27 de septiembre de 2018 18:02 PM
Imprimir

Un alivio para la industria aceitera: una sola empresa de China comprará 300.000 toneladas en 2019

Lo confirmó el secretario de Agroindustria. También haría una importante adquisición de porotos. “El éxito dependerá de la negociación entre los privados”, dijo el funcionario

China volvió a mostrar su interés por la compra de aceite de soja argentino, algo que no concreta desde hace varios años, y ello traería algo de alivio al complejo oleaginoso nacional, que dispone de las principales plantas industriales en esta región.

Fue el titular d ela Secretaría de Agroindustria, Luis Etchevehere, quien adelantó la intención de la firma Sinograin para adquirir, en 2019, unas 300.000 toneladas de este producto, además de otra cantidad importante (no especificó) de porotos.

Tal interés se hizo público luego que una misión china arribara al país para suscribir convenios a fin de facilitar la exportación de carne vacuna (también semen y embriones bovinos), entre otros productos. Y fue allí que los chinos deslizaron tal posibilidad.

“Ahora dependerá de las negociaciones que hagan entre privados”, ratificó el funcionario en declaraciones al diario La Nación.

Durante mucho tiempo, China se había convertido en el principal cliente de la producción argentina de aceite y otros derivados de soja, pero desde hace tres años a la fecha, dejó de comprar. En parte porque desarrolló en su país el valor agregado en la manipulación d ela oleaginosa, y por el otro, por razones de comercio internacional.

Vale recordar que en algún momento, Argentino llegó a exportarle unas 800.000 toneladas anuales.

Con la reapertura de este mercado, la firma Sinograin ya había anticipado su intención por adquirir 120.000 toneladas durante el segundo semestre de 2018.

La noticia llega en un momento complicado para la industria local, que según sus referentes padece una retracción devenida de varios factores, como ser la aplicación de nuevos tributos (retenciones), el cierre del mercado exportador del biodiesel, la baja del precio internacional del producto y al achicamiento del mercado global del aceite elaborado.

Incluso aparece en medio de una difícil situación para los trabajadores de la empresa Bunge Puerto San Martín, cuyos directivos decidieron abrir un registro de retiros voluntarios, a los que el gremio del sector se opone

Fuente:

Publicidad