8 de noviembre de 2018 04:33 AM
Imprimir

Se agrava el conflicto en la pesca de Chubut

El puerto de Rawson continúa paralizado por la retención de servicios de los marineros. Siguen trabadas las negociaciones entre la flota con el SOMU y el SiCoNaRA. Las plantas están desabastecidas y prescinden de los trabajadores eventuales. La estiba tampoco tiene actividad.

Los marineros enrolados en el SOMU volvieron a marchar ayer por las calles de la capital de Chubut. Se manifestaron frente a la sede de la Secretaría de Pesca y posteriormente entregaron panfletos en la ruta para dar a conocer su posición respecto al conflicto que continúa dilatándose después de meses de negociaciones.

La nueva conducción del sindicato de marineros rechaza el ofrecimiento del 45 por ciento de aumento, que además incluía una cláusula de revisión en base al indicen inflacionario. En tanto, la empresa Conarpesa realizó una oferta de suba salarial por el 60%, y también fue desestimada por el sector del trabajo.

La Secretaría de Trabajo de la Nación podría tomar intervención, en las próximas horas, en virtud de que se barajan actualizaciones salariales por sobre cualquier otra actividad homologada hasta el momento y el gobierno nacional no estaría dispuesto, en términos políticos, a que se fije un precedente que termine en que otras ramas de la producción pidan esos valores. A nivel nacional, la totalidad de los acuerdos homologados no supera el 45 o 48 por ciento.

Desde el sector empresarial rechazan la pretensión sindical de llevar a 1,40 del dólar el cajón de langostino, ya que eso representaría un incremento a valores actuales de 126 por ciento.

Plantas desabastecidas

La paralización total del puerto de Rawson, en coincidencia con la finalización de la temporada de langostino en aguas nacionales y cuando las expectativas estaban en ver el estado del recurso dentro de las 12 millas de jurisdicción de Chubut, ya comienza a tener sus primeros efectos colaterales.

Las plantas están desabastecidas y en algunos casos comenzaron a realizar reproceso de bloques congelados, pero esa tarea la realizan con el personal efectivo, ya que la mayoría de las plantas de procesamiento empezó a desvincular a sus trabajadores eventuales, porque al no haber materia prima, no hay tareas a realizar.

Si bien prosiguen las negociaciones entre las partes, el conflicto continúa y las plantas optan por desprenderse, al menos por ahora, de los empleados eventuales.

Estiba inactiva

Por otro lado, la no salida de los buques a pescar repercute también en forma inmediata en el trabajo de la estiba, ya que no habiendo materia prima que desembarcar, están sin actividad laboral hasta tanto se destrabe el conflicto.

Ayer, los marineros protestaron en la Secretaría de Pesca en Rawson y en uno de los accesos a la capital. Desde el SOMU sostienen que en los últimos diez años “tuvimos un valor de referencia para negociar el valor del langostino, el 1,37% del valor del dólar. Hace un año atrás el 1,37% representaba 23,40 pesos con un dólar a 18 pesos. Hoy en día respetando ese porcentaje el kilo tendría que valer 50,69 pesos”.

Por otro lado, afirman que “no estamos pidiendo el ciento por ciento de aumento como los empresarios nos quieren hacer creer, sino que estamos reclamando una recomposición salarial. Como es de público conocimiento el langostino se exporta en su totalidad todo dolarizado”.

Con todo, la temporada de langostino en aguas provinciales demora su inicio y la dilación de este conflicto empieza a impactar en otros sectores de la industria pesquera de Chubut.

La autoridad laboral nacional observa con preocupación la evolución de este conflicto porque los porcentajes solicitados por el gremio marítimo supera el parámetro de cualquier otra actividad, y no avalaría que se acuerde un valor que después genere un efecto dominó sobre otras ramas de la producción

Fuente: Revista Puerto - Mar del Plata

Publicidad