9 de noviembre de 2018 02:46 AM
Imprimir

El campo habla . . . .

Sorprendieron las estimaciones de cosecha de Agroindustria. Mientras tanto, las empresas del sector muestran números muy ajustados para exportar.

Capacidad ociosa también para los biocombustible

… que fue una semana agitada, con reuniones varias aunque la más numerosa fue la que la gente de los biocombustibles realizó en, nada menos, que la sede de la UIA en Avenida de Mayo, lo que le otorgó, finalmente, cierta “bendición” industrialista al encuentro que, en general, hasta ahora se le había negado a semejante rubro. Con una caída de producción de alrededor de 15%, y 45% de capacidad ociosa en las industrias, el sector que ya sufrió 3 (tres) aumentos de las retenciones al biodiésel (hoy en 23%) y el casi bloqueo de los Estados Unidos a las exportaciones a ese destino, presenta un panorama más incierto aún por las indefiniciones políticas locales. Es que mientras Brasil mantiene una suba constante en los porcentajes de “corte” con las naftas, en Argentina se sigue dilatando esa decisión y, casi peor aún, se pretende gravarla con impuestos internos. Para los vecinos de Mercosur, mientras tanto, además de la importancia social y ambiental en el aprovechamiento de la producción de materia prima local para la producción de biodiésel (soja principalmente), se remarca que la simulación de la fórmula de competitividad elaborada por el Ministerio de Minas y Energía (MME) muestra que, desde 2014, el biodiésel es competitivo en precio con el combustible diésel, porque su peso en el precio al consumidor es inferior al propio porcentaje de mezcla”, dice un informe de Itamaraty. El cuestionamiento local se agrava porque se sigue importando combustible fósil, mientras que el biocombustible no se puede exportar, y ahora casi tampoco consumir internamente, al menos en los volúmenes que se venían produciendo.

• … que otro dato que también causó más que impacto fue la estimación oficial de una cosecha de 140 millones de toneladas, o más, que hizo recordar a los últimos informes oficiales del kirchnerismo, de 2014 y 2015. Sin registrar las pérdidas que ya se vienen dando en trigo por brotado (en el NOA), piedras (Entre Ríos y Córdoba), y ahora heladas en el sudeste, los voluntaristas números de Agroindustria subieron las expectativas de trigo a 21 millones de toneladas, mientras los cálculos privados apenas superan los 18 millones. Pero el dato que más ruido hace son los casi 9,5 millones de hectáreas de maíz que deberían arrojar, según la ahora Secretaría de Agroindustria, cerca de 50 millones de toneladas, cifra que supera en al menos 15 millones los cálculos privados. Lo real es que hasta el momento, el área sembrada supera en poco los 4 millones de hectáreas, y se duda mucho sobre el maíz de segunda que, en buena parte, sería sustituido por soja de menor costo de implantación, se comentaba en los pasillos de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires, donde se hizo la presentación oficial ante los mismos técnicos (sorprendidos) de la entidad que hace alrededor de un mes lanzó sus propias estimaciones que apenas alcanzan a 125 millones de toneladas, antes de las últimas pérdidas.

• … que mientras en Pilar se producía una nueva reunión de la cadena de la carne, cuyos -notables- avances en materia de exportación siguen sin “derramar” sobre los productores de hacienda, y los feed lots se debaten con porcentajes muy altos de “vacío” en los encierres, otra vez, por falta de liquidez y alto costo financiero, varios rubros de exportación reconocían que con estos niveles de inflación y un dólar de $ 36-37, nuevamente se complica la exportación y hay que recluirse en el mercado interno que está más que amesetado. Tal es la conclusión de varios molineros e, incluso, de las lácteas. Pero volviendo a la ganadería, otro dato de impacto los dio Caprove, la cámara que nuclear a los fabricantes de productos sanitarios. Según dieron a conocer, la ganadería argentina pierde por año $28.000 millones por diferentes problemas sanitarios.

Fuente: Ambito Financiero

Publicidad