14 de noviembre de 2018 14:48 PM
Imprimir

Recolección de Datos y Avances Genéticos en la Conversión Alimenticia

El pollo de engorde moderno muestra avances notables en comparación con esta ave en la mitad del siglo pasado; sin embargo, en términos de conversión alimenticia (ración en carne), continúa siendo relativamente ineficiente. A pesar de los grandes avances obtenidos en genética, todavía hay mucho espacio para producir aves capaces de extraer el máximo de […]

El pollo de engorde moderno muestra avances notables en comparación con esta ave en la mitad del siglo pasado; sin embargo, en términos de conversión alimenticia (ración en carne), continúa siendo relativamente ineficiente.

A pesar de los grandes avances obtenidos en genética, todavía hay mucho espacio para producir aves capaces de extraer el máximo de la energía y de los nutrientes contenidos en la ración.

PRODUCCION EFICIENTE DE POLLOS

De una forma simplificada, la producción eficiente de pollos puede reducirse a cuatro componentes básicos.

 Crecimiento

 Viabilidad

 Conversión Alimenticia

  Rendimiento al sacrificio

La importancia relativa de cada componente depende del costo de la ración, mano de obra y del valor de la carne de pollo en el mercado. Las empresas totalmente integradas también deben tener en cuenta el rendimiento de las reproductoras y los resultados de incubación.

La integración y el tamaño de la operación ofrecen a los procesadores más opciones para decidir sobre la mezcla de productos y la captura de sinergias. De forma ideal, las empresas de producción avícola deberían ser capaces de elegir qué parte de la integración agrega más valor, y qué aspecto de la integración tiene mayor importancia al elegir las líneas a ser usadas. La conversión alimenticia, inevitablemente, formará parte de esa discusión.

El resultado final, en términos de conversión alimenticia, se determina por dos componentes: conversión alimenticia del lote (media de todas las aves) y viabilidad.

 A muerte de aves al final del período de crecimiento es especialmente problemática, pues la ración consumida antes de morir contará negativamente en la medida de la eficiencia alimenticia del lote. El impacto de la mortalidad tardía puede ser especialmente grave en el resultado final del lote, y dependiendo de los términos del contrato, puede afectar el valor pagado al integrado.

Cobb

Las empresas de genética están constantemente poniendo énfasis a las características relacionadas con la conversión, para permitir que los procesadores obtengan una mejor eficiencia en la producción de aves vivas y más rentabilidad.

Al contrario de lo que ocurre con las características fáciles de medir, como es el peso corporal, recolectar las informaciones individuales sobre la conversión alimenticia es un desafío en las situaciones comerciales.

CONVERSIÓN ALIMENTICIA

Para determinar la conversión alimenticia es necesario medir el consumo de alimento desde el primer día de alojamiento hasta el sacrificio, en el peso de mercado.

Hay muchas barreras para lograr esta determinación en la práctica, luego las empresas de genética utilizan recursos sustitutivos para evaluar la conversión alimenticia. Hay dos enfoques básicos:

 Pruebas de conversión alimenticia individuales de corta duración (pruebas “analógicas”) 

Cada ave tiene acceso a su propio comedero y bebedero. Se hace la recolección de los datos individuales y es posible obtener el valor de la conversión alimenticia de cada pollo, un recurso valioso para seleccionar aquellos con mejor capacidad de conversión de ración.

 Pruebas de conversión alimenticia en grupos de larga duración (pruebas “digitales”)

Implican espacio compartido en los comederos y la ayuda de recursos electrónicos como método para obtener datos individuales de consumo de ración.

PRUEBAS ANALOGICAS   

Mientras que las pruebas analógicas son relativamente fáciles de implementar y administrar, estas tienen limitaciones obvias para llevar a la mejora de la conversión alimenticia.

 Las aves no se encuentran en un ambiente competitivo y no hay oportunidad de interacción social entre éstas. Una vez que cada una de las aves posee su propio espacio y tiene acceso a la ración sin necesidad de competir por el comedero, algunas pueden desarrollarse mejor y presentar buena tasa de conversión, pero las aves de su progenie pueden ser incapaces de repetir tales resultados cuando son desafiadas por otras aves. Las pruebas de corta duración no reflejan, de forma real, la habilidad del pollo de engorde en convertir la ración durante todo su período de crecimiento.

La cronología de la prueba es crucial: si sólo es posible medir la conversión alimenticia individual de cinco a 10 días, ¿qué días de la curva de crecimiento deben elegirse?

Algunos genes promueven el uso eficiente de ración en las etapas iniciales del crecimiento, mientras que otros pueden influir en las etapas finales de la curva de crecimiento, en las cuales las aves son más pesadas y consumen más ración.

 La selección para la eficiencia precoz puede no afectar la utilización de la ración en las últimas dos semanas de crecimiento.

 cómo abordar estas limitaciones tiene gran impacto en la eficiencia del programa de selección de mejora de la eficiencia alimenticia a lo largo de la vida del pollo.

→ pruebas analógicas son simples de realizar y han sido la base del progreso genético de la conversión alimenticia por más de medio siglo.

PRUEBAS DIGITALES 

Las pruebas digitales, de duración más larga, son intuitivamente mejores, ya que es posible obtener medidas de eficiencia alimenticia que reflejan un período más largo de la vida de las aves.

 Descubrir la cantidad de ración consumida individualmente por las aves requiere el uso de recursos electrónicos capaces de monitorear el acceso de cada ave al comedero, pero este acceso debe limitarse a un ave por comedero en determinado momento para que la comprobación se dé al ave exacta en lo que se refiere a la cantidad de alimento consumido. La recolección y el almacenamiento de datos en las pruebas digitales están sujetos a numerosas posibilidades de errores. Los desafíos tecnológicos pueden ser superados, y resultarán en sistemas robustos de recolección de datos sobre consumo de ración, con un gran potencial de producir avances genéticos en conversión alimenticia.

Los estándares tecnológicos más altos no necesariamente conducen a mejores avances genéticos.

 

COBB

 

 Los genetistas continuarán buscando desarrollar las mejores pruebas para medir la conversión alimenticia, haciendo preguntas como: ¿La tasa de conversión alimenticia medida en esta prueba podrá ser transmitida a las futuras generaciones? ¿Los resultados de esta prueba de conversión alimenticia se repetirán en el campo? ¿Cómo las otras características de los pollos o reproductoras se verán afectadas cuando se utilizó una mayor presión de selección para la conversión alimenticia?Los factores biológicos detrás de las pruebas de conversión alimenticia siempre deben ser coherentes y deben ser el factor principal en la toma de decisiones.

Las ganancias genéticas con la mejora de la tasa de conversión alimenticia se deben considerar junto con las metas de crecimiento, viabilidad, rendimiento de carne y desempeño de las reproductoras. Es necesario que haya equilibrio para garantizar buenos resultados técnicos y rentabilidad en todas las áreas de la integración.

 

Frank Siewerdt, Director General de Genética, Cobb-Vantress, Inc., EE. UU

Fuente: avicultura.info

Publicidad