28 de octubre de 2018 01:43 AM
Imprimir

La mermelada, fuera de la nevera, y otros 9 consejos para conservar salsas y condimentos

La presencia de sal, azúcar o conservantes en cantidades más que generosas no siempre significa que tengan vida eterna fuera del refrigerador
  • guardar condimentos
    1Cuando vamos a hacer la compra, podemos encontrar los condimentos en distintos pasillos: Los hay que están reposando en las estanterías de las salsas, mientras otros se mantienen refrigerados en las neveras. Sin embargo, una vez en casa, algunos de ellos no se guardan de la misma forma en la que los hemos encontrado al comprarlos. Sobre todo, una vez abiertos.

    Para que nos quede claro cuál es el lugar adecuado donde debemos almacenar cada uno de ellos, hemos contado con la colaboración de Patricia López Legarrea, dietista-nutricionista y integrante de la Federación Española de Industrias de Alimentación y Bebidas.

  • guardar condimentos
    2Las salsas con huevo y lácteos siempre en frío “Como regla general los condimentos que contienen frutos, vegetales y alimentos sensibles como leche, huevos y sus derivados, necesitan frío“. Es el caso de la mayonesa: “Siempre debe guardarse en refrigeración”, afirma la experta. Aunque cuando la compremos no esté en una nevera. Si la encontramos sin refrigerar es porque viene envasada al vacío y no hay riesgo de contaminación. En caso de ser casera, hay que consumirla en las siguientes 24 horas.

    Lo mismo ocurre con otras salsas como el alioli, la salsa para la ensalada César o la salsa de yogur, que también contienen huevos y lácteos. Además, la experta recomienda “usar siempre cubiertos limpios para sacarlas de los tarros. De lo contrario, se pueden contaminar”.

  • guardar condimentos
    3El kétchup y la salsa barbacoa, también a la nevera Pese a que muchos restaurantes ya se han pasado a los sobres individuales, aún quedan bares o comedores de hotel que dejan el kétchup al aire libre. En casa, en cambio, lo habitual es dejarlo en la nevera, en ocasiones durante un tiempo indefinidamente largo. Ni lo uno ni lo otro. “Se recomienda guardar en el refrigerador hasta un máximo de dos meses. Al ser salado, muchos piensan que no es necesario meterlo en la nevera, pero la cantidad de sal se ha reducido mucho en las recetas. Por precaución, mejor refrigerado”, dice la experta.

    Hay que seguir la misma norma con salsas parecidas al kétchup, como la barbacoa: una vez abierta, a la nevera. “Tiene una composición similar a la salsa de tomate. Por tanto, para conservar mejor su calidad debe estar en la nevera y no más de un mes y medio”, continúa.

  • guardar condimentos
    4No todas las mostazas duran lo mismo Lo correcto es guardarla en la nevera, indica la dietista-nutricionista. El tiempo que nos dure dependerá del producto. En el caso de las que vienen en frasco, como puede ser la de Dijon, lo habitual es que, una vez abiertas, se conserven en buen estado durante unos tres meses. Sin embargo, las que vienen en botella de plástico, similar a la del kétchup, habrá que consumirlas en el siguiente mes a haberlas abierto.

  • guardar condimentos
    5La miel cambia su textura en la nevera Resiste sin problemas en la despensa, siempre que se conserve en un lugar seco y relativamente fresco. “Si los refrigeramos, se alterará sobre todo su textura”, indica la experta. Aun así, si le gusta comer miel fría sepa que, aunque tenga una consistencia distinta, puede guardarla en la nevera porque “seguirá sin haber riesgos para la salud por su consumo en dicho estado”.

  • guardar condimentos
    6No te dejes la salsa de soja sobre la mesa como en los restaurantes Aunque contiene bastante sal, que es un conservante natural, no te la juegues. De hecho, incluso los fabricantes recomiendan conservarlos en frío una vez abiertos. “Sobre todo si en la cocina hay una temperatura superior a 25ºC”, dice la dietista-nutricionista.

  • guardar condimentos
    7Si se derrite la mantequilla, no te agobies No te agobies si durante el desayuno la mantequilla se queda algún rato sobre la mesa: aunque pueda ablandarse e incluso llegar a derretirse, no le pasará nada durante un tiempo. “Puede pasar hasta una hora sin refrigerar sin que suponga un problema para la salud“, indica la experta. La misma regla puede aplicarse sobre la manteca colorá.

  • guardar condimentos
    8Aunque pueda parecerse a la miel, el sirope de arce se conserva mejor en frío Más conocido como el sirope en el que bañamos las tortitas. Aunque de primeras podamos pensar que su lugar es la repisa o la despensa, como en el caso de la miel, esta resina debe guardarse en el frigorífico.

    “La cocina es posiblemente la habitación de casa donde suele haber una temperatura más alta. Mi recomendación es no arriesgarse: mejor guardarlos refrigerados, sobre todo, si la temperatura del lugar supera los 25ºC“, indica la dietista-nutricionista.

  • guardar condimentos
    9El vinagre no caduca Su elevado contenido en azúcar dificulta la aparición de patógenos. Por lo tanto, puede conservarse a temperatura ambiente”. La legislación vigente (RD 1334/1999) señala que no hace falta indicar fecha de caducidad al vinagre, ya que al ser un producto ácido se preserva a sí mismo. Aunque si notas cambios en su densidad, color o sabor, lo mejor es que no lo consumas.

  • guardar condimentos
    10Evita que le dé la luz directa a la botella de aceite de oliva Ocurre algo similar al caso de la caducidad del vinagre: “No existe una regulación europea sobre el tiempo máximo para su consumo”, explicó a BuenaVida Enrique Martínez Force, investigador y vicedirector del Instituto de la Grasa del CSIC. Para conservarlo en buen estado y que no se oxide ni se dañe habrá que comprobar que cerramos bien el tapón, no exponerlo a temperaturas elevadas y evitar que le dé la luz directamente. También podemos congelarlo si queremos preservarlo durante más tiempo, para descongelarlo hay que tener paciencia y no usar calor.

  • guardar condimentos
    11No le pasará nada a la mermelada por quedarse fuera de la nevera Con tanto condimento, su refrigerador ya empieza a parecer el camarote de los Hermanos Marx. Paradójicamente, todo un clásico de uno de los estantes de la puerta de la nevera, como lo es la mermelada, se puede conservar a la intemperie casi sin problemas: “Con la cantidad de azúcar que tiene es difícil que aparezcan patógenos incluso a temperatura ambiente”, indica la experta. Aunque, una vez más, tenga en cuenta la temperatura de su cocina: si supera los 25ºC, mejor en la nevera

Fuente: elpais.com

Publicidad