12 de noviembre de 2018 11:23 AM
Imprimir

La importancia de vacunar contra SALMONELLA TYPHIMURIUM en avicultura

El aumento del número de brotes de toxiinfecciones alimentarias causados por Salmonella enteritidis declarados a nivel mundial en el marco de la globalización a finales de los años 80 y principios de los 90 hizo replantear el concepto de seguridad alimentaria. Después de más de diez años de vigilancia activa tras la implantación de los […]

El aumento del número de brotes de toxiinfecciones alimentarias causados por Salmonella enteritidis declarados a nivel mundial en el marco de la globalización a finales de los años 80 y principios de los 90 hizo replantear el concepto de seguridad alimentaria. Después de más de diez años de vigilancia activa tras la implantación de los programas nacionales de control de Salmonella en la Unión Europea, y a pesar de los logros conseguidos en el sector avícola al cumplir los objetivos de reducción de prevalencia establecidos, la Salmonella sigue siendo aún una de las principales causas de toxiinfecciones alimentarias en humanos.

El último informe de la Unión Europea sobre las tendencias y fuentes de zoonosis, agentes zoonóticos y brotes de enfermedades transmitidas por los alimentos en 2016 -EFSA Journal 2017;15(12):5077- confirma que España y la mayoría de los Estados miembros están cumpliendo con sus objetivos de reducción de Salmonella en aves de corral.

Salmonella typhimurium en el sector porcino

La alta prevalencia de Salmonella typhimurium en el sector porcino, en el cual aún no se han implantado los programas nacionales de control, y la aparición de aislados de cepas de Salmonella typhimurium monofásica –ST monofásica– son motivos de preocupación en el sector avícola.

El serotipo S. typhimurium 1,4,[5],12:i:- y el S. typhimurium 1,4,[5],12:i:1,2 tienen las mismas determinantes antigénicas O y Hi, sin embargo, en la cepa 1,4,[5],12:i:- falta la fase 2 flagelar y por ello se denomina “S. typhimurium monofásica”. La ST monofásica parece tener una virulencia y patrón de resistencia a los antibióticos similar a otras cepas de S. typhimurium.

La mayoría de los aislados europeos de ST monofásica demuestran resistencia a un número amplio de antibióticos. La mayoría de los aislados en animales y alimentos son de origen porcino y vacuno, sin embargo, se han reportado numerosos casos cuyo origen es avícola.

La proximidad de granjas porcinas con animales que pueden ser portadores asintomáticos y la gestión de los purines que pueden estar contaminados suponen una amenaza constante para los núcleos avícolas en los que hay que adoptar las máximas medidas de prevención

Legislación europea contra el uso de antibióticos

La legislación europea actual prohíbe el uso preventivo de los antibióticos para el control de Salmonella debido a los riesgos de salud pública asociados al desarrollo y diseminación de aislados de Salmonella multiresistentes a los antibióticos. La vacunación se convierte en una técnica clave para el control de Salmonella en avicultura.

Según el Reglamento (CE) Nº 1177/2006, los Estados miembros que no han demostrado una prevalencia por debajo del 10%, basándose en los resultados de los estudios de prevalencia oficiales, tienen que aplicar programas de vacunación contra S. enteritidis en todas las manadas de gallinas ponedoras. Por otro lado, investigaciones recientes demuestran que la elección estratégica de vacunas vivas atenuadas con cepas homólogas contra S. typhimurium contribuye específicamente en la prevención de S. typhimurium y ST monofásica.

Las experiencias de los últimos diez años demuestran que las vacunas de Salmonella administradas a gallinas ponedoras y reproductoras han jugado un papel importante en la prevención de las infecciones causadas por Salmonella, tanto en las manadas avícolas como en los seres humanos, y han contribuido de una forma determinante en la consecución de los objetivos de reducción de prevalencia de Salmonella establecidos en la Unión Europea.

patología avicultura

Actualmente, la vacunación contra S. enteritidis y S. typhimurium se practica habitualmente y se destina a:

  • Gallinas futuras reproductoras y ponedoras
  • Pavos
  • Patos de engorde

Se considera una medida adicional para aumentar la resistencia de las aves contra Salmonella, especialmente donde la prevalencia de las manadas es alta.

Sin la aplicación consecuente de medidas de gran alcance en cuanto a la limpieza y desinfección, como también en lo referente a la optimización de la bioseguridad, no es posible lograr una eliminación duradera de Salmonella

Objetivo de la vacunación

El objetivo de la vacunación, como parte de un sistema integral de control, es la prevención o reducción de la colonización intestinal y de los tejidos del aparato reproductor, reduciéndose la:

  • Excreción fecal
  • Transmisión ovárica
  • Contaminación de los huevos y del medio ambiente

Aunque la vacunación no elimina totalmente el riesgo de contaminación por Salmonella, reduce el número de aves portadoras y la prevalencia dentro de la manada.

La vacunación previene o reduce los niveles de contaminación interna del huevo y contribuye directamente en la seguridad alimentaria

Vacunas vivas de Salmonella

Está científicamente demostrado que las vacunas vivas de Salmonella en el agua de bebida confieren una mayor protección porque estimulan tanto la inmunidad celular como la humoral mediada por anticuerpos (IgA secretora en la mucosa digestiva) y tienen un efecto de inhibición de la colonización y exclusión competitiva

Ventajas:

  • Mayor protección
  • Exclusión competitiva
  • Efecto de inhibición de la colonización

Vacunas inactivadas

En cuanto a las vacunas inactivadas, los programas vacunales que combinan varias vacunas vivas y una vacuna inactivada inyectada antes del traslado a la nave de puesta son comunes. Aunque la vacuna inactivada inyectada intramuscularmente cause un intenso estrés y puede desigualar la manada, produce sólidos títulos serológicos de anticuerpos (IgY) que se transmiten al huevo y a la descendencia.

 

elanco

Fuente: avicultura.info

Publicidad