11 de octubre de 2018 03:12 AM
Imprimir

Innovación para mejorar la eficiencia de conversión

Lanzan una nueva tecnología que actúa sobre la digestibilidad de la materia seca y previene la acidosis subclínica, aumentando hasta un 10% este indicador clave del negocio. Las primeras experiencias con engorde de novillos abren una oportunidad para la ganadería intensiva libre de antibióticos.

BV Science, la unidad global de negocios creada por los laboratorios Vetanco y Dr. Bata Ltd., presentó una nueva tecnología para la nutrición animal intensiva. Bajo la marca Rumino-Zyme, el producto permite mejorar la eficiencia de conversión y prevenir la acidosis subclínica, evitando pérdidas productivas y económicas. El Ing. Agr. Pedro Sueldo, un joven que cursa la Maestría en Producción Animal en la Facultad de Agronomía de Balcarce, contó a Valor Carne de qué se trata esta innovación y cuáles son los resultados de las primeras experiencias en feedlots del país.

“El producto está registrado en Senasa como un probiótico enzimático. Combina la acción de un complejo enzimático que degrada una parte importante del componente fibroso de la dieta y de esporas de Aspergillus oryzae, que ayudan a la proliferación de la microflora benéfica del rumen. De este modo, se incrementan las ganancias diarias de peso”, dijo Sueldo, quien está a cargo de los ensayos de Rumino-Zyme en establecimientos de productores que quieren probar la tecnología y ver el efecto en sus sistemas.

¿Cómo actúa el producto? “Más allá de la mayor digestión de la fibra, la acción del hongo es clave”, afirmó. En ese sentido, una vez dentro del rumen, las esporas se activan y secuestran el exceso de gases generados por la digestión de las dietas intensivas, especialmente el oxígeno. “Este es el principal beneficio de Aspergillus, ya que los microorganismos del rumen son completamente anaeróbicos y detienen su actividad en presencia de ese gas”, explicó Sueldo.

Una acción complementaria es la estabilización del pH ruminal, que hace a la salud del bovino. “Al capturar el oxígeno, el hongo beneficia las poblaciones de microorganismos que habitan ahí. Entre ellos, los que consumen el ácido láctico, con gran incidencia en la baja del pH. Debajo de seis durante algunas horas al día ya es peligroso, es subclínico; y alrededor de cinco de manera crónica, es clínico”, advirtió el especialista, que trabaja junto a un equipo de veterinarios. Y aclaró que la acidosis subclínica no presenta síntomas notorios en el animal pero sí produce pérdidas del 10 al 15% en las ganancias de pesos, por cambios en los patrones de consumo. “Los novedoso de este producto es que evita la acidosis mediante un mecanismo de acción completamente diferente al de un antibiótico o un ionóforo, de uso habitual en dietas de feedlot”, subrayó.

Ganadería sin antibióticos

Rumino-Zyme se encuentra disponible en el mercado y ya hay engordes y tambos comerciales, además de universidades, que lo probaron siguiendo protocolos para medir sus resultados.

Uno de los ensayos se realizó en un feedlot de 20 mil cabezas ubicado en San Agustín, Córdoba. Se incluyeron 80 novillos Angus en terminación, divididos en cuatro corrales, dos con la nueva tecnología y otros dos de control. El peso inicial fue de 251 kg promedio y durante 67 días se emplearon las dietas habituales del establecimiento, aunque sin monensina. “La información obtenida fue muy interesante. Con 20 g de Rumino-Zyme/novillo/día hubo una mejora del 20% en las ganancias de peso diarias con respecto al control. En cuanto a la eficiencia de conversión, la mejora fue del 11,5% o sea que se necesitó 11,5% menos de alimento para producir un kilo de carne”, aseguró Sueldo.

Para el profesional un desafío fue probar el producto en vaquillonas. Con ese fin se realizó un ensayo junto con la Facultad de Veterinaria de Tandil, con 172 vaquillonas Angus divididas en cuatro corrales. El peso inicial fue de 204 kg y hubo 60 días de encierre, también sin agregado de monensina.

“Estaba preocupado porque las vaquillonas son fáciles de engordar y pensé que tal vez no se verían resultados. Finalmente, en los corrales con Rumino-Zyme la ganancia diaria se incrementó 11% con respecto al control, sin haber diferencias significativas en el consumo” precisó.

Una reflexión de Sueldo es que sólo los feedlots que hacen monitoreos y llevan registros podrán visualizar los resultados de esta nueva tecnología. “Aquél que no mide, que no sabe cuál es su eficiencia de conversión, no verá el beneficio”, advirtió.

¿Se puede emplear en recría? “Sí, es una buena alternativa. Puede utilizarse en recrías intensivas, bajo encierre, o como suplementación a campo especialmente sobre pasturas de baja calidad como puede ser un diferido”, respondió, aludiendo a que la presentación del producto facilita su incorporación en la ración. “Es un polvo que se puede peletear, algo muy importante porque la dosis es muy baja, como dije, 2 kg por tonelada de materia seca. Entonces, metiéndolo dentro de un núcleo se facilita la operatoria”, argumentó. Y planteó: “así como el productor pide que en el núcleo vitamínico mineral le agreguen monensina podría empezar a probar incorporando Rumino-Zyme”.

Para Sueldo, lo saliente de esta innovación es que no sólo mejora la productividad animal sino que brinda la alternativa de producir carnes diferenciadas, sin antibióticos, cada vez más valoradas en el mundo. “Hoy tal vez no se pague por ese atributo, pero en los Estados Unidos ya hay un plus para este tipo de carnes. Desde BV Science estamos haciendo ensayos con la Universidad de Florida, con la idea de entrar a ese mercado”, finalizó.

Por Ing. Agr. Liliana Rosenstein

Fuente: Valor Carne

Publicidad