27 de octubre de 2018 02:44 AM
Imprimir

El Parlamento Europeo frena el uso de antibióticos veterinarios

Los eurodiputados y ministros han acordado, en la reunión del pasado martes, una iniciativa para reducir el uso de antibióticos en granjas para que las bacterias resistentes a los antimicrobianos no estén presentes en los alimentos humanos. “Este es un gran paso para la salud pública”, ha dicho la ponente Françoise Grossetête (PPE, FR). “De hecho, más allá de […]

Los eurodiputados y ministros han acordado, en la reunión del pasado martes, una iniciativa para reducir el uso de antibióticos en granjas para que las bacterias resistentes a los antimicrobianos no estén presentes en los alimentos humanos.

“Este es un gran paso para la salud pública”, ha dicho la ponente Françoise Grossetête (PPE, FR). “De hecho, más allá de los agricultores o de los propietarios de animales, el uso de medicamentos veterinarios nos concierne a todos porque tiene un impacto directo en nuestro medio ambiente y en nuestros alimentos, y, en definitiva, en nuestra salud”, ha agregado.

“Gracias a esta ley podremos reducir el consumo de antibióticos en las explotaciones ganaderas, una importante fuente de resistencias que luego se transmiten a los humanos. La resistencia a los antibióticos es una verdadera espada de Damocles, que amenaza con enviar nuestro sistema de atención médica a la Edad Media “, ha declarado.

Los medicamentos veterinarios no deben, bajo ninguna circunstancia, servir para mejorar el rendimiento o compensar la mala cría de animales, según dice la nueva ley. Se limitaría el uso profiláctico de antimicrobianos (es decir, como medida preventiva, en ausencia de signos clínicos de infección) a animales individuales, solo cuando el veterinario lo justifique por completo en los casos en que exista un alto riesgo de infección con graves consecuencias.

El uso metafiláctico (es decir, el tratamiento de un grupo de animales cuando uno muestra signos de infección) debe ocurrir solo cuando no existe una alternativa adecuada, y después del diagnóstico y la justificación de un veterinario.

Para ayudar a combatir la resistencia a los antimicrobianos, la ley facultaría a la Comisión Europea para designar antimicrobianos que se reservarán para el tratamiento humano.

Según lo defendido por los diputados al Parlamento Europeo, el texto también impone la reciprocidad de las normas de la UE en el uso de antibióticos para los alimentos importados. “Esta es una victoria para el Parlamento Europeo. Por ejemplo, nuestros socios comerciales que desean continuar exportando a Europa también deberán abstenerse de usar antibióticos como promotores del crecimiento “, ha dicho Grossetête.

Para fomentar la investigación de nuevos antimicrobianos, el acuerdo ofrece incentivos, que incluyen períodos más largos de protección para la documentación técnica sobre nuevos medicamentos, protección comercial para sustancias activas innovadoras y protección para inversiones significativas en datos generados para mejorar un producto antimicrobiano existente o para conservarlo en el mercado.

Fuente:

Publicidad