26 de octubre de 2018 10:08 AM
Imprimir

¿Cómo queda la relación del campo con el Gobierno con la marcha atrás del Presupuesto?

El análisis de una relación que tiene idas y vueltas. La posibilidad de más retenciones y la suba de Bienes Persnonales volvió a cortar con el diálogo, pero finalmente el oficialismo las suavizó.

En las últimas semanas las entidades del sector agropecuario se manifestaron casi a diario contra dos de las medidas que incluía el proyecto de Ley de Presupuesto 2019. Una daba la potestad al Poder Ejecutivo Nacional de subir las retenciones a las exportaciones hasta el 33%. La otra quitaba la exención del pago de Bienes Personales a los inmuebles rurales.

Al conocerse, ambas volvieron a generar una rispidez entre el campo y el Gobierno nacional, que ya habían tenido un momento tenso con la vuelta de retenciones móviles al complejo exportador a principios de septiembre. Luego, con la participación del Presidente Mauricio Macri en la Jornada Nacional del Agro que organizó CRA, una de las cuatro entidades de la Mesa de Enlace y cuyo titular -Dardo Chiesa- fue uno de los más críticos respecto de las medidas del Gobierno, las relaciones parecieron volver a su cercanía y diálogo habitual.

Suba de retenciones

Días antes de conocerse el proyecto del Presupuesto, el gobernador jujeño Gerardo Morales había pedido públicamente al Presidente de la Nación que se suban las retenciones al complejo exportador, asegurando que el campo todavía podía hacer un esfuerzo para que el Estado recaude más. Dirigentes y productores salieron a repudiar las declaraciones del funcionario radical inmediatamente.

Cuando el oficialismo presentó el proyecto de Ley y se conoció la intención de la administración macrista de contemplar una nueva suba de las retenciones -a tan solo un mes del anuncio de la vuelta de las mismas-, el campo salió al cruce rápidamente. En ese momento, Confederaciones Rurales Argentinas pidió “basta de analizar la suba de los derechos de exportación” y advirtió que, con ese aumento, muchas economías regionales y pequeños productores “quedarían afuera del mercado internacional y sin posibilidad de siquiera sembrar”.

Por su parte, Federación Agraria alertó que los pequeños y medianos productores ya venían padeciendo una presión impositiva altísima, y “siendo cada vez menos en las últimas décadas”, por lo que veían como un peligro latente la suba de retenciones. La Sociedad Rural Argentina que dirige Daniel Pelegrina calificó la iniciativa como “una idea trasnochada de duplicar las retenciones que creíamos perimida”. Los acopiadores de granos y las cuatro cadenas agrícolas (Maizar, Acsoja, Argentrigo y Asagir) se sumaron al reclamo.

Tras el rechazo masivo a la propuesta del macrismo, desde el Ministerio de Hacienda realizaron cambios que finalmente fueron aprobados en la media sanción que obtuvo hoy el Presupuesto en la Cámara de Diputados: el tope de 33% se aplicaría solamente a la soja, y el resto de los productos mantienen el límite de 12% que se estableció desde esa cartera al anunciar la vuelta de los derechos a las exportaciones.

Exención de Bienes Personales

Con el presupuesto llegaron también modificaciones en Bienes Personales, y el campo se alertó ante la eliminación de la exención a los inmuebles rurales. ¿Qué significaba? Antes, por los terrenos arrendados, desocupados o explotaciones unipersonales, se pagaba Impuesto a la Ganancia Mínima Presunta, y en ese caso no regía el tributo a los Bienes Personales.

Pero el año pasado se derogó la Ganancia Mínima Presunta, cuando la Justicia a través de su más alto tribunal, consideró que el impuesto era inconstitucional. Así, el Gobierno decidió incluir en el Presupuesto que en el año fiscal 2019 las personas humanas que tengan campos pagarían el impuesto patrimonial de Bienes Personales.

Sin embargo, el proyecto no pasó desapercibido y el campo volvió a salir al ataque, incluso con una advertencia de CRA el fin de semana en exclusiva en Chacra TV de que podría haber un paro contra el Gobierno si se seguía adelante con esta medida. La Mesa de Enlace se unió para criticar duramente a la administración actual y cuestionó que “los políticos busquen el ajuste en el campo y los productores”.

Ante los reclamos de diferentes sectores del agro que se hicieron oír en la última semana, el diputado del PRO y Presidente de la Comisión de Presupuesto y Hacienda, Luciano Laspina, propuso dar marcha atrás con la iniciativa y se estableció un nuevo cambio.

¿Cómo quedó dispuesto el tributo? Los inmuebles rurales cuyos titulares sean personas humanas y sucesiones indivisas no tributarán Bienes Personales, pero sí lo harán aquellos campos que estén en manos de sociedades, que ahora pagarán una alícuota del 0,25%.

Tras conocerse la modificación y la media sanción de esta mañana, el campo se mostró aliviado y celebró la marcha atrás en ese sentido. Eduardo Rodríguez, presidente de Economías regionales de CAME, aseguró: “Estamos conformes porque las autoridades entendeiron el perjuicio que esto causaba”. A su turno, el titular de la SRA, Daniel Pelegrina, expresó: “Bien por los diputados que votaron a favor de la producción y del desarrollo del interior respetando el concepto productivo de los inmuebles rurale

Fuente: Agritotal

Publicidad