2 de noviembre de 2018 17:14 PM
Imprimir

Las pérdidas que causa la estomatitis vesicular

Sume: menos ingresos por disminución de la producción de carne y leche, repercusión en la salud humana, días perdidos y mayor costos de servicios veterinarios, entre otros.
No hay cómo más estirar los ingresos para cubrir los mayores costos que generan enfermedades como la estomatitis vesicular, ni cómo generar fuentes diferentes de ingreso cuando hay focos de aftosa, en donde la economía ganadera queda limita a una pequeña. ‘Su país de negociaciones queda reducido a unos pocos municipios’.
De otra parte, el impacto social de la enfermedad para la especie bovina está representado por la disminución de carne y leche, para el total de la economía, ocasionando cuantiosas pérdidas económicas, además de los mayores gastos para el Estado por su repercusión sobre la salud humana.
En la especie equina el impacto está representado principalmente por las lesiones en cascos, lo cual repercute directamente en la disminución de la capacidad de trabajo e inclusive de alimentación, en “días perdidos”, incremento de los costos de los servicios veterinarios, incremento en los costos por medicación, incapacidad y costo de recuperación de cascos cuyo período puede oscilar entre 4 y 6 meses.
Las pérdidas de estas y otras consecuencias a causa de la estomatitis vesicular en équidos requieren ser en primera instancia cuantificadas para luego plantear las estrategias de control en la especie que contribuyan a disminuir el riesgo de transmisión para las otras especies susceptibles, señala el ICA.
La vacunación es una de las herramientas utilizadas para prevenir la presentación de la enfermedad.
Estudios experimentales han permitido evaluar la capacidad protectora del inmunógeno en las especies bovina y porcina; para la especie equina actualmente no se recomienda la aplicación de la vacuna, no porque no proteja sino porque el adyuvante en que está preparada produce la formación de granulomas en esta especie, lo cual no tiene presentación aun tratándose de équidos de trabajo.
A pesar de este inconveniente, algunos ganaderos conocedores de las pérdidas ocasionadas por la estomatitis vesicular en equinos, han tomado la decisión propia de aplicar la dosis de vacuna repartida en dos sitios y en el pecho del animal con el fin de hacer menos visibles los posibles granulomas.
En caso de presentación de la enfermedad se deben implementar las siguientes medidas sanitarias:
  • Separar y aislar los animales enfermos de los sanos
  • Realizar tratamientos tópicos para evitar contaminación bacteriana
  • Facilitar la alimentación de los enfermos con pastos suaves
  • Dedicar en lo posible personal y equipo para uso exclusivo de los enfermos
  • Tratar a los animales enfermos después de los sanos
  • Restringir la movilización de los enfermos y sus contactos
  • Restringir la movilización de équidos enfermos o en contacto con animales enfermos de cualquiera que sea la especie afectada
  • Realizar control de vectores hematófagos o picadores de acuerdo a su ciclo vital
  • Limpiar y desinfectar las instalaciones, equipo, y utensilios en contacto con animales enfermos
  • Ordeñar y tratar los animales enfermos después de los sanos
  • Vacunar en épocas anteriores al comienzo de la presentación de la enfermedad, teniendo en cuenta la historia de ocurrencia en las diferentes regiones.
Deyanira Barrero León, gerente general del ICA, invita a los productores pecuarios a que ingresen a la página web del ICA, www.ica.gov.co y consulten el boletín epidemiológico de alertas para acción inmediata sobre la estomatitis vesicular, que se publica semanalmente y que evidencia las zonas del país en las cuales hay presencia de la enfermedad.
Fuente: ContextoGanadero

Publicidad