9 de noviembre de 2018 11:11 AM
Imprimir

Darwin es la esperanza de la liebre ibérica para superar la mixomatosis

La enfermedad se está extendiendo entre poblaciones de liebre en el centro y sur peninsular. Las soluciones veterinarias son difíciles en este caso por lo que sólo cabe esperar a que la naturaleza actúe.

La supervivencia de la liebre ibérica peligra debido a la expansión de la mixomatosis en el centro y sur peninsular, un contratiempo con difícil solución veterinaria que, sin embargo, puede superarse gracias al puro efecto de la selección natural, que ya explicó el científico Charles Darwin.

El catedrático de Sanidad Animal de la Universidad de Castilla-La Mancha, Christian Cortázar, es tajante en sus declaraciones a Efeagro: “Aquellas liebres que sobrevivan a esta infección vírica tendrán crías que, confiemos, lleven en sus genes esa capacidad de resistencia frente a la enfermedad de tal forma que, progresivamente, la propia evolución hará que tengamos liebres más resistentes”.

Indica que eso mismo ocurrió cuando la mixomatosis esquilmó la población de conejos que vivía en la península ibérica a finales de los años 50, pero sobrevivieron los más resistentes, las poblaciones se recuperaron y muchas de ellas presentan resistencia a la mixomatosis por lo que, en caso de tener contacto con esta enfermedad, “o no la desarrollan o lo hacen de forma benigna”.

Cortázar, que también es investigador en el Instituto de Investigación de Recursos Cinegéticos (IREC), recuerda, no obstante, que se trata de un “proceso largo” al que se llega tras “décadas” de “convivencia” entre el virus y el hospedador pero al cual se puede contribuir con una reducción de la caza de esta especie. De hecho, según señala, algunas regiones han vedado su aprovechamiento cinegético mientras que otras han puesto mayores límites a las capturas.

La solución veterinaria, imposible

Por otro lado, asegura que una solución veterinaria al problema no es posible porque, según dice, no se ha probado la efectividad que pueden tener en las liebres las vacunas existentes para la mixomatosis en conejos.

De hecho, para comprobar su efectividad habría que capturar las liebres, administrarles dos dosis de vacuna con una diferencia de tres semanas y ver su evolución.

Todo ello, según advierte, “no es factible en condiciones reales” porque, por ejemplo, los manejos de captura son complejos y conllevan tasas de mortalidad “relativamente altos”.

La llegada del invierno permitirá previsiblemente la reducción de casos

Cortázar también apunta a que con la llegada del invierno lo “esperable” es que se detecten menos casos por la menor actividad de insectos vectores, como los mosquitos, que transmiten la enfermedad.

Las administraciones autonómicas y el Gobierno central están siguiendo de cerca la evolución de la mixomatosis y, según el último informe publicado por el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA) hace dos semanas, se ha diseminado por comarcas de 12 provincias de Andalucía, Castilla-La Mancha, Extremadura, Madrid y Murcia.

Por el momento, según dicho documento, las tasas de mortalidad y morbilidad de la enfermedad en las poblaciones de liebres de los cotos afectados resulta “muy difícil” de determinar por lo que para conocer el “impacto real” es necesario esperar al comienzo de la temporada de caza para poder valorar si existen cambios en las tendencias de capturasrespecto a años anteriores.

Medidas propuestas

Entre las medidas adoptadas hasta ahora, el Ministerio destaca el inicio de estudios del genoma de la cepa del virus de mixoma (causante de la mixomatosis) y el cese de las autorizaciones de intercambios de conejos y liebres silvestres procedentes de las áreas afectadas.

Además, se está estudiando el desarrollo de un proyecto de colaboración entre distintos agentes, tanto públicos como privados, con el triple objetivo de conseguir la secuenciación completa del virus, estudios de patogenia por inoculación “in vivo” y estudios de eficacia de las vacunas actuales frente a la nueva cepa, tanto en liebres como en conejos, según recoge el documento del Departamento.

Por otro lado, desde las comunidades autónomas afectadas se están llevando a cabo encuestas epidemiológicas en todos los cotos de caza en los que se ha detectado la enfermedad en liebres, con la intención de conocer todos los detalles posibles de la situación.

La mixomatosis se ha convertido así en uno de los retos sanitarios de la fauna silvestre ibérica cuya gestión tendrá que realizarse con rigor en los próximos meses para intentar contener su propagación.

Fuente: EFE

Publicidad