24 de octubre de 2018 17:35 PM
Imprimir

En qué consiste la cunicultura ecológica

La cunicultura ecológica está viviendo un momento de auge. Vamos a contarte en qué consiste. Lo primero que debes saber es que la producción ganadera ecológica es una denominación reconocida, protegida y legislada. Realmente, no es tan complicado adaptar las granjas de conejos hacia una producción ecológica. Para ello es primordial situar la granja en una zona rural, en […]

La cunicultura ecológica está viviendo un momento de auge. Vamos a contarte en qué consiste. Lo primero que debes saber es que la producción ganadera ecológica es una denominación reconocida, protegida y legislada. Realmente, no es tan complicado adaptar las granjas de conejos hacia una producción ecológica. Para ello es primordial situar la granja en una zona rural, en suelo rústico, procurando la integración en el paisaje de madera formando un tono armónico con la naturaleza y que sea estético.La cualidad de la que hablamos puede tratar no solo del diseño y el entorno, también incluímos la ecología.

 

Primordial cuidar a los conejos

Debemos procurar que los conejos puedan llegar a satisfacer sus necesidades en lo fisiológico en un alojamiento donde haya unas condiciones mínimas para su bienestar. Un ambiente natural y unas jaulas de tipo metálico ayudan a poder criar a los conejos en buenas condiciones de manejo y sanidad.

Se tiene que alimentar a los conejos con piensos compuestos que no tengan sustancias químicas de síntesis que generen residuos asimilables. Para ello se va a instaurar un plan profiláctico integral. Las actividades de lo más variado, deben desarrollarse con misión higiénica en el conejar ecológico donde de diferente naturaleza y pueden referirse al sujeto, medio o a la alimentación.

La ganadería ecológica en nuestro país ha ido experimentado, salvo los monográstricos, una gran expansión desde principios del siglo XXI en su producción primaria, pero este crecimiento no ha sido tan elevado en la  industria animal ecológica, en claro desequilibrio, que restringe la comercialización y el consumo per cápita, todavía bastante bajo.

La cunicultura ecológica no se ha desarrollado como debería, aunque existe una gran demanda potencial

 

Esto lo podemos ver en varios sectores sociales que tienen más exigencias en cuanto a la necesidad de una alimentación sana, caso de niños, ancianos, personas con afecciones degenerativas, metabólicas, entre otras, debido a la bondad de sus carnes, ricas en proteínas, antioxidantes, bajas en lípidos, con ácidos grasos insaturados, sin residuos.

Debemos añadir que, junto con la avicultura ecológica, contribuye a que se desarrollen las zonas rurales en cuanto a la competitividad, potenciando la agricultura ganadera y familiar.

Si vamos a los factores que limitan su desarrollo son especialmente técnicos, por la complicación existente a la hora de garantizar el bienestar animal en los espacios existentes al aire libre, que pueden ser estructurales, de carencia de mataderos o de salas de despiece de los animales.

No podemos olvidar la falta de veterinarios expertos y demás profesionales, por no hablar de las carencias de normas técnicas y de la cría en el reglamento actual existente.

Fuente:

Publicidad