27 de septiembre de 2018 17:27 PM
Imprimir

Dietas famosas: ¿sirven o no sirven?

¿Cuántas veces hemos escuchado y probado las famosas dietas milagrosas? Hoy en día existen infinidad de dietas en el mercado, pero a veces puede ser complicado comprobar si estas dietas sirven, nos hacen daño o son ideales para nosotros. En este artículo te compartiré 4 de las dietas más famosas y las críticas y los análisis […]

¿Cuántas veces hemos escuchado y probado las famosas dietas milagrosas? Hoy en día existen infinidad de dietas en el mercado, pero a veces puede ser complicado comprobar si estas dietas sirven, nos hacen daño o son ideales para nosotros. En este artículo te compartiré 4 de las dietas más famosas y las críticas y los análisis que han recibido por especialistas en nutrición.

La Zona

Tiene como objetivo evitar la inflamación silenciosa de las células, que de acuerdo al especialista que creó esta dieta, no duele y es la que causa enfermedades crónicas como diabetes, Alzheimer, cáncer y muchas otras más; afirma que la deficiencia generacional de los ácidos grasos Omega 3 es la principal causante de la inflamación silenciosa.

Esta dieta se caracteriza por una alimentación con las proteínas adecuadas, carbohidratos moderados y grasas moderadas. También incluye 30 minutos de ejercicio diario.

Esta dieta ha sido criticada por ser una dieta hipocalórica, es decir, que te brinda menos energía que las que necesitas y por lo tanto es una dieta desequilibrada. Al llevarla a cabo por más de un año no trae consecuencias positivas a tu salud. Consumir sus productos puede traer insomnio, cálculos renales, falta de apetito y mareos.

Hiper proteicas – Dukan

Es una dieta rica en proteínas y grasas y pobre en carbohidratos, además de tener restringidas las frutas y verduras. Con esta dieta se baja de peso pues cuando el cuerpo aprovecha las grasas de los alimentos se generan sustancias de desecho conocidas como “cetonas” para que sean la energía del cerebro en lugar de los carbohidratos. Cuenta con 4 fases: de ataque, de crucero, consolidación y estabilización.

Se debe realizar por un corto tiempo pues no es completa ni equilibrada y debe ser supervisada por un médico y un nutriólogo para que no tenga efectos negativos en tu organismo. Es muy común que las personas que la siguen y pierden peso regresen a su peso inicial después de un año de haberla comenzado.

Asteriscos

La dieta de los asteriscos fue creada por una mexicana que tiene más de 27 años de experiencia como especialista en nutrición. La teoría establece que el cuerpo asimila a distintas velocidades los carbohidratos, las grasas y las proteínas, debido a la cantidad de azúcar que llega a la sangre al consumirlos. Cuando los azúcares o carbohidratos llegan a la sangre a gran velocidad, el organismo aumenta la producción de insulina, una hormona de almacenamiento, que termina por guardar los azucares sobrantes en forma de grasa y reduce la disponibilidad del azúcar para las funciones cerebrales. Para que el azúcar pueda llegar lentamente a la sangre y mantenerse estable requiere de una adecuada proporción de proteínas, grasa y fibra.

Una de las ventajas de esta dieta es que se incrementa el rendimiento físico y mental, se elimina la grasa almacenada y previene la diabetes.

Mediterránea

La dieta mediterránea consiste en un estilo de vida basado en una dieta equilibrada y variada en la que predominan los alimentos obtenidos de los cultivos tradicionales de esta zona geográfica: trigo, olivo, vid, etc. Es baja en grasas saturadas (carnes rojas), alta en grasas monoinsaturadas, rica en antioxidantes y fibras.

Es famosa por ser una dieta balanceada, no tiene resultados inmediatos para bajar de peso; sus resultados son a mediano plazo, reduce los infartos en un 30% y el riesgo de depresión en un 40%, además de prevenir algunos tipos de cáncer. Contribuye a una agricultura sostenible y protege el medio ambiente. Por otro lado, es una dieta con un costo alto por ser productos de una región en específica, toma algo de tiempo preparar los alimentos y puede ser complicado también volverlo un estilo de vida.

Ahora ya conoces estas 4 dietas y lo que traen como consecuencia llevarlas a cabo. Recuerda que lo ideal para obtener una alimentación balanceada es consumir 50-60% de carbohitrados, 12-18% de proteínas y 25-35% de grasas, pero siempre es necesario acudir con un especialista para que te asesore sobre lo que tu cuerpo y metabolismo necesitan. Tampoco olvides que una buena alimentación es un estilo de vida y no sólo un hábito pasajero.

Fuente:

Publicidad