10 de noviembre de 2018 12:27 PM
Imprimir

BRF perdió u$s212 M y la venta de activos locales sigue muy complicada

FUE MUY AFECTADO POR LAS RESTRICCIONES DE EUROPA - El frigorífico brasileño necesita vender cuanto antes en la Argentina su controlada Quickfood. La crisis económica local enfrió las negociaciones.

El frigorífico brasileño BRF -uno de los principales procesadores de carne vacuna y avícola del mundo- cerró su tercer trimestre financiero con pérdidas todavía peores que las esperadas por los analistas del mercado. Según su último balance la compañía brasileña acumuló pérdidas por alrededor de 812 millones de reales, que se traducen en poco más de u$s212 millones, básicamente el doble de lo que esperaba el mercado y esto lógicamente se hizo sentir en la cotización de sus acciones, que terminó la jornada con una caída del 5,58%.

Diversos son los factores que llevaron a la empresa a cerrar su tercer trimestre financiero en rojo, pero principalmente pesaron las restricciones impuestas por Europa luego del escándalo de la carne adulterada.

Según detallaron, se redujeron a más de la mitad las ventas directas de aves de corral de BRF a Europa y Asia, que totalizaron 8.000 toneladas durante el último trimestre en comparación con las 17.000 toneladas del año anterior.

Algo similar sucedió con la carne de cerdo, los envíos a Europa y Asia cayeron a sólo 1.000 toneladas, cuando un año antes sumaban más de 28.000 toneladas.

En este contexto queda en evidencia la necesidad que hoy tiene la compañía de vender activos no estratégicos, tal como anunció meses atrás, que incluyen al frigorífico argentino Quickfood y a la procesadora de carne de pollo Avex, además de plantas en Tailandia y Europa.

Desde BRF confiaban cerrar la venta de sus activos argentinos antes de fin de año, pero la crisis económica local complicó el panorama y hoy el futuro es incierto.

Según detallan en la memoria de su último balance hasta el momento recibió “propuestas no vinculantes” y por lo pronto se desprendió de activos menores por un total de 210 millones de reales localizados en otros países.

Así es que en lo que respecta estrictamente al negocio argentino, la empresa busca acelerar las negociaciones para vender cuanto antes sus plantas de producción, ya sea juntas o por separado. Uno de sus activos más importantes está ubicado en la localidad de San Jorge, provincia de Santa Fe; aquí no sólo tiene capacidad de faena de más de 600 animales por día, sino que también está autorizada para exportar a los principales mercados abiertos para la Argentina. Además, en esta locación se producen las famosas hamburguesas Paty.

También posee una planta de fiambres y salchichas tipo viena ubicada en Baradero (al norte de la provincia de Buenos Aires) y en Arroyo Seco (provincia de Santa Fe) tiene una planta de producción de vegetales congelados.

Todo sigue a la venta, por ahora faltan interesados concretos.

Fuente: Ambito Financiero

Publicidad