26 de septiembre de 2018 21:47 PM
Imprimir

Depreciación del real brasilero frena la exportación de carne

Colombia : Para los ganaderos se debe seguir trabajando con las exportaciones de carne con valor agregado, las cuales tienen mejor precio en el mercado externo.

A las exportaciones de carne colombiana les salió al paso un factor exógeno que no se esperaban: la devaluación del real de Brasil frente al dólar.

Dicha moneda ha perdido el 20% de su valor en 2018 y es el tercer peor rendimiento de las monedas de mercados emergentes.

A inicios de semana, en el mercado de divisas, el dólar se apreció un 0,98% frente al real y cerró con un valor negociado de 4,086 reales para la compra y 4,088 para la venta, en el tipo de cambio comercial en Brasil.

Producto de lo anterior, de acuerdo con Jorge Quintero Pimentel, gerente del Frigorífico Río Frío, los comercializadores a gran escala que suministraban carne, por ejemplo, a Egipto, Jordania, Líbano, Siria y Turquía, se fueron a Brasil con el fin de aprovechar las ventajas de la devaluación de esa moneda.

Esa situación macroeconómica les permite una mayor competitividad en los mercados externos.

Aparte de lo anterior, Brasil, el mayor exportador de carne bovina del mundo, tiene unos inventarios interminables, lo que les permite mayor dinámica en sus transacciones.

Con la exportación de ganado en pie ocurre igual, pues quienes compraban entre 6 mil y 9 mil novillos mensuales (con destino al mercado de Medio Oriente), lo han dejado de hacer, por lo menos desde hace tres meses.

Igual se fueron a buscar esos ejemplares al país carioca, los cuales salían, principalmente, de las ganaderías de la Costa Atlántica.

Materia prima costosa

Quintero Pimentel dijo que aunque ha bajado unos $300 el kilo, la materia prima en el país sigue siendo costosa.

El kilo en finca se está pagando a $4.250 y $4.300 en planta de sacrificio.

Esas cotizaciones no le permiten a los exportadores ser competitivos.

Al referirse a la caída del precio interno, el directivo dijo que corresponde a la época, ya que, literalmente, estamos en “cosecha de novillos gordos”.

El directivo del Frigorífico Río Frío dijo que si Brasil sigue en esa tendencia, se presentará un “frenazo en las exportaciones de carne colombiana por no tener competividad”.

Los retenidos

Los ganaderos temen que el precio interno baje aun más, pues a la existente sobreoferta de animales se le sumaría otra: la salida de ejemplares terminados de las zonas de contención contra la aftosa que cobija a Cundinamarca, Boyacá, Arauca y dos municipios de Casanare.

No volvieron

De acuerdo con Alejandro Peláez, directivo de la comercialización de ganado Cencogan, en Buenavista en Córdoba, los exportadores de ganado en pie no volvieron.

Había que tenerles mensualmente cerca de 8 mil ejemplares, con pesos entre 250 y 500 kilos, una exigencia del mercado de Medio Oriente.

En pleno apogeo de las exportaciones, el kilo de novillo se vendía a $4.450; pero ahora, que se tiene saturación del mercado local ha caído $300. “Es una situación difícil, pues teníamos una tasa representativa del mercado, TRM, cercana a $3.000, lo que hacía que el negocio fuese atractivo”, agregó.

Los ganaderos de Costa Atlántica son los más afectados con la parálisis de las exportaciones de ganado en pie.

Fuente:

Publicidad