27 de octubre de 2018 11:00 AM
Imprimir

El Congreso Mundial de Alfalfa llega con dos nuevas variedades de alto potencial

A través de un convenio de vinculación, el Inta desarrolló una planta forrajera que tolera condiciones de salinidad, y otra que aporta alimento de mayor calidad.

n 2017, el mercado mundial de la alfalfa abarcó 8,3 millones de toneladas por un valor de más de 2.300 millones de dólares, y 1,1 millones de toneladas de harinas y pellets, por más de 300 millones de dólares.

Argentina sólo exportó 53 mil toneladas de megafardos recompactados, una cifra que podría crecer exponencialmente debido a la potencialidad que tiene el país para producir esta forrajera con mayor calidad, gracias a la tecnología disponible.

Por eso, del 11 al 14 de noviembre se desarrollará en el Hotel Holiday Inn de la ciudad de Córdoba, el 2° Congreso Mundial de Alfalfa, organizado por especialistas del Inta Manfredi, y en el que se espera reunir a más de 270 científicos y empresarios de todo el mundo.

 

Nuevas variedades

En la previa, desde el Inta dieron a conocer importantes noticias. Gracias a un convenio de vinculación tecnológica con la firma Palo Verde SRL, se desarrollaron dos nuevas variedades de alfalfa: Kumán PV Inta y Amaya PV Inta, que se presentarán en el encuentro mundial.

El investigador del Inta Manfredi, Daniel Basigalup, señaló que Kumén es una variedad sintética seleccionada por tolerancia y producción de forraje bajo condiciones de salinidad y deriva de tres ciclos de selección fenotípica a campo en el ambiente semiárido salino de la localidad de Isla Verde, en Santiago del Estero.

Esta nueva variedad está recomendada para la producción de forraje en condiciones de salinidad en ambientes de secano o bajo riego. “Se adapta al riego con aguas de mala calidad tales como aguas salinas con distinta concentración de Cl- (cloruro) y S042- (sulfatos)”, especificó el técnico.

A su vez, Basigalup la aconsejó en áreas productivas que utilicen alfalfas sin reposo invernal, ya sea para pastoreo o para la confección de reservas forrajeras. Presenta porte erecto, coronas de tamaño intermedio, abundante cantidad de tallos y abundante foliosidad.

Asimismo, se destaca por su alta resistencia al pulgón moteado, a la fusariosis y a los pulgones verde y azul, además de contar con una moderada resistencia a fitóftora y antracnosis.

Forraje de más calidad

Por su parte, Amaya PV INTA tiene una alta proporción de hojas multifolioladas, que genera forraje de alta calidad por su mayor relación hoja/tallo: el 78 por ciento de las plantas presentan varias hojas con un promedio de cinco a siete folíolos.

En este sentido, Ariel Odorizzi, otro especialista del Inta Manfredi, la recomendó para la producción de carne o leche en condiciones de secano en toda la Región Pampeana, tanto en condiciones de pastoreo directo o corte. Asimismo, aconsejó su utilización para la confección de reservas forrajeras (heno y/o henolaje) de alta calidad en todas las áreas alfalferas del país.

“Su mayor valor nutritivo la hace altamente aconsejable para planteos intensificados de producción de leche y carne y para la confección de heno para los mercados de exportación”, especificó Odorizzi.

También Se trata de un cultivar extremadamente sin reposo invernal (GRI 10), que presenta porte erecto, coronas de tamaño intermedio, abundante cantidad de tallos y abundante multifoliosidad.

Asimismo, es altamente resistente a los pulgones azul y moteado y resistente a pulgón verde, fitóftora y antracnosis.

Fuente: AgroVoz

Publicidad