comparaciones múltiples de Tukey (P < 0,05).

La microbiota intestinal es importante para la homeostasis intestinal, las respuestas del hospedador a los patógenos entéricos, y la comprensión de cómo las bacterias responden a la infección debe ampliar nuestra visión de las enfermedades infecciosas. El análisis del microbioma se realizó en un estudio y los resultados mostraron que la suplementación con ImmunoWall® alteró la población de la microbiota. A los 14 y 21 días de edad de los pollos se encontraron géneros significativos, entre ellos el Ruminococccus torques y Lactobacillus. El Ruminococccus torques posee función mucolítica y está correlacionado con mejor productividad en pollos (TOROK et al., 2011). El Lactobacillus posee entre sus funciones la producción de ácidos grasos de cadena corta y bacteriocinas que impiden el crecimiento de patógenos. Como se citó anteriormente, la infección por Eimeria reduce la cantidad de ambos los géneros, lo que refuerza el uso de ImmunoWall® como una solución preventiva y benéfica en el control de la coccidiosis.

De esta manera, con un plan de control más eficiente plan de control para coccidiosis, mejora la calidad entérica, el equilibrio de la microbiota y la respuesta inmune. ImmunoWall®, además de ser un aditivo natural, es una solución viable para mejorar la salud intestinal y la seguridad alimentaria en bajas dosificaciones, resultando en un excelente costo/beneficio.

Referencias:

BEIRÃO B. C. B., BONATO M. A., BORGES L. L., BARBALHO R. L. C. Yeast cell wall immunomodulatory and intestinal integrity effects on broilers challenged with Salmonella Enteritidis. In: 2018 PSA Annual Meeting. San Antonio-Texas, USA. Proceedings…. 2018.

BRESTOFF J.R., ARTIS D. Commensal bacteria at the interface of host metabolism and the immune system. Nat Immunol 14:676–684. 2013.

CHARRON A.J., SIBLEY L.D. Host cells: mobilizable lipid resources for the intracellular parasite Toxoplasma gondii. J Cell Sci. 2002.

DOMÍNGUEZ, I. Fisiopatología de la coccidiosis y la enteritis bacteriana, 2015.

Huang G., et al. Influence of Eimeria falciformis infection on gut microbiota and metabolic pathways in mice. Infect Immun 86:e00073-18. 2018.

HARP J.A., CHEN W.X., HARMSEN A.G. Resistance of severe combined immunodeficient mice to infection with Cryptosporidium parvum: the importance of intestinal microflora. Infect Immun 60:3509–3512. 1992.

HOFACRE C., B.S. LUMPKINS;, G.F. MATHIS; LOHRMANN. Efeito do ImmunoWall® e Hilyses sobre o desempenho e lesões do trato gastrointestinal de aves infectadas por Eimeria spp. e Clostridium perfringens. Dados não publicados.

KNAUS U.G., HERTZBERGER R., PIRCALABIORU G.G., YOUSEFI S.P., BRANCO DOS SANTOS F. Pathogen control at the intestinal mucosa: H2O2 to the rescue. Gut Microbes 8:67–74. 2017.

LILLEHOJ H. S., LILLEHOJ E. P. Avian coccidiosis. A review of acquired intestinal immunity and vaccination strategies. Avian Dis. 44: 408-425. 2000.

TOROK, V.A., et al. Identification and Characterization of Potential Performance-Related Gut Microbiotas in Broiler Chickens across Various Feeding Trials. Appl. Environ. Microbiol. 77, 5868–5878. 2011.

ZHOU C.X., et al. Metabolomic profiling of mice serum during toxoplasmosis progression using liquid chromatography-mass spectrometry. Sci Rep 6:19557. 2016.

Fuente: avicultura.info

Publicidad