5 de noviembre de 2018 01:02 AM
Imprimir

El agro mexicano también tiene su plan contra el cambio climático

El gobierno de ese país presentó una iniciativa para la transferencia tecnológica y la adopción de prácticas productivas que reduzcan la emisión de gases de efecto invernadero.

El Proyecto Nacional de Restauración de Suelos Agrícolas y Ganaderos se presentó hoy en México con el objetivo de restaurar los suelos deteriorados útiles para la agricultura y afrontar mejor las consecuencias del cambio climático.

En conferencia de prensa, el presidente de la Coordinadora Nacional de las Fundaciones Produce (Cofupro), Javier Lara Pastor, indicó que el proyecto consta de 29 iniciativas agroambientales de sistemas agropecuarios que buscan, entre otras cosas, la transferencia de tecnología de adaptación y reducción de emisiones ante el cambio climático.

Contribuir al fomento de la agricultura verde, la seguridad alimentaria y el cuidado de los recursos naturales son también algunos de los pilares fundamentales del proyecto.

A fin de septiembre los mexicanos celebran el día del maíz.
 AFP PHOTO/Yuri CORTEZ

A fin de septiembre los mexicanos celebran el día del maíz. AFP PHOTO/Yuri CORTEZ

La producción rural ahora mismo sufre pérdidas de 74 % por factores climáticos, de los cuales 60 % lo constituyen sequías.

Asimismo, la Cofupro desveló que existe una deficiencia de 33 % en materia de capacitación y asistencia técnica y que la fertilidad del suelo presenta pérdidas de 28 %.

Lara Pastor fijó la meta de restaurar 100.000 hectáreas de tierra agrícola para 2021 y un millón de hectáreas para el año 2030.

Los sistemas de producción contemplados en el proyecto nacional incluyen alimentos como maíz, nopal, agaves, fríjol, café, caña, plátano y cacao.

Asimismo, se fomentará la ganadería diversificada, la ganadería silvopastoril y la ganadería sustentable, buscando siempre el enfoque amigable con el medioambiente y una productividad rentable.

Por último, Lara Pastor mencionó que se buscará la garantía de la seguridad alimentaria, la conservación de los recursos de suelo y agua y el fomento de negocios verdes.

Las distintas iniciativas incorporan tres tipos de indicadores de productividad agropecuaria y otros indicadores ecológicos con un nuevo enfoque agroambiental de adaptación al cambio climático y de reducción de emisiones de dióxido de carbono (CO2).

Sabiendo que la agricultura es responsable de 17 % de las emisiones de CO2, la Cofupro impulsó el proyecto para lograr reducir el porcentaje.

Con las acciones que se llevaran a cabo, se espera mejorar la salud de la población, conseguir una mayor competitividad del sector y, especialmente, conseguir una desaceleración del calentamiento global.

Fuente: EFE

Publicidad