5 de noviembre de 2018 10:25 AM
Imprimir

¿Están afectando los casos de peste porcina africana en China al comercio mundial?

Es el mayor productor de cerdo y se está viendo obligado a sacrificar miles de animales por los casos de PPA detectados desde agosto. Para ver cómo afecta al comercio habrá que esperar a 2019

Los focos de Peste Porcina Africana (PPA) declarados en China en los últimos meses suponen un terremoto para el mayor productor mundial de porcino abocado a sacrificar miles de cerdos, una situación que seguramente afectará al mercado mundial en 2019 pero que aún no se ha dejado sentir en España.

Los volúmenes que está enviando España al gigante asiático aún se hallan dentro de unos parámetros normales según han señalado a Efeagro fuentes de la producción y de la industria que emplazan al año que viene para determinar si esa situación de la cabaña porcina china acaba influyendo o no en el mercado español.

Desde la Asociación de Productores de Ganado Porcino (Anprogapor), su director, Miguel Ángel Higuera, ha señalado que en el acumulado de los ocho primeros meses de agosto, las ventas de porcino a China han repuntado un 2,5 % respecto al mismo período del año anterior.

A nivel comunitario, sin embargo, en esos primeros ocho meses del año, las ventas de porcino a China bajaron un 2,3 %; una disparidad que, a su juicio, demuestra que son cambios achacables a “coyunturas de mercado” típicas y no a los casos de PPA. “Es una coyuntura de mercado por lo que la peste porcina, si tiene efecto, tendrá que ser a un año vista” desde que se decretaron los primeros casos.

Por otro lado, los productores siguen “preocupados y ocupados” para evitar la posible entrada de esta enfermedad en España: “Estamos potenciando la bioseguridad” para que “todos” los sectores implicados adopten las medidas oportunas y prestamos una “especial atención” a las poblaciones de jabalíes.

Ve positivo que Bélgica esté controlando la enfermedad, tras la declaración de varios focos en el sur del país, pero “eso no quiere decir que haya que bajar la alerta”.

Casos en granjas pequeñas

Desde la Federación Empresarial de Carnes e Industrias Cárnicas (Fecic), han indicado asimismo que, por el momento, no se ha notado ningún efecto en el comercio con este país puesto que la mayoría de casos se han detectado en granjas pequeñas.

No obstante, esta federación indica que uno de los últimos casos de PPA en China ha sido en una granja de 20.000 cerdos y sí podría afectar a las exportaciones españolas, es decir, que se produzca un incremento de la demanda de producto por parte de China.

Fecic, no obstante, ve necesario hacer un seguimiento a las estadísticas que se vayan publicando para ver si se confirman esas subidas de ventas al país asiático.

Según los últimos datos de la Interprofesional del Porcino de Capa Blanca (Interporc), China es el segundo mayor mercado exterior con el 15 % de las exportaciones españolas.

Una granjera alimenta a unos cerdos en una granja de China. EFE/Archivo. MARK

El mercado chino de carne de porcino, al que España comenzó a exportar hace algo más de una década, se ha convertido en los últimos años en uno de los destinos prioritarios para el sector español. De hecho, en 2017 las ventas al país asiático alcanzaron las 323.682 toneladas y los 509 millones de euros.

España es uno de los 17 países en todo el mundo actualmente autorizados a exportar carne de porcino a ese destino, lo cual representa una importante oportunidad para los intereses españoles en un país en el que el consumo de este tipo de carne seguirá creciendo en los próximos años, según esta interprofesional.

El primer foco de PPA en China se detectó a primeros de agosto en una granja de la ciudad de Shenyang (en la provincia de Lianoning, al noreste) que provocó la muerte de siete cerdos.

A los pocos días, las autoridades informaron de un segundo caso en un matadero de una compañía alimentaria de la zona de Zhengzhou, en la provincia de Henan (centro) y luego se declararon otros tres más hasta finales de agosto.

En ese momento, el Gobierno chino anunció que se habían sacrificado más de 38.000 cerdos para evitar la propagación de la enfermedad. Sin embargo, han seguido surgiendo focos y el último de ellos fue declarado hace apenas una semana en la provincia central china de Hunan.

Fuente: EFE

Publicidad