25 de octubre de 2018 03:20 AM
Imprimir

Heno de alfalfa a China: Oportunidad histórica para la exportación

La guerra comercial entre el gigante asiático y Estados Unidos abrió la puerta para un potencial negocio

El fuerte aumento del impuesto a la importación de alfalfa estadounidense aprobado por el gobierno chino abre un potencial negocio para Argentina. La exportación de forraje al gigante asiático, hasta ahora, era prácticamente un monopolio de los Estados Unidos, aunque como resultado del descontento chino con las políticas proteccionistas de Donald Trump, surgió este arancel que ya está empujando a los importadores a buscar mercados más convenientes. En esta puja, nuestro país podría llegar a tener un rol protagónico, si logra incentivar la producción local.

En el contexto actual, la producción de megafardos pasaría a ser una novedosa alternativa para los productores. La actividad en sí no se trata de un negocio masivo, pero sí de una actividad de nicho que puede resultar en buenos negocios, con la promesa de contratos en dólares para quienes logren un producto diferencial.

La actividad lleva algunos años de desarrollo en el país, aunque todavía no hay una producción lo suficientemente grande como para satisfacer la demanda china. En cuanto a la infraestructura necesaria, la única planta de procesamiento debidamente habilitada para la exportación se encuentra ubicada cerca del puerto de Bahía Blanca. La misma pertenece a la firma Alfalfa y Forraje de la Patagonia (AFyP), perteneciente al grupo español Oses.

En cuanto a la producción de alfalfa, la provincia de Córdoba presenta algunas regiones con buena capacidad y Santiago del Estero sería una de las provincias con mayor potencial, según Juan Carlos Antuña, investigador del INTA en esa provincia. Según especificó el mismo Antuña, “la clave está en mejorar la eficiencia y productividad, no en incrementar superficies”. En Santa Fe, por otro lado, según pudo averiguar este medio dialogando con especialistas de la Bolsa de Comercio de Rosario y Aapresid, casi la totalidad de la producción se destina a consumo interno del sector ganadero.

Según las últimas estadísticas del INTA disponibles, elaboradas junto a la Unidad para el Cambio Rural del Ministerio de Agroindustria, en 2016 el mercado del heno de alfalfa alcanzó a mover unos ocho millones de toneladas a un valor de 2.400 millones de dólares. El incremento del volumen y monto en la última década fue de 66,8% y 98% respectivamente.

En el mismo informe, se destaca que la Argentina tuvo un incremento sostenido de sus exportaciones con un pico en 2013, de 53 mil toneladas para caer a 31.000 en 2016. “Aún en el año de mayores exportaciones, nuestro país sólo proveyó el 0,7 % del total mundial. Arabia Saudita, Emiratos Árabes y Jordania representaron el 85 % de los destinos de las exportaciones nacionales que, en 2013, alcanzó el 98 %”, se detallaba.

Con la vista puesta en aumentar estas cifras, los destinos más prometedores para el heno de alfalfa argentino serían Medio Oriente y, tras la penalización arancelaria al producto de Estados Unidos, China. INTA ya anticipaba esta tendencia en 2017, asegurando que la demanda internacional será sostenida y seguirá en aumento, proyectando un mercado que promete estabilidad y buenas ventas.

Fuente: On24

Publicidad