3 de octubre de 2018 11:31 AM
Imprimir

Paraguay apunta a renovar certificación de país libre de fiebre aftosa

Paraguay cuenta actualmente con la certificación de país libre de fiebre aftosa con vacunación.

Los trabajos sanitarios realizados en el sec­tor ganadero nacional apuntan a renovar la certi­ficación de país libre de fie­bre aftosa con vacunación. Para el efecto se remitirán el próximo 30 de noviembre las documentaciones necesarias a la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE) para que lo evalúen y mantengan el próximo año el estatus pri­vilegiado de Paraguay, mani­festó José Martín Camper­chioli, presidente del Servicio Nacional de Calidad y Salud Animal (Senacsa).

Esta condición sanitaria, que actualmente tiene el país, permite sostener al negocio de la carne en un lugar desta­cado y exportar a los exigen­tes mercados en donde llega el producto nacional, desta­caron representantes del sec­tor cárnico.

José Martín Camperchioli.
José Martín Camperchioli.

El objetivo del país en los próximos años es tener el máximo estatus, que es ser un país libre de fiebre aftosa sin vacunación. No obstante, es aún un largo proceso a reco­rrer y fijado como mínimo para los próximos cinco años.

INVESTIGACIÓN CLÍNICA

Ayer iniciaron en el territorio nacional la investigación clí­nica seroepidemiológica para la determinación de ausen­cia de transmisión del virus de fiebre aftosa, informó el Senacsa. El objetivo es reco­lectar unas 22.000 muestras de unos 960 establecimien­tos hasta el 15 de noviembre. La categoría de los animales a muestrear estará compren­dida entre los bovinos mayo­res de 6 meses y menores de 24 meses, informó la Direc­ción de Sanidad Identidad y Trazabilidad Animal (Dige­sit) del Senacsa.

El Programa Nacional de Fie­bre Aftosa del Senacsa tiene como objetivo principal man­tener la totalidad del territo­rio nacional libre del virus.

En este marco, el programa realiza anualmente evalua­ciones seroepidemiológicas con el propósito de actuali­zar el conocimiento sobre la situación sanitaria con res­pecto a la aftosa y disponer de evidencias técnico-científi­cas para sustentar la ausencia de la enfermedad en el país. Es un modo de dar cumpli­miento a las exigencias sanitarias requeridas por la OIE y los compromisos con los socios comerciales.

Fuente: la Nacion

Publicidad