29 de octubre de 2018 02:56 AM
Imprimir

Las abejas dejan de volar durante los eclipses totales

Aunque el saber popular ya lo conocía, el fenómeno se ha verificado ahora de manera científica y a gran escala, mediante una investigación que ha sido posible gracias a lo que se conoce como “ciencia ciudadana”. Esta consiste en la participación del público aportando trabajo en una investigación científica.

Las instituciones que se nutren de este voluntariado pasan a disponer de una fuerza laboral que de otro modo difícilmente tendrían y, por otra parte, esta colaboración permite al público tener la satisfacción de poder hacer contribuciones valiosas a la ciencia y la tecnología.

Si bien millones de estadounidenses se tomaron un descanso de sus rutinas diarias el 21 de agosto de 2017 para contemplar el eclipse total de sol, es posible que no se dieran cuenta de un fenómeno similar que estaba sucediendo cerca: cuando el eclipse dejó de ser parcial para volverse total, las abejas también se tomaron un descanso de su rutina diaria.

Con el objetivo de estudiar a gran escala la influencia de un eclipse solar sobre el comportamiento de las abejas, el equipo de Candace Galen, profesora de ciencias biológicas en la Universidad de Misuri en Estados Unidos, organizó un ejército de científicos ciudadanos e incluso de alumnos de escuelas para el establecimiento de estaciones de vigilancia acústica destinadas a escuchar el zumbido de las abejas (o su ausencia) a medida que iba transcurriendo el eclipse de 2017. Tras el laborioso análisis de todos los datos recogidos, los resultados se han hecho públicos recientemente, y son claros y consistentes en infinidad de ubicaciones distintas a lo largo del país: las abejas dejaron de volar durante el periodo del eclipse total de sol.

Galen confiesa que, aunque era previsible y lógico que las abejas dejasen de volar ante el fuerte oscurecimiento de su entorno, ni ella ni sus colegas esperaban que ese cese de actividad fuera tan abrupto. Las abejas siguieron volando durante la fase parcial del eclipse que precedió a la fase total, y al comenzar dicha fase total se pararon del todo. Al terminar esta y comenzar la otra fase parcial, reanudaron con normalidad sus actividades aéreas.

Fuente: AIM Digital

Publicidad