18 de octubre de 2018 02:59 AM
Imprimir

Colombia : “Fiebre aftosa es el costo del contrabando”, afirman expertos

El negocio del contrabando, la falta de control en la identificación animal así como también la trazabilidad y el Decreto 1500, son los factores que llevaron a que se registrara nuevamente el virus de la aftosa en Colombia.
“El costo del ganado venezolano y el afán de los comerciantes por obtener beneficios económicos rápidos, lo único que hace es afectar la política sanitaria y de bioseguridad animal del territorio colombiano”, manifestó Jimmy Vargas médico veterinario del Instituto de Genética de la Universidad Nacional, y doctorado en Ciencias Veterinarias y Medicina Tropical.
Así lo afirmó al referirse a los dos brotes de fiebre aftosa en Boyacá y en el Cesar confirmados durante el mes de octubre por parte del gobierno nacional.
Nuestros vecinos afectan bastante al sector ganadero bovino en el país y debido a eso el tema económico y de negocio es muy complejo de manejar.
“La gestión con respecto al registro e identificación animal no permite diferenciar el ganado nacional vacunado del ganado foráneo no vacunado. Aquí hay un problema grave de trazabilidad”.
En este sentido CONtexto Ganadero ha informado en diversas oportunidades dos formas de ingresar el ganado de contrabando a Colombia. Una es que los criaderos que se encuentran cercanos a la frontera con Venezuela no marcan el ganado en su destete y ya crecidos los pasan por el río o la trocha, los ingresan al territorio colombiano, y en cualquier momento, lo marcan con un hierro colombiano, lo que lo hace ver como ganado legítimo y quienes los llevan tienen los documentos oficiales en regla.
La otra modalidad los ganaderos de Arauca, Casanare y Vichada, la llaman ‘cachilapear ’, es decir, que el bovino tiene un hierro al salir de Venezuela, y una vez ingresa a Colombia, le colocan encima del mismo, otro hierro aparentemente de ganadería colombiana que se nota más.
Según Jimmy Vargas, “otro factor que afecta notablemente el hato bovino nacional se origina en los frigoríficos debido al escaso control asociado a los sistemas de identificación animal”. 
A esta circunstancia se suman los problemas generados por el decreto 1500 que limitó el número de plantas de sacrificio e hizo costoso tanto el montaje como el manejo de las mismas.
“En síntesis, son muchos problemas juntos los relacionados con la sanidad animal que ponen en riesgo el estatus sanitario del país y la consecuencia es que se volvieron a presentar brotes de la enfermedad, puntualizó Vargas.
Migración masiva
“Este nuevo episodio de fiebre aftosa es de culpa compartida debido a los pocos controles ante una migración masiva desde el vecino país”, manifestó Álvaro Enrique Aristizabal, miembro de la junta directiva de la Asociación Colombiana de Criadores de Ganado Doble Propósito, Asodoble
Existe otro factor de igual trascendencia y es la irresponsabilidad de algunos ciudadanos, que buscando un beneficio personal traen ganado y carne, sin contemplar en su egoísmo, el riesgo en el que ponen a la ganadería, y por tanto, al país.

“El tema de la aftosa es el resultado de estos factores pero igualmente es un negocio infame donde están involucrados ciudadanos de los dos países”, resaltó Aristizaba

Fuente:

Publicidad