7 de noviembre de 2018 12:55 PM
Imprimir

La Sociedad Rural advirtió que “el campo no resiste más impuestos” y está en alerta

El titular de la entidad agraria, Daniel Pelegrina, reiteró que el sector enfrenta "una presión fiscal insoportable". El gobierno bonaerense defendió el aumento del impuesto inmobiliario

Como es habitual, unas semanas después de que el Gobierno nacional lograra la media sanción del Presupuesto Nacional, la administración provincial procederá la presentación de su propuesta a la legislatura, sobre la base de los criterios macroeconómicos generales, y las pautas propias.

Fuentes de la gobernación destacaron a periodistas, entre los que estaba Infobae, que “el proyecto de Presupuesto 2019 y de Ley Impositiva mantiene los criterios de inicio de gestión de mantener el superávit operativo, sostener la ejecución de las obras públicas, el fortalecimiento de la inversión social y baja de la presión tributaria sobre la actividad económica”.

Después de un primer año deficitario, por haber recibido “el triángulo de las Bermudas”, como suele definir el ministro de Economía Hernán Lacunza, consistente en “alto déficit presupuestario; elevada  presión tributaria, y baja inversión social y en obras públicas”, la propuesta se basa en “consolidar el superávit operativo, antes de la inversión en obras; aumento del plan social y baja de los impuestos a los Ingresos Brutos”.

 La propuesta se basa en “consolidar el superávit operativo, antes de la inversión en obras; aumento del plan social y baja de los impuestos a los Ingresos Brutos”

Y agregaron los informantes que “este es el tercer año con un Presupuesto para el año entrante con superávit operativo, en 0,2% del PBI geográfico, en contraste con un déficit heredado de 0,8% del PBG”; mientras que si se suma la previsión de una inversión en obras públicas de $55.000 millones, un 35% más de lo previsto para el corriente año, se proyecta un rojo final de $40.000 millones, con ingresos totales por $889 mil millones y gastos totales por $929 mil millones.

 “Este es el tercer año con un Presupuesto para el año entrante con superávit operativo, en 0,2% del PBI geográfico, en contraste con un déficit heredado de 0,8% del PBG”, destacan en la Gobernación

Los funcionarios de la Gobernación ya mantuvieron encuentros informales con líderes de la oposición que en los últimos tres años acompañaron la aprobación de los Presupuestos, como los del Frente Renovador que lidera Sergio Massa y parte del “peronismo disidente del kirchnerismo”, a quienes se les aseguró que “este año ha sido muy difícil pero la política del Gobierno de María Eugenia Vidal se ocupó y preocupó por ser un amortiguador de la crisis, más que propagarla, tanto a través de la baja de los impuestos a las actividades productivas y comerciales, como de la ejecución del plan de obras públicas vigente; mantener los pagos al día a proveedores y transferencias a municipios; y aumentar los programas sociales, con el el foco en los sectores más vulnerables, y a las pymes.

Más impuestos a los activos y menos a los negocios

La propuesta de Ley de Presupuesto 2019 se sustenta en el cumplimiento del Consenso Fiscal que exige “no incrementar el gasto corriente en términos reales, y al mismo tiempo reducir los impuestos distorsivos, como a los Ingresos Brutos y Sellos, mientras que se volverá a proponer la suba del Impuesto Inmobiliario Rural y Urbano en 38%”, anticiparon los informantes de la gobernación.

En el primer caso se prevé liberar al sector privado unos $10.000 millones; mientras que con el segundo, se estimó sustraer unos $8.000 millones: $2.800 millones al sector rural, al que se le prevé eximir de unos $2.500 millones con la baja de la alícuota del gravamen sobre los Ingresos Brutos. Respecto del segundo, se destaca que el aumento promedio para 3 de cada 4 contribuyentes en el cargo mensual a partir de enero será de $63, con un máximo de $99 para el 25% restante.

 

 La Gobernación prevé restituir al sector productivo unos $10.000 millones y obtener $8.000 millones con impuestos a los activos y otros $8.000 millones con más impuestos al juego

Además, se le propondrá a la legislatura “volver a elevar el Impuesto al Juego, desglosado en dos tramos: 1) gravar con 2% a los premios de las tragamonedas, como rige en la provincia de Córdoba; así se podrían obtener unos $6.000 millones que se destinarán a integrar un fondo social para salud, educación y desarrollo social; 2) un gravamen al juego online que aún no tiene regulación en el Estado provincial, para que pase a pagar un canon y 15% de Ingresos Brutos; se podrían obtener unos $1.100 millones en cada caso”

Plan financiero

“Se quieren colocar en el mercado bonos por un total de $68.500 millones, exclusivamente para cubrir vencimientos del año”, sostienen las fuentes del área económica de la Gobernación. Pasará a representar 1,06% del Producto Bruto Geográfico, en comparación con 1,24% de este año; 1,43% de 2017 y 2,13% del primer año de gobierno.

Pese a que una de las grandes preocupaciones del gobierno de María Eugenia Vidal es contar con mayores recursos del Fondo del Conurbano, por unos $19.000 millones, se decidió no incluirlo en el Presupuesto “porque no se puede agregar lo que no está asegurado obtener, ni la forma de pago, en pesos u obras”, destacaron quienes se ocuparon de la letra chica de la iniciativa.

El fondo se determinó en 2017, antes de que se recalibrara la meta de inflación, que estaba en una banda del 8% al 12%, luego se elevó a 15%, pasó a 27% en junio y ahora está firme arriba de 45%. “De ahí surge la diferencia  entre los $44.000 millones originales y los $63.000 millones reajustados”, explicaron las fuentes a periodistas.

De todas formas, en la Gobernación sostienen: “Hoy no sólo podemos continuar con la inversión social y en obras, sino que respecto a 2015 aumentamos la inversión en infraestructura 307%; se amplió y elevó la asistencia social un 412%; y se incluyó más inversión en salud con un acumulado de 214 por ciento”.

Fuente: Infobae

Publicidad