23 de octubre de 2018 04:49 AM
Imprimir

El mundo se está quedando sin abejas y eso es muy preocupante

Más de 24 millones son exterminadas por los insecticidas. Las consecuencias.

Al menos 24 millones de abejas murieron entre agosto y septiembrepasados, en la Península de Yucatán sureste de México, uno de los principales productores de miel del país, lo que encendió las alarmas entre los productores y las autoridades.

Los insectos estaban distribuidos en 600 colmenas con unas 40.000 abejas cada una en los estados de Yucatán, Campeche y Quintana Roo, de acuerdo con los apicultores. La misteriosa mortandad pronto halló una explicación fehaciente, al descubrirse que se debió al uso de insecticidas para exterminar plagas en el chile habanero, un tipo de ají muy picante, que registra una gran demanda en México.

México produce anualmente unas 57.000 toneladas de miel, que ubican al país como el séptimo productor a nivel mundial, según el Ministerio de Agricultura. Los estados líderes son Yucatán y sus vecinos Campeche y Quintana Roo, que producen una de las mieles más cotizadas en el mundo.

La apicultura en el país juega un papel central y representa una actividad que se vincula con las industrias alimentaria, farmacéutica y cosmética nacional e internacional. En México existen casi 2.000 especies de abejas nativas, que forman la columna vertebral de los ecosistemas, y cumplen la función vital de la polinización.

Además, de ser un componente clave de la biodiversidad, forman parte del patrimonio cultural de las comunidades originarias de la etnia maya, una de las civilizaciones más antiguas del país, que destacó por el desarrollo de la ciencia, y fue capaz de predecir eclipses y realizar cálculos matemáticos avanzados. “Estos casos de afectación de las abejas se traducen en una desafortunada pérdida que se considera irreparable para nuestros territorios”, señaló el Colectivo MA OGM .

La toxicóloga Lilia Albert subrayó la importancia de que los apicultores cuenten con información acerca de los pesticidas que se utilizan cerca de los apiarios y principalmente sobre el marco legal que los proteja en caso de intoxicaciones de las abejas. Los apicultores consideran que el insecticida fipronil, usado en cultivos de chile habanero, provocó la intoxicación masiva de las abejas.

Durante el foro: Impacto de los plaguicidas en la apicultura, se indicó que las abejas son muy importantes a nivel mundial en el contexto ambiental y en la producción de alimentos. La muerte masiva de abejas afecta, además, a localidades de Yucatán y Campeche, lo que amenaza con dejar en condiciones precarias a numerosas familias que se dedican desde tiempos ancestrales a esta actividad.

Antes de morir, las abejas mostraron signos de desorientación. Hay que orientar a los apicultores y tomar medidas para regular la aplicación de productos agroquímicos. El pasado 26 de septiembre, habitantes de la comunidad maya de Dzonot Carretero, Yucatán, presentaron una denuncia ante la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa), y los ministerios de Agricultura y Salud.

La querella establece que recientes fumigaciones en diversos ranchos pertenecientes al empresario Jacobo Xacur Eliure ocasionaron la muerte masiva de los insectos, provocando la pérdida del cultivo de calabaza y de sandía. En la localidad colapsaron 26 colmenas, otras 40 resultaron afectadas por mortandad continua y en 108 más murieron la mitad de las abejas.

Rémy Vandame, investigador de El Colegio de la Frontera Sur (Ecosur), declaró que la aplicación de plaguicidas acarrea diversos impactos no visibles en la inmunidad de las abejas. Los agrotóxicos dañan también a las abejas nativas, como las meliponas que habitan las selvas de la región, conocidas por su importante labor de polinizar.

Cerca del 73% de las especies vegetales cultivadas en todo el planeta y más del 75% de la vegetación mundial son polinizadas por las abejas, según la Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad (Conabio).

Fuente: ANSA

Publicidad