5 de noviembre de 2018 10:33 AM
Imprimir

Aumentar el corte con biodiésel para estimular a la soja

Argentina debería pasar del 10 al 15 por ciento de corte en el gasoil.

El triunfo de Bolsonaro y su futura asunción a la presidencia de Brasil no impide que el gigante sudamericano continúe el cumplimiento y mejoramiento de su política agropecuaria interna y externa. Y en forma bien específica tenemos que mencionar la medida que el Consejo Nacional de Política Energética anunció el lunes pasado. La resolución define el cronograma para la evolución del B10 (10 por ciento de biodiésel añadido al gasoil) actual hasta el B15 en el año 2023, a razón de un punto por año. El uso del biodiésel en Brasil comenzó en 2005 en con un corte obligatorio del dos por ciento.

Argentina debería poner el foco en acelerar el proceso del aumento del porcentaje de biodiésel: pasar del 10 al 15 por ciento, como sugirió la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR). Sería para aprovechar la capacidad ociosa de la industria y eludir las trabas a las exportaciones que aplicaron varios mercados a la Argentina.

Según el documento de la BCR, la demanda de gasoil para el parque automotor y la agricultura rondaría los 13.700 millones de litros. El volumen de biodiésel producido para cubrir el corte obligatorio del gasoil representa apenas una cuarta parte de la capacidad de producción de ese combustible, que se elabora a partir del aceite de soja.

Problemas

Desde la aplicación de los exorbitantes aranceles que los Estados Unidos aplicaron a la importación de biodiésel de nuestro país, y en el mismo sentido se sumó la Unión Europea a la política de castigo al biodiésel Argentino, las exportaciones del combustible se desplomaron.

A punto tal, que hoy por ejemplo, en el line-up de vapores a la carga anunciados a fines de octubre hay un solo vapor nominado por 14,000 toneladas con destino Canadá. Cuando históricamente había vapores a la carga con 250 mil a 300 mil toneladas por mes.

Hay que tomar en cuenta que la cosecha 2019 estará influenciada por la mayor oferta de soja de los Estados Unidos (127,6 millones de toneladas), Brasil (120 millones) y de Argentina (60 millones). Un escenario que podrá tener un efecto directo bajista sobre los precios mundiales de la soja. Previendo que el cierre de las exportaciones de biodiésel a Estados Unidos y Europa, provocará una pérdida de ingresos para la industria local, la BCR propone pasar el corte obligatorio del gasoil con biodiésel del 10 al 15 por ciento, en una primera etapa, y luego hasta al 20 por ciento.

Fuente: AgroVoz

Publicidad