17 de noviembre de 2018 09:59 AM
Imprimir

La bolsa de caramelos Sugus que aportará el agro cordobés

En el inicio de la cosecha de trigo y en un escenario climático irregular, que en la última semana afectó con granizo a los primeros maíces implantados, el productor cordobés no tiene claro todavía cuánto dinero va a recibir por su producción. Lo que sí ya sabe es cuánto va a tener que pagar en […]

En el inicio de la cosecha de trigo y en un escenario climático irregular, que en la última semana afectó con granizo a los primeros maíces implantados, el productor cordobés no tiene claro todavía cuánto dinero va a recibir por su producción. Lo que sí ya sabe es cuánto va a tener que pagar en concepto de impuestos provinciales.

En una presentación que intentó ser didáctica y que incluyó caramelos Sugus y recipientes para graficar los ingresos y los destinos de los fondos, el ministro de Finanzas de la Provincia, Osvaldo Giordano, develó finalmente cuál será la pauta impositiva para el próximo año.

Por los cuatro impuestos provinciales (Inmobiliario Rural y Urbano, Sellos, Automotor, e Ingresos Brutos), el gobierno de Córdoba proyecta recaudar el año próximo 74.237 millones de pesos, 31 por ciento más que en el presupuesto anterior. Representa un aumento de 17.509 millones de pesos.

De esa cantidad de “caramelos Sugus”, ¿con cuántos contribuirá el agro?

El Impuesto Inmobiliario Rural es el que tiene la mayor alícuota de aumento: hasta un 58 por ciento promedio. Según lo expresado por Giordano, la propuesta de actualización del tributo a la tierra se funda, por un lado, en el revalúo general de las parcelas rurales. Por otro, en la homogeneidad de las alícuotas efectivas, con el impuesto y los fondos específicos de acuerdo con la valuación y extensión de los campos, según tres grupos de segmentación.

Tres niveles

Los productores más grandes, que representan 21.544 cedulones con un tamaño promedio de 401 hectáreas cada uno, van a abonar un reajuste promedio del 56 por ciento. Pagarán por cada hectárea un tributo de 464 pesos. En ningún caso, el tope máximo superará el 61 por ciento del impuesto facturado en el actual ejercicio fiscal.

Los productores medianos, que integran un padrón de 45.331 inmuebles con un tamaño promedio de 128 hectáreas, pagarán un aumento promedio del 51 por ciento. Un valor por hectárea que rondará los 375 pesos anuales.

Mientras tanto, un universo de 134.077 cedulones con un promedio de 17 hectáreas va a pagar 345 pesos por cada unidad de superficie, lo que representa un aumento del 38 por ciento.

A partir de estos números difundidos por la Provincia, el aporte del agro previsto en los cedulones rondaría los 6.900 millones de pesos para el año próximo.

Rechazo sectorial

El próximo martes 27, cuando se realice la audiencia pública para analizar el contenido del Presupuesto 2019, que incluye el Código Tributario y la Ley Impositiva, la Mesa de Enlace Provincial fijará su posición respecto de la magnitud del aumento. A través de un comunicado, la dirigencia rural ya anticipó su rechazo al reajuste. Las entidades del agro pidieron a la Provincia y a los legisladores propiciar políticas austeras y soluciones administrativas, sin más carga fiscal.

La audiencia pública será luego de que la Legislatura debata el proyecto el miércoles 21, en primera lectura y en sesión ordinaria.

Fuente: AgroVoz

Publicidad