7 de octubre de 2018 14:46 PM
Imprimir

Vamos a salir de esta coyuntura más fuertes que lo que entramos”

El presidente de John Deere Argentina asegura que la compañía reforzó este año su compromiso con el país. Adquirió dos empresas nacionales y apuesta a seguir innovando.

“Somos una startup de 181 años”, dice Gastón Trajtenberg al graficar la voluntad de hacer de la innovación una cultura en John Deere.

A pesar de su edad y escala, la multinacional de la maquinaria agrícola focaliza buena cuota de sus esfuerzos en sintetizar el mundo físico y digital en nuevos productos y servicios.

Este año, y en los 60 que lleva en Argentina, la compañía compró su primera empresa local de tecnología: King Agro, especializada en la producción de botalones de fibra de carbono para pulverizadoras.

El proceso fue resultado del desarrollo conjunto que iniciaron en 2005, y sobre el que Trajtenberg dio detalles. Fue junto con Gabriel Mariani, CEO de King Agro, en la Jornada de Innovación 2018 organizada por AmCham Córdoba.

En ese ámbito, el cordobés que comanda la filial de John Deere en el país habló del “compromiso estratégico” con Argentina. Y se mostró “optimista” respecto de las chances de la compañía y el sector agrícola de sortear la coyuntura económica.

–Este año concretaron la compra de dos empresas argentinas, ¿se trata de una nueva estrategia local de John Deere?

–Es un refuerzo fuerte de nuestro compromiso estratégico con Argentina. Ejemplos son las adquisiciones de King Agro y Pla (fabrica pulverizadoras y sembradoras en Santa Fe); pero también el lanzamiento de nuevos producto. En septiembre fue el primer tractor de la línea 7J fabricado en el país, por ejemplo. La agricultura de precisión es otra línea de trabajo fuerte.

–¿La compra de King Agro está asociada a una solución de agricultura de precisión?

–Sí. La primera incursión de John Deere en ese terreno fue hace más de 20 años, cuando compró tecnología de GPS a la Nasa. Desde allí se dieron los primeros pasos de un desarrollo que hoy se llama Piloto. Te permite setear tu tractor para siga el surco, sepa dónde dar la vuelta, etcétera. De ahí se extienden numerosas soluciones. La de King Agro permite aplicar fertilizantes de manera mucho más eficiente. También lanzamos una plataforma digital que se llama Operations Center a través de la cual el productor va a controlar telemáticamente todo lo que hace la máquina. Puede meter su mapeo de suelo, dialogar con su ingeniero agrónoma y más.

–¿Cuál es el plan para Pla?

–Antes es importante dar el contexto. Nuestro país es el tercer productor de soja a nivel mundial, por ejemplo, y un gran referente agrícola. Va camino a producir entre 150 millones y 200 millones de toneladas de granos. Si eso ocurre, cosa que es muy probable, hay que estar preparado y ofrecer el portafolio de productos más completo. Soluciones que den la propuesta de valor más sencilla y productiva.

–¿Como los equipos de Pla?

– Pla es una empresa que nació en 1975, líder, con tecnología probada. Y tiene una propuesta en pulverización que se complementa muy bien con nuestro menú de productos.

–¿Los equipos seguirán vendiéndose con su marca?

–La estrategia comercial no está totalmente definida en su integración a John Deere. Podemos asegurar que Pla se mantendrá en el corto y mediano plazo como compañía autónoma, y mantendrá su marca. A largo plazo, hay muchos signos de pregunta en la coyuntura en general.

–Pero sus planes muestran optimismo sobre la economía…

–Nuestros clientes y nosotros tenemos que pasar la coyuntura. Creemos que es transitoria, tenemos el optimismo para entender que la vamos a pasar y vamos a salir más fuertes de lo que entramos. Igual hay que gestionar la transición, y no es fácil. En nuestro caso lo hacemos apoyados en los valores de John Deere como compañía y en las relaciones a largo plazo que mantenemos con clientes y proveedores.

–Más allá del agro, ¿da la sensación de que el Gobierno nacional y todo el país apuestan a que la próxima cosecha sea récord y salve a la economía?

–Yo les recuerdo a los que no están en el sector que esta fue la seca menos anunciada de la historia. Si ven todos los pronósticos de tiempo del último febrero daban lluvia, y no llovió. Entonces, después de ese aprendizaje, con cautela digo que hagamos un pasito a la vez. El trigo va dar la espiga en poquitas semanas y avanza la siembra de soja y de maíz. Las tasas de financiamiento deberían comenzar a volver a niveles más accesibles. Mientras tanto, hay que estar uno cerca de otro para pasar una coyuntura difícil; pero que no es mejor ni peor de lo que ya pasamos.

Fuente: AgroVoz

Publicidad