10 de octubre de 2018 10:45 AM
Imprimir

Se pueden reducir las flatulencias de las vacas y luchar contra el cambio climático

La UE culpa a las reses del 30% de los gases de efecto invernadero en la atmósfera La reducción de la proteína o uso de complementos reduce estas emisiones La mejor digestión revierte en mayor productividad y calidad

En Suiza, la empresa Agolin ha descubierto un aditivo alimentario que añadido al pienso reduce las flatulencias de las vacas, lo que contribuye a reducir las emisiones de metano a la atmósfera, uno de los gases culpables del calentamiento global de la Tierra.

Las vacas son uno de los factores más contaminantes del planeta, en concreto las flatulencias de estos animales son los responsables del 15% del metano que se emite a la atmósfera, según diversos estudios internacionales. Naciones Unidas duplica estas cifras y asegura que las vacas son responsables del 30% de los gases emitidos.

En la UE hay alrededor de 25 millones de vacas de las que cerca de un millón ya toma este suplemento elaborado con plantas para mejorar su digestión, lo que puede reducir las emisiones en 300 mil toneladas al año, según declaraciones del director general de Agolin, Kurt Schaller, a los medios de comunicación: “Aporta mejor calidad a la leche y la carne”, apunta.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Mejora la productividad y la calidad. 

 

 

En España, según estudios de la Universidad Politécnica de Madrid (UPM), la mitad de las emisiones de gases como consecuencia de la actividad humana proceden de las explotaciones agroganaderas. Esta universidad defiende que reducir la proteína del pienso de estos animales adaptándolo a una dieta más adecuada a las necesidades del animal reduciría en gran medida la producción de gases digestivos.

Una sola vaca produce 400 litros de metano al día

El metano es uno de los gases de efecto invernadero que más contribuye al calentamiento global. Es 23 veces más contaminante que el CO2, según los expertos, por lo que las vacas son las ‘culpables’ en gran medida de la subida de temperatura planetaria. Una sola vaca lechera puede producir 400 litros de metano al día, la mitad en el caso de los terneros de engorde, mientras que un coche diésel emite 2,6 litros de CO2 por cada litro de combustible consumido, según datos de la Asociación Europea de Fabricantes de Automóviles.

Según el estudio de 2017 de la UPM, reducir la proteína del pienso contribuiría a una mejor digestión del ganado bovino y con ello una reducción significativa de las emisiones de gases contaminantes a la atmósfera. Los autores de la investigación observaron que digerir la proteína provoca una fermentación de las cadenas carbonadas, que es normal en el proceso metabólico de los rumiantes, y que por cada 100 gramos de proteína se “generaban casi tres litros de metano”.

Para evitar estas emisiones los investigadores de la UPM recomiendan reducir la proteína en la dieta de los rumiantes o aplicar los tratamientos adecuados, como el caso del aditivo creado por Angolin, para que reducir la degradación rumial y la generación de gases en los animales.

Mejora la producción

Tanto los estudios de la UPM como los responsables de Agolin aseguran que la mejora digestiva no solo tiene consecuencias beneficiosas para el medioambiente, también revierte en una mayor eficiencia alimentaria.

La empresa suiza publica en su web los resultados de un estudio de la Universidad de California que muestran un aumento en la producción de leche de casi el 7%, 50,2 litros al día produce de media una vaca con el suplemento alimentario y 47 sin él. En el caso del ganado de engorde la carne el suministro del complemento alimentario supone cerca de un 6% más

Fuente: Agromeat

Publicidad