5 de noviembre de 2018 11:26 AM
Imprimir

Rescataron los salames que hacía la abuela y armaron un negocio gourmet

Apuntando a mantener la misma calidad que les permitió cruzar las fronteras del pueblo tres años atrás, la fábrica de chacinados Doña Elba de Arteaga está a un paso de completar una inversión que le permitirá incrementar un 50% la capacidad productiva. Con esa base, proyectan obtener el registro del Senasa que les permita llegar […]

Apuntando a mantener la misma calidad que les permitió cruzar las fronteras del pueblo tres años atrás, la fábrica de chacinados Doña Elba de Arteaga está a un paso de completar una inversión que le permitirá incrementar un 50% la capacidad productiva. Con esa base, proyectan obtener el registro del Senasa que les permita llegar al resto del país en 2019, haciendo foco en el segmento gourmet.

“Con mucho esfuerzo pudimos montar la fábrica y ahora estamos haciendo una serie de reformas para pasar de los 250 m2 actuales a 400 m2”, contó a Punto biz Luciano Palasesi, quien tomó de su abuela el nombre para un emprendimiento que recupera un saber-hacer que había quedado perdido dos generaciones atrás.

Por diferentes circunstancias, tanto Luciano como su hermano se desencantaron del trabajo tradicional en el campo y decidieron en 2014 dar rienda suelta a un proyecto con el que apuntaron a compartir una receta que no encontraban en el mercado de chacinados. “No podíamos comer un salame parecido al que hacía mi abuela”, dijo.

Alquilando primero un local en el pueblo, mudándose luego a una sede propia en la zona rural, el emprendimiento fue creciendo y de a poco lograron llegar a otras localidades como Casilda y Rosario. Más tarde, la ventana que le significó participar del programa “Productos de mi Tierra” del gobierno santafesino les terminó de abrir las puertas a otros destinos fuera de la provincia.

Producto de la participación en ferias y eventos, este fin de semana llevarán sus productos a Buenos Aires, invitados directamente por la Jefatura de Gobierno para el evento “Buenos Aires Celebra las Regiones”. “Necesitamos seguir creciendo porque vemos que a pesar de todo los productos se siguen vendiendo”, afirmó Palasesi.

Con aportes propios y ayuda del Ministerio de Producción provincial están encarando una obra civil que les permitirá incrementar un 50% la capacidad productiva y llegar a los 50.000 kilogramos anuales. Una vez concluida, proyectan certificar la planta para que en 2019 Doña Elba pueda tener libre tránsito por todo el país.

“No buscamos tanto el volumen sino competir en el segmento gourmet, donde van productos de muy buena calidad con excelentes presentaciones. Se trata de un nicho que puede andar, con mercado en varias regiones argentinas”, argumentó Palasesi.

Fuente: Punto Biz - Rosario

Publicidad