15 de noviembre de 2018 23:17 PM
Imprimir

Desarrollan un robot cognitivo para el procesado de carne de pollo

A través del proyecto FlexCRAFT

FlexCRAFT, un programa de investigación de la Universidad de Wageningen sobre robots cognitivos para la puesta en marcha de tecnología agroalimentaria flexible, ha recibido una importante financiación gubernamental de 4 millones de euros. Marel Poultry también invierte en esta investigación, siendo consciente de que los robots inteligentes asumirán un papel crucial en la industria alimentaria en un futuro cercano.

El director del programa de FlexCRAFT es Wageningen University & Research (WUR), en estrecha colaboración con TU Eindhoven, TU Delft, University of Twente y University of Amsterdam. El programa también incluye representantes de empresas como Marel Poultry y Celler Land.

La tarea principal de NWO, la Organización Holandesa para la Investigación Científica, es proporcionar fondos para científicos talentosos e instalaciones de investigación. Cada año, NWO selecciona los mejores programas de investigación de un amplio grupo de propuestas. Durante el congreso anual de innovación del pasado 8 de noviembre, el extenso programa de investigación FlexCRAFT recibió más de 2,7 millones de euros. Los socios comerciales, incluida Marel Poultry, invertirán 1,3 millones de euros.

El programa de investigación WUR desarrollará robots que pueden tratar con una gran variedad de productos agroalimentarios, en combinación con las condiciones ambientales y las tareas siempre cambiantes que son típicas de la cadena agroalimentaria. Este es exactamente el tipo de robotización que Marel Poultry está buscando.

Algunos de los procesos en la cadena de valor de las aves de corral exigen una tecnología de robot similar a la que Marel ya ha desarrolado con el RoboBatcher, incluso con capacidades genéricas más avanzadas en percepción activa, planificación, control, agarre y manipulación. FlexCRAFT puede admitir esto, especialmente porque uno de sus tres casos de proyecto de robot cognitivo se centrará en el procesamiento de aves. En este caso, Marel Poultry será el socio industrial líder para participar en la creación y utilización de una nueva generación de soluciones de sistemas de robótica integrada.

“Desarrollamos habilidades genéricas para que los robots manejen productos agroalimentarios con forma, tamaño y firmeza divergentes”, dice el profesor líder del programa WUR, Eldert van Henten. “Tales acciones pueden ser simples para un ser humano, pero difíciles desafíos para un robot. El robot debe comprender qué tipo de productos alimentarios percibe, en qué condiciones se encuentran y cómo abordarlos y tratarlos. Los sensores recopilan información y la agregan a su conocimiento de dominio para crear el llamado “modelo mundial”, comparable al conocimiento y la experiencia que la gente construye”.

El profesor Van Henten destaca además que “la producción de alimentos debe ser lo más higiénica, eficiente y sostenible posible. Además, cada vez menos personas están dispuestas a realizar trabajos monótonos y pesados ​​en invernaderos calientes y húmedos o en áreas refrigeradas donde, por ejemplo, se procesa la carne de pollo. Los robots pueden ofrecer una solución: pueden continuar trabajando durante mucho tiempo y también funcionar extremadamente bien a bajas temperaturas”.

Fuente: Eurocarne

Publicidad