22 de octubre de 2018 04:45 AM
Imprimir

Presión impositiva al agro : Cuatro frentes para una tormenta perfecta

El aumento de retenciones, el adelanto de impuesto a las ganancias, la postergación de la reducción de ingresos brutos y el impuesto inmobiliario y tasas viales hicieron saltar la presión tributaria.

En mayo de 2018 las decisiones empresariales de los productores agrícolas tenían unas reglas de juego tributarias muy diferentes de las que rigen en octubre de 2018, luego de la vuelta de las retenciones. Ante esta situación, la Sociedad Rural Argentina realizó algunos cálculos sobre el peso de los impuestos en los resultados de cada cultivo.

En trigo, por ejemplo, la entidad afirma que “el cambio de reglas de juego encontró al productor con las decisiones de inversión ya realizadas, por eso se observa que el productor al momento de sembrar estimó que los impuestos representarían un 72% de su resultado, y luego del cambio de reglas de juego, el peso de los impuestos pasó al 84%“. En soja, según las estimaciones, esa proporción pasó de 83% en mayo de 2018 a 90% en octubre de 2018; y en maíz el peso de los impuestos en el resultado del productor paso de 79% en mayo de 2018 a 91% en octubre de 2018.

.

.

¿Cuáles son los componentes que conforman la altísima presión tributaria que cae sobre el sector?

Retenciones: Pasaron de 0 a 10-12% en caso de granos (salvo soja). En soja paso de un derecho esperado para la próxima campaña del 23% a uno de (28%-30% según el nivel del tipo de cambio)

Resultado por tenencia: la ganancia por la devaluación se la lleva el pago por adelantado del impuesto a las ganancias, a causa de la imposibilidad de poder realizar el ajuste por inflación de los stocks. Esto se agrava por las altas tasas de interés.

Postergación de cronograma reducción de alícuotas de Ingresos Brutos y Sellos: las provincias, a pasar de haber comprometido la reducción de las alícuotas de Ingresos Brutos, al momento no han tenido cambios sustanciales y buena parte de las provincias ya están manifestando que durante 2019 se postergarían las bajas de alícuotas programadas en el acuerdo.

El impuesto inmobiliario y tasas viales: En el último año aumentaron en promedio más de un 50% según la provincia y los municipios.

Fuente: Clarin

Publicidad