20 de octubre de 2018 12:20 PM
Imprimir

Miel, huevos y otros alimentos que no deberías guardar en tu heladera

Hay algunos alimentos que se conservan mucho mejor fuera del frigorífico En algunos casos, la temperatura puede acelerar el proceso de descomposición

El frigorífico no solo es un armario aislado térmicamente para guardar comida, es un aparato que ayuda a conservar todo tipo de alimentos en buenas condiciones. El frío de la nevera ayuda a ralentizar la aparición de gérmenes y mantener los alimentos frescos y seguros por mucho más tiempo.

No obstante, si bien es cierto que lo más recomendado es guardar la gran mayoría de alimentos que compramos en el supermercado dentro de la nevera, hay otros que se mantienen mucho mejor fuera del frigorífico. En algunos casos, la temperatura de la nevera puede acelerar el proceso de descomposición y hacer que pierdan su valor nutricional y sabor original.

Cabe añadir que mantener estos artículos en el frigorífico no desencadenará ningún daño grave en la salud. Sin embargo, ser consciente de las mejores maneras de almacenar la comida te ayudará a no desperdiciar alimentos.

Huevos

Se podría deducir que se debe guardar dentro de la nevera: todos estos electrodomésticos incluyen un estante específico para huevos. No obstante, cuando los compramos en el supermercado están a temperatura ambiente, lo que quiere decir que no es necesario conservarlos en el frigorífico. Eso sí, en época de calor es mejor guardarlos en frío: exponer los huevos a cambios fuertes de temperatura puede provocar que sea vulnerable a las bacterias.

Patatas

Las patatas tienen un alto contenido en agua y al meterlas crudas en la nevera se forman una especie de cristales de agua en su interior. Al sacarlas de la nevera se quedan blandas, por lo que se recomienda que se conserven en lugares frescos y secos: la humedad no es una buena amiga de las patatas.

Frutas tropicales

Frutas como el plátano, la piña, el mango y la papaya son muy sensibles al frío. Las bajas temperaturas de la nevera y humedad debilitan su tejido y hacen que maduren antes de tiempo. En su lugar, estas frutas tropicales deben conservarse a temperatura ambiente.

Tomate

Uno de los mayores problemas con el almacenamiento de tomates en la nevera es que la temperatura causa estragos en la textura. ¿Alguna vez has comido una ensalada en la que el tomate tenía un sabor blando y como que prácticamente tenía cristales de hielo? Lo mejor es conservarlos en un lugar fresco y seco, al igual que las patatas.

Cebollas

Guardar cebollas en la nevera es un enorme error: si se dejan durante mucho tiempo en el frigorífico, las bajas temperaturas hacen que se descomponga rápidamente y desarrolle moho. Lo óptimo es guardar las cebollas dentro de su red a temperatura ambiente.

Miel

No son pocas las asociaciones que recomiendan guardar la miel en un recipiente bien cerrado a temperatura ambiente, ya que es un alimento natural que podría mantener su frescura durante décadas. El pH ácido y el contenido de azúcar mantienen a raya a los microorganismos, por lo que no es necesario conservarlo en un lugar frío. Además, la refrigeración hace que la miel se quede dura y pierda su sabor natural.

Fuente: ecodiario.eleconomista.es

Publicidad