7 de noviembre de 2018 10:50 AM
Imprimir

El Senado dio dictamen al Presupuesto, pero sigue la pelea por el fondo sojero

Mayans se cruzó duro con Picheto y anticipó que pedirá restituir esa caja a las provincias. Frigerio se negó pero tiene hasta el 14 para negociar.

Cambiemos logró dictamen en el Senado del presupuesto 2019 con la firma del salteño Juan Carlos Romero y cuatro peronistas del bloque de Miguel Pichetto, que se cruzó duro con su compañero José Mayans, uno de los impulsores de restablecer el fondo sojero a las provincias.

“Yo hablo por mí. Y me hago cargo de lo que digo. No tengo doble discurso”, se defendió el rionegrino, cuando el  formoseño, silla de por medio, le hablaba encima para deslegitimar el discurso con el que abrió la Comisión de Presupuesto.

Rogelio Frigerio, invitado a exponer, observaba en vivo la interna peronista que obligó a Esteban Bullrich a callarlos a los gritos. ¡Basta! ¡No estamos en Formosa!”, llegó a decirle a Mayans.

La disputa ahora pasa por ver si el Gobierno logra frenar la rebelión peronista y la sesión del 14 de noviembre se reduce al presupuesto y las leyes económicas, o se vota también la derogación del decreto que eliminó el FFS en agosto, lo que sería un golpe a los planes de déficit cero.

Los salteños Urtubey y Romero fueron los primeros garantizar el dictamen del presupuesto. El Gobierno tiene una semana para calmar a los gobernadores rebeldes y evitar un golpe al déficit cero.

Cambiemos transpiró mucho para conseguir un dictamen de mayoría que parecía seguro: como anticipó LPO, Rodolfo Urubey fue el primero en poner el gancho junto a los 7 de Cambiemos pero faltaba uno, Romero se había ido a su despacho después de un discurso ultra oficialista y cuando volvió con lapicera en mano, Bullrich pudo respirar tranquilo.

Es que el resto de los senadores justicialistas se hizo desear: el fueguino José Ojeda nunca apareció, la tucumana Beatriz Mirkin y el santafesino Omar Perotti votarán en contra del presupuesto y Carlos Espínola, tarde, aceptó firmar, pero en disidencia parcial; y Carlos Caserio y Pedro Guastavino iban y venían y estamparon su nombre después de unas horas.

Como en Diputados, Frigerio dedicó su breve discurso a justificar la derogación del fondo sojero, una caja que se componía del 30% de las exportaciones de soja y el año que viene iba a representar entre 60 y 100 mil millones de pesos a distribuir entre las provincias.

“Las provincias recibían 36 mil millones de pesos por esa vía, pero con la restitución del 15% de Anses recibirán 173.800, lo que da una diferencia de 137.800 millones de pesos a favor. Esto también explica por qué las provincias están casi en el equilibrio y hoy muestran superávit o equilibrio. Cada vez hay menos recursos discrecionales, con mayor autonomía a las provincias”, alegó el ministro.

Como Pichetto un rato antes, recordó que Buenos Aires fue la más perjudicada con la adenda del pacto fiscal por el volumen de la transferencia de subsidios y por lo tanto no había de qué quejarse.

“¡Estamos en emergencia porque el combustible en mi provincia está a 50 pesos, porque hay 400 millones de dólares de deuda pública, porque el Banco Central se equivocó en 70 mil millones!”, gritó Mayans.

Contó que en la reunión del Consejo Federal de Inversiones (CFI), con legisladores, gobernadores y Frigerio, nunca se habló de eliminar el FFS. Y luego retomó su pelea con Pichetto.

“Es una vergüenza que haya venido a dar instrucciones a los jefes de bloque para que pidan una sesión especial y no tratar el fondo sojero. Las sesiones son ordinarias, miércoles y jueves”, amenazó el formoseño y habló sin vueltas de una “extorsión”.

“Yo no recibí ninguna instrucción ni llamé a ninguna sesión especial. Sobre el FFS no ha habido un debate cámara de origen, pero algunos quieren prender fuego la pradera. Algunos gobernadores se compraron el traje cubano de la revolución”, reaccionó el rionegrino, en clara alusión a Gildo Insfrán.

“Nos conocemos hace muchos años y siempre hemos hablado en buenos términos”, puso paños fríos Frigerio, sorprendido, cuando pudo hablar. “Vamos a trabajar por el federalismo, pero también de provincias a municipios. Formosa sólo coparticipa 8 por ciento de su recaudación”, le enrostró a su enemigo del día.

Con la sesión especial, Cambiemos busca reducir el temario al presupuesto y leyes económicas, pero Mayans está decidido a gestionar con sus pares no dar quórum y sentarse un rato antes a debatir el fondo sojero. Como ya tiene dictámenes a favor y en contra, alcanza con la unidad opositora para rechazarlo.

Claro que el DNU recién pierde efecto si lo rechazan las dos Cámaras, o sea, si Frigerio no frena esta embestida deberá abocarse a contener a los diputados para no sacrificar una millonada.

La senadora Inés Blas, justicialista y de Catamarca, anticipó que se sentará a votar por la restitución del FFS. La gobernadora Rosana Bertone consiguió varias promesas pendientes del Gobierno pero su senador Ojeda nunca apareció por la comisión.

Sus otros colegas son Gerardo Zamora (Santiago del Estero), con tres senadores; Domingo Peppo (Chaco), Juan Manzur (Tucumán) y Sergio Casas (La Rioja). Al margen de los votos que puedan aportar, a sus legisladores de otras provincias no les causa gracia sentarse a votar en contra de fondos a sus municipios y por eso esperan que Frigerio les resuelva el problema.

La comisión también emitió dictamen al proyecto para aumentar el impuesto a bienes personales, pero con los cambios impulsados por Pichetto que excluyan a viviendas familiares únicas. El debate seguirá en el recinto, porque Frigerio pidió indexar los límites imponibles por las Unidad de Valor Adquisitivo (UVA). “Si seguimos poniendo montos fijos, nunca resolvemos el problema”, se lamentó.

Se aprobará un proyecto para reducir el impacto del impuesto al patrimonio de cooperativas y mutuales, que en el presupuesto se las grava con hasta 6% y no pagarán más del 3% y por dos años. Además, sancionarán la versión original del monotributo social a cañeros, sin los cambios de Diputados. La pelea pasa por  los dividendos de la soja.

Fuente: LPO

Publicidad