14 de octubre de 2018 09:21 AM
Imprimir

El clima en EE.UU. se convirtió en un factor alcista para los precios

Las nevadas tempranas y las excesivas lluvias ocurridas en Estados Unidos pueden hacer que Chicago busque más la suba que la baja.

Esta semana, el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (Usda) publico su informe mensual de oferta y demanda mundial de las principales commodities agrícolas.

No hubo sorpresas en su contenido, pero hay que tener en cuenta que se terminó de analizar con datos a la semana pasada. Y no han contemplado las nevadas tempranas que han tenido lugar en los estados del norte y las excesivas lluvias sobre estados del Mid west.

En este informe, el Usda corrigió la producción de maíz estadounidense, reduciéndola en 1,25 millones de toneladas. Ahora estima un volumen de 375,37 millones de toneladas, contra 376,62 millones del mes anterior. Y 370,96 millones de la cosecha pasada.

A pesar de la sensible baja en la producción de maíz estadounidense, las existencias finales ajustan hacia arriba. Pasan de 157 millones de toneladas a 159,35 millones, por ajuste en el volumen de las existencias iniciales al comienzo de la presenta campaña 2018/19.

Rusia también reduce su producción de maíz en un millón de toneladas. Baja de 47,76 millones a 46,76 millones de toneladas, lo que provoca una caída del saldo exportable en igual magnitud: ahora en 28,45 millones de toneladas, contra 29,45 millones del mes anterior.

 

Efectos

Se trata de un informe neutral a ligeramente bajista, si consideramos el aumento de las existencias finales a nivel mundial. Pero si miramos las nevadas tempranas en las Dakota y las excesivas lluvias que ocurrieron en Iowa, el principal estado productor de maíz, es probable que Chicago busque más la suba que la baja.

El dato a tener en cuenta es que los tres principales exportadores de maíz, detrás de los Estados Unidos cuyas exportaciones se proyectan en 62,87 millones, van a exportar un volumen muy similar. El Usda nos dice que Brasil exportara 29 millones de toneladas; Rusia, 28,45 millones de toneladas y la Argentina, 27 millones de toneladas.

Como vemos los tres están muy cerca de poder lograr este año el segundo lugar como exportador mundial.

En el caso de la soja, el Usda corrigió a la baja la producción de soja americana. Pasó de 127,73 millones de toneladas en septiembre a 126,63 millones en su cálculo actual. Mantuvo el estimado de soja de Brasil, 120,5 millones de toneladas, y de Argentina, 57 millones. Para China mantiene sus importaciones de soja en 94 millones de toneladas. El mismo volumen importado durante las últimas dos campañas. El ajuste de las importaciones de soja de China, que castiga a la soja procedente de Estados Unidos, está teniendo su efecto. China se está volcando más a la soja de Brasil en desmedro de la estadounidense.

Esta situación podría interpretarse como un mercado bajista para soja en Chicago. Y si uno tiene que guiarse, además, por el tremendo aumento de las existencias finales de soja a nivel global, que pasan de 96,65 millones durante 2017/18 a 110 millones de toneladas para el final de la cosecha 2018/19, con más razón todavía.

Sin embargo, al igual que el caso del maíz, las nevadas en los estados del norte y las excesivas lluvias en Iowa pueden impactar en forma alcista sobre Chicago.

Pablo Adreani

Fuente: AgroVoz

Publicidad