12 de noviembre de 2018 10:02 AM
Imprimir

Las retenciones de servicios podrían arruinar rentabilidad

LAS EXPORTACIONES DE ESTOS SECTORES COMENZARÁN A PAGAR EL IMPUESTO DESDE ENERO DE 2019 - Deberán liquidar el 12% en dólares sobre valor de factura. El año pasado se vendió por u$s6.000 millones. Altos costos y competencia con baja carga tributaria afectarán el negocio.

Parece contradictorio que el mismo Gobierno que por un lado aspira a impulsar la actividad de algunos sectores, por otro le imponga cargas tributarias que los saquen de juego. Ese es el caso del sector de proveedores de servicios. La exportaciones de este sector van a terminar pagando desde enero de 2019 impuestos por un 12% en dólares sobre el valor de factura, en el caso de que el Gobierno avance con la idea de imponer retenciones. Ese no es el único costo fiscal que tienen. Además las firmas de este sector de la economía tienen costo de IVA que no pueden “descargar”.

En el Ministerio de la Producción están trabajando con las empresas en una mesa especial con la idea de simplificar trámites, reducir cargas y otorgarle mayor competitividad a uno de los sectores más dinámicos que muestra la economía argentina. Se estima que el año pasado, se registraron exportaciones por u$s6.000 millones. Se ubica entre las actividades que más divisas aportan al país. Están en el podio junto con las cerealeras, las automotrices y las siderúrgicas.

En la mesa sectorial se aborda una agenda de casi 25 puntos, muchos implican simplificación de trámites. Pero uno de ellos es el tratamiento del Impuesto al Valor Agregado (IVA). Es muy difícil que la producción de un servicio con base en conocimiento tenga un “insumo” material, más allá de lo que genere la cabeza de quien desarrolla un software, por ejemplo. Las firmas compensan una parte de sus compras habituales.

Entre las empresas del sector se considera que el IVA es un costo y la aplicación de retenciones por facturar al exterior los sacaría de mercado. Hacen otro cálculo. Si el dólar está a $35 y el impuesto es del 12% con un tope de $3 por dólar, el tipo de cambio al que venden sería $32. Ya dejarían de ser competitivos.

En algunos casos, como en el cine publicitario, quedarían afuera completamente. En Argentina son unas pocas empresas, que no suman más de 30. Llegaron a dar empleo a 38.000 personas en sus épocas de oro, entre 2004 y 2005. En otros casos, como en el cine, ya hay efectos negativos, aún sin las retenciones. Se señala que Netflix ya prefiere no venir a filmar a la Argentina, debido a los costos.

Va a ser inevitable que bajo esas circunstancias aparezcan pedidos de inconstitucionalidad de la medida. En principio, existe un problema legal sobre la definición de lo que se considera una mercancía.

Para el Código Aduanero se trata de cosas muebles, que se pueden tocar, ver, controlar. Y es lo que hace a la existencia de los agentes aduaneros y los despachantes. Pero los servicios entran en otra categoría. No son “cosas” que se puedan controlar en un lugar físico.

Para algunos especialistas entonces no se trataría de un derecho de exportación a una cosa que se puede poner en un container o en una caja y subirla a un barco o un avión. Si se trata de aplicar la retención contra el valor de la factura, en realidad sería un impuesto a una manifestación de pago. En todo caso, eso debería pasar por el Congreso, que la única institución que tiene la potestad para imponer cargas tributarias y fijar una alícuota.

El el proyecto de Presupuesto 2019, el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, mandó una modificación de la ley del Código Aduanero que incorpora a los servicios como mercancía. Para algunas empresas nacionales eso tiene también un costado positivo. Se supone que podrían fijar aranceles de importación. Pero más allá de ese aspecto, si el gobierno aspira a cobrar retenciones a ese sector desde el 1 de enero, debería tratar de llevar el tratamiento al Congreso para evitar cuestionamientos de inconstitucionalidad. Aún así, al imponer el derecho de exportación va estar sacando de juego a una gran cantidad de empresas con lo cual sería contrario a lo que se pretende..

Fuente: Ambito Financiero

Publicidad