9 de noviembre de 2018 10:17 AM
Imprimir

La historia de Santiago Echeverría, el ex Boca suspendido en Colombia por un extraño caso de doping

Recibió un castigo de 4 años tras haber dado positivo en un control por consumo de boldenona, una sustancia que, según el Comité Olímpico Colombiano, está presente en la carne vacuna.

Diez meses, decenas de gestiones administrativas, mucho trajín y bastante sufrimiento debió atravesar Santiago Echeverría para conseguir que al menos se abriera una ventana que le permitiese reinsertarse en el mundo del fútbol profesional. El defensor que se formó en Talleres de Remedios de Escalada y pasó por Boca está purgando una suspensión por haber dado positivo en un control antidoping por consumo de boldenona, una sustancia que, según reveló el Comité Olímpico Colombiano este miércoles, está presente en la carne vacuna destinada al consumo humano en ese país. Esa revelación podría ser su salvoconducto.

Sin siquiera imaginarlo, la pesadilla para Echeverría, de 28 años, comenzó el 1 de noviembre del año pasado, cuando su equipo, Independiente Medellín, cayó 2 a 0 con América de Cali por la 18ª fecha del Torneo Finalización del fútbol colombiano. Ese día, el zaguero estuvo en el banco visitante del estadio Pascual Guerrero y no ingresó. Sin embargo debió someterse a la prueba de dopaje de rigor.

Ver imagen en Twitter

La sorpresa, amarga como pocas, llegó casi dos meses después. “Estaba de vacaciones en Argentina con mi familia, a tres días de la Navidad, y me llegó la notificación. No entendía nada, no sabía con qué asociarlo”, le cuenta Echeverría a Clarín. Contrarreloj y en plenas fiestas, debió conseguir un abogado y solicitar la contraprueba.

El 15 de enero, la División Mayor del Fútbol Colombiano (Dimayor), la entidad que administra el torneo profesional de ese país, lo suspendió provisionalmente. La decisión fue ratificada por El Equipo del Pueblo S.A., la empresa propietaria de Independiente Medellín. El jugador comenzó a desandar el camino para desentrañar el misterio del positivo.

Santiago Echeverría, con la camiseta de Boca.

Santiago Echeverría, con la camiseta de Boca.

 

La clave era la boldenona, un esteroide anabólico que figura en el listado de sustancias prohibidas por la Agencia Mundial Antodopaje (AMA), pero que también se utiliza para el engorde de ganado bovino. Echeverría recurrió al asesoramiento de profesionales para tratar de probar su inocencia. “Empezamos a hacer estudios, mandamos mails a distintos organismos de distintos departamentos y nos fuimos enterando que esta droga se usaba muchísimo”, explica.

No hubo caso: la contraprueba también dio positiva, la Dimayor le aplicó una sanción de cuatro años de inhabilitación, ciñéndose a los establecido en la normativa de la AMA, e Independiente Medellín lo dejó libre a mitad de año (“Me pagaron hasta junio, pero no me ayudaron en nada”, enfatiza el defensor).

Entonces un caso análogo al suyo estalló también en Medellín: el ciclista Fabián Puerta, campeón mundial de pista en la categoría Keirin, dio positivo en un control también por consumo de boldenona y con valores similares a los que se habían registrado en el test de Echeverría. Misma sustancia, misma cantidad, misma ciudad. “Ahí se dieron cuenta de que pasaba algo raro”, asegura Echeverría. El Comité Olímpico Colombiano (COC), en alerta, inició su propia investigación.

Este miércoles y a partir de los estudios realizados por el Instituto Colombiano Agropecuario, el COC emitió un comunicado firmado por su presidente, Baltazar Medina, en el que alertó sobre la presencia de boldenona en el ganado vacuno del país. El estudio detectó que en una de cada cuatro muestras de carne analizadas se había hallado la sustancia, por lo que instó a los deportistas a “tener el más diligente cuidado con los alimentos que consumen”.

Canelo Álvarez fue suspendido temporalmente por doping y su pelea con Gennady Golovkin es una incógnita
Mirá también

Canelo Álvarez fue suspendido temporalmente por doping y su pelea con Gennady Golovkin es una incógnita

El problema con el ganado colombiano es similar al que se registra en México con el clembuterol, un fármaco anabolizante prohibido por la AMA que se utiliza también en el engorde de animales. Cinco jugadores del seleccionado mexicano de fútbol dieron positivo durante la Copa de Oro de la Concacaf de 2011 por consumo de esta sustancia, algo que también les ocurrió a boxeadores como Saúl Canelo Álvarez y Erik Morales.

“Esto tendría que cambiar radicalmente mi situación. El comunicado no salió por mí, sino por muchos deportistas que han pasado por esto. Con esto se demuestra que era verdad lo que estaba planteando. ¿Qué más tiene que pasar para que me absuelvan?”, se pregunta Echeverría.

Mientras milita en su cuenta de Twitter para que se le levante la suspensión, el ex jugador de Huracán, Almirante Brown y Brown de Adrogué se entrena con el plantel de Talleres de Remedios de Escalada a la espera de volver a hacer aquello para lo que se preparó desde muy joven y que lo apasiona. Con el espaldarazo que representó el comunicado del COC, confía en que su situación se resolverá positivamente.

Para ello, también busca la asistencia de Claudio Tapia, presidente de la Asociación del Fútbol Argentino, y Sergio Marchi, secretario general de Futbolistas Argentinos Agremiados. “Les pedí que me recibieran y que me dieran una mano. Soy un jugador argentino, me tienen que ayudar”, demanda. Y enfatiza: “Soy un deportista, no maté a nadie. Sólo quiero trabajar y darle de comer a mi familia”.

Fuente: Clarin

Publicidad