10 de noviembre de 2018 01:13 AM
Imprimir

El avión del campo no para !!!

En una semana jalonada por el paro salvaje de Aerolíneas, el absurdo de la escalada contra Uber y otras tribulaciones que siguen mellando el ánimo de los argentinos, el campo volvió a albergar unas cuantas buenas noticias. Repasemos. La primera: el miércoles en la Bolsa de Cereales de Buenos Aires, el sub secretario de Agricultura […]

En una semana jalonada por el paro salvaje de Aerolíneas, el absurdo de la escalada contra Uber y otras tribulaciones que siguen mellando el ánimo de los argentinos, el campo volvió a albergar unas cuantas buenas noticias. Repasemos.

La primera: el miércoles en la Bolsa de Cereales de Buenos Aires, el sub secretario de Agricultura Luis Urriza dio a conocer la primera estimación de la cosecha 2018/19. Vaticinó que alcanzará las 140 millones de toneladas, un récord absoluto. Es cierto, falta mucho y el tiempo tiene que acompañar. El único dato cierto es la superficie sembrada de cada cultivo. Con que se den los rindes de tendencia, lo que es muy probable frente a la coincidencia de todos los pronósticos climáticos (se va afirmando la tendencia a un año “Niño”), se alcanzaría fácilmente esa cifra.

A los productores no les gusta mucho ser buena noticia ni que se hable de cosecha récord. Agobiados por la presión impositiva, sobre todo después del regreso de las retenciones, el aumento del inmobiliario (en particular en la provincia de Buenos Aires), o la alícuota de Ingresos Brutos, temen que la buena noticia se convierta en un nuevo bumerán. Pero debiera sacar pecho, mostrando que a pesar de los mordiscos es el único sector de la economía que puede seguir dando campanazos.

La sociedad urbana ya sabe –creo- que la zozobra económica que padece tiene estrecha relación con la pérdida de la cosecha anterior: 30 millones de toneladas menos, 8 mil millones de dólares que se escurrieron sin remedio. No solo crujió la macro. El interior está sufriendo, con la caída de las ventas de maquinaria agrícola (un 50%), camionetas, construcción, comercio. En pocos meses se verá una fuerte reactivación. Como en el otoño del 2002, cuando llegó la cosecha y arrancó de nuevo toda la economía, empezando por las 4×4.

Segunda noticia: el miércoles, en el salón de conferencias de la Unión Industrial Argentina, se celebró una jornada sobre biodiesel, “la etapa superior de la soja”. Allí la secretaria de Energía de Santa Fe, Verónica Geese, anunció que todo el transporte público de la provincia funcionará con biodiesel puro (B100). Más allá del significado concreto, la noticia tiene enormes implicancias, ya que se sustenta en un trabajo muy serio, conducido por el ingeniero Alberto Garibaldi, un experto reconocido en el mundo automotor.

Entre otros oradores, el ingeniero Guillermo Hughes, responsable comercial para América Latina de la empresa Scania, ratificó que todos los motores de la compañía están homologados para B100. Son hechos que van despejando dudas acerca de la viabilidad de sustituir gasoil por biodiesel.

El gobierno acaba de asestar un severo castigo a la industria de crushing, al eliminar el diferencial de 3% respecto a la exportación de poroto sin valor agregado. Más allá de cualquier disquisición teórica acerca de la naturaleza de este diferencial, lo concreto es que la eliminación se hizo en el peor momento: cuando arrecia la guerra comercial entre China y Estados Unidos. El precio de la soja en el Midwest se hizo trizas, favoreciendo al crushing local. Están ocupando el lugar de Argentina en harina, aceite y biodiesel.

En Brasil, ya está rodando un pedido de aplicar derechos de exportación del 10% para el poroto “crudo”, frente a la flagrante distorsión del mercado. Todos quieren llevarse el trabajo a su casa, o mantenerlo. Los brasileños ya decidieron avanzar fuerte por el sendero del biodiesel, acompañando la exitosa saga del etanol. Ya es, proporcionalmente, el país más verde del mundo en energía para el transporte. En el camino, digiere una enorme cantidad de biomasa de caña de azúcar, maíz y soja, fortaleciendo los precios. Debiéramos agradecérselo, e imitarlos.

Héctor A. Huergo

HÉCTOR A. HUERGO

Fuente: Clarin

Publicidad