9 de noviembre de 2018 03:35 AM
Imprimir

Por la guerra comercial, a EE.UU. le sobra soja

El Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA, por sus siglas en inglés) plasmó ayer sobre sus estadísticas las consecuencias de la extendida guerra comercial con China y elevó hasta un nivel récord la estimación de las existencias finales estadounidenses, justamente por la interrupción de las ventas al principal demandante mundial de la oleaginosa. […]

El Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA, por sus siglas en inglés) plasmó ayer sobre sus estadísticas las consecuencias de la extendida guerra comercial con China y elevó hasta un nivel récord la estimación de las existencias finales estadounidenses, justamente por la interrupción de las ventas al principal demandante mundial de la oleaginosa.

En efecto, en su informe mensual de oferta y demanda de granos en el nivel mundial, el organismo elevó de 24,09 a 26 millones de toneladas el volumen del stock de soja que dejará la campaña 2018/2019. Este dato no solo superó los 24,44 millones previstos por el mercado, sino que quedó un 118,12% por encima del remanente dejado por el ciclo comercial 2017/2018, de 11,92 millones.

Sin sentido virtuoso, este incremento de las existencias finales de EE.UU. hasta una marca récord es la consecuencia del ajuste en la expectativa de exportaciones, un dato que, si bien ya estaba dentro del análisis de los operadores, recién fue oficializado ayer por el USDA, que recortó el volumen de las ventas externas estadounidenses de 56,06 a 51,71 millones de toneladas.

Pese a un primer impacto de estas cifras con bajas superiores a los 4 dólares por tonelada en la Bolsa de Chicago, la tónica negativa sobre los precios de la soja fue amortiguada por la reducción de la cosecha de la oleaginosa en Estados Unidos, de 127,63 a 125,18 millones de toneladas. Al cierre de la rueda, las pizarras del mercado mostraron quitas de apenas US$0,10 y de 0,18 sobre las posiciones noviembre y enero, cuyos ajustes fueron de 318,75 y de 322,98 dólares por tonelada.

El otro dato con el que el USDA sinceró la coyuntura del mercado de soja en tiempos de guerra comercial fue el recorte de su previsión sobre las compras totales de China, de 94 a 90 millones de toneladas. Este ajuste, sin embargo, fue inferior al calculado el viernes pasado por el agregado agrícola del USDA en China, que ponderó compras chinas por 85 millones de toneladas, y a los 84 millones proyectados por el Ministerio de Agricultura chino.

Así, las cifras publicadas por el USDA reforzaron la necesidad de que el tuit lanzado el jueves anterior por el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, dé lugar a hechos concretos y que aquello de que las discusiones comerciales con su par chino Xi Jinping están “avanzando muy bien” abra el camino hacia un acuerdo que ponga fin a la guerra comercial. La cumbre de líderes del G-20 en la Argentina, donde buena parte del mercado ya tiene puestas sus expectativas, será un punto de inflexión.

En otro orden, el USDA redujo ayer de 57 a 55,50 millones de toneladas su previsión sobre la producción argentina de soja 2018/2019; incrementó de 2,22 a 4,20 millones las importaciones y mantuvo en 8 millones el cálculo sobre las exportaciones de poroto de soja.

Acerca de los precios, las fábricas ofrecieron ayer $8700 por tonelada de soja para el Gran Rosario, $100 menos que en la rueda anterior. Para los puertos de Bahía Blanca y de Necochea la demanda volvió a proponer 8600 y 8500 pesos por tonelada de la oleaginosa.
Por: Dante Rofi

Fuente: la Nacion

Publicidad