5 de noviembre de 2018 10:18 AM
Imprimir

Una nueva generación de soja viene a levantar los pisos

Un grupo de 12 semilleros ofrece la tecnología Intacta en germoplasmas de mayor productividad. En los ensayos muestra un plus de rendimiento superior a las mejores RR1 del mercado.

A diferencia de lo que ocurre con el maíz, que su mejoramiento se realiza través de la polinización cruzada entre la flor masculina de la panoja y la femenina de la espiga, en la soja el procedimiento es más complejo y lleva más tiempo. En especial cuando se trata de incorporar nuevas tecnologías.

Fue por ello que cuando la primera generación de variedades Intacta RR2 PRO, resistentes a insectos y tolerantes a herbicidas, irrumpió en el mercado argentino, hace cinco campañas, le costó mostrar la mejora de rendimientos. Es que tenían entre tres y cinco años de atraso respecto a las últimas variedades RR1.

La segunda generación de soja Intacta, propiedad ahora de la empresa Bayer, ha logrado a partir de una mayor presión de selección de variedades un salto en productividad. Esta nueva paleta de materiales fue promocionada esta semana en Río Cuarto, durante una jornada organizada por la empresa alemana, en vísperas de una nueva campaña de soja en el sur de la provincia.

Salto productivo

La oferta de la tecnología está disponible a través de 12 semilleros que ofrecen más de 75 variedades, desde su lanzamiento comercial en la campaña 2013/14.

“Con esta segunda generación de sojas, su rendimiento promedio para todos los grupos de madurez en Córdoba está entre 200 y 300 kilos más por hectárea que las RR1 más difundidas en la provincia”, aclaró Juan Manuel de Santa Eduvige, gerente de desarrollo tecnológico de soja sudamericana de Bayer Crop Science.

La red de ensayos muestra que en el norte de Córdoba los grupos de madurez cinco cortos y seis aportan un plus de rendimiento que supera los 300 kilos; en los grupos cuatro largo y medio, el rinde adicional promedio es más bajo, en el orden de los 210 kilos por hectárea.

Inclusive en la zona núcleo, las nuevas variedades de sojas con tecnología Intacta compiten en rendimiento a la par que las RR1, con el agregado de la facilidad de manejo.

Sin embargo, la estrategia comercial para la adopción de la tecnología no pasa sólo por su inclusión en los planteos intensivos de la zona núcleo, donde se apunta a techos de rendimiento.

Los precursores de Intacta la plantean como una opción para levantar los pisos productivos y darle más estabilidad al sistema. “Por eso sus oportunidades están en las zonas marginales, con más variabilidad que en los suelos clase uno y bien rotados”, explicó Santa Eduvige.

Las variedades también se posicionan como una buena opción para las siembras a partir del 15 de noviembre, ya sea en planteos de siembras tardías como para su incorporación en los lotes que vengan de cultivos de invierno.

Relación costo-beneficio

El uso de la tecnología Intacta implica el pago por esa tecnología. Si bien la magnitud del costo depende del momento en que el productor abone (puede ser con la compra de la semilla o al final de la campaña con la venta de lo producido), el costo promedio para Córdoba representa alrededor de 150 kilos de soja.

“Si una variedad de soja RR1, por ejemplo, rinde 2.000 kilos y la Intacta llega a 2.170 kilos, a partir de ahí ya hay beneficio económico”, graficó el gerente de Bayer.

Desde la compañía aseguran que hay variedades de Intacta que se pueden usar en la provincia y cuya performance en los lotes supera en 500 kilos por hectárea al material más utilizado por los productores.

“Si se le restan los 150 kilos que es el costo de la tecnología están quedando 350 kilos de ganancia”, indicó Santa Eduvige.

Las cinco variedades de soja más sembradas en la provincia representan casi 60 por ciento de la superficie total. El 40 por ciento restante está representado por 154 variedades. Los materiales genéticos más sembrados tienen más de cuatro años de antigüedad en el mercado.

Adopción

En última campaña, la incorporación de semilla Intacta a la superficie nacional creció 20 por ciento respecto al ciclo 2016/2017. Representó el 24 por ciento del total del área implantada.

En Córdoba, sobre una superficie de 4,6 millones de hectáreas, la adopción tiene dos zonas geográficas bien marcadas.

“En el norte la penetración es mayor, con situaciones de cobertura sobre el 40 por ciento de la superficie. Hacia el sur provincial, su uso es menor y ronda entre 10 y 15 por ciento según la zona. Precisamente es donde está la mayor oportunidad de crecimiento”, explicó Matías Ipiña, gerente de negocio soja argentina de Bayer Crop Science.

El portafolio de semillas de Intacta que ofrecen los 12 semilleros podría atender las necesidades del 60 por ciento de la demanda de la provincia.

“Si eso aconteciera, la producción provincial podría subir ocho por ciento, lo que representaría alrededor de 500 mil toneladas más de soja, que a los valores actuales significarían ingresos equivalentes a dos fondos sojeros”, explicó Santa Eduvige.

A nivel continental, la tecnología desarrollada por Monsanto y ahora propiedad de Bayer es mayoría. En la pasada siembra reunió al 40 por ciento de los 60 millones de hectáreas sembradas en Brasil, Argentina, Paraguay y Uruguay. El equivalente a 24 millones de hectáreas. En la presente siembra van por más.

Fuente: La Voz

Publicidad