4 de octubre de 2018 11:44 AM
Imprimir

La PPA daña las perspectivas de crecimiento de la industria porcina rusa

Impide el avance de las exportaciones rusas a países asiáticos

Desde hace algo más de una década Rusia lleva detectados más de 1.300 casos de peste porcina africana, una enfermedad hemorrágica que solo afecta a los animales y que se ha propagado desde la zona del Cáucaso hasta el noroeste del país y la zona de Siberia.

La propagación de la enfermedad ha coincidido con los esfuerzos hechos por las autoridades rusas y las empresas cárnicas por alcanzar la autosuficiencia en carne de cerdo. Para ello también ayudó la suspensión en 2014 de las importaciones cárnicas de países como EE.UU., Canadá y la UE.

A base de ayudas públicas, la industria cárnica rusa produce ya el 95% de la carne de cerdo que consume pero conforme sube la producción, los precios de la carne en el mercado interno siguen bajando. “Hemos llegado al punto en que desarrollar el sector aún más sin exportaciones significativas se vuelve difícil y una mala decisión estratégica”, dice Yuri Kovalev, jefe de la Unión Nacional de Criadores Porcinos de Rusia.

Empresas como Cherkizovo, Miratorg o Rusagro agrupan cerca del 20% de la producción nacional de carne de cerdo y se han visto afectadas por brotes en sus explotaciones ganaderas, reduciendo así los niveles de crecimiento registrados en años anteriores. Así, Miratorg solo creció un 1,5% en 2017 frente al 6% de 2016 debido a la falta de exportaciones y a las dificultades por abrir nuevos mercados ante la presencia de PPA en Rusia.

Según el Rosselkhoznadzor, de los 105 brotes de PPA detectados en Rusia durante 2018, 55 se han producido en explotaciones ganaderas.

La presencia de la enfermedad está impidiendo que Rusia pueda exportar a países asiáticos con una gran demanda y que sus ventas se reduzcan a a las antiguas repúblicas soviéticas junto a algunos países africanos.

Fuente: Eurocarne

Publicidad