18 de noviembre de 2018 14:06 PM
Imprimir

“Sin economías de escalas, sólo habrá concentración económica”

Así lo afirmó el dirigente cooperativo nacional Carlos Ianizzotto en su visita a Fecoagro Ltda. a fin de promover un proyecto de ley de promoción de las economías regionales del país.

Carlos Iannizzotto, presidente reelecto esta semana de Confederación Intercooperativa Coninagro junto a su equipo, en el marco de las giras provinciales que realiza la entidad para difundir el Proyecto de Ley Nacional para difundir su proyecto de ley nacional de Promoción de las Economías Regionales, visitaron Fecoagro San Juan Ltda, donde fueron recibidos por el Presidente Eduardo Franovich, en conjunto con el Consejo Administración y representantes de las distintas cooperativas que conforman la Federación. Allí dialogó con Suplemento Verde de DIARIO DE CUYO:

-Carlos, una política sin fondos no es política, es verso, ¿cómo se fondea este proyecto estratégico nacional?

– En este proyecto nosotros plateamos herramientas. Su costo fiscal está financiado con el aumento de la tasa estadísticas para productos importados, elevándola de 0,5 al 1,5% del valor cif de los bienes importados.

Esto también nos permite jugar el partido del comercio exterior con inteligencia en un contexto internacional donde los países son protectores de su producción interna y esta tasa sirve para ello, como una manera fácil de realizar sanamente ante la Organización Mundial de Comercio.

Esto nos permite contar con un fondo como lo era el Fondagro, de $1.300 a $1.500 millones, para favorecer las infraestructuras hídricas, habitacionales y camineras rurales en pequeñas inversiones de gran impacto. La idea es no pedirle dinero al BCRA ni al gobierno nacional, sino instrumentar una herramienta como la de las cajas de crédito, cerradas en los 90 con Cavallo.

– La propuesta de un seguro agrícola nacional reduce el costo de la prima…

– Lo mismo hacemos con el tema seguro para poder hacer una sola prima nacional, para unos 500 mil productores y así reducir el costo de prima.

En ruralidad lo mismo, generar una línea de redescuento para que el productor pueda mejorar el hábitat de su finca. En los grandes problemas del país, el gobierno no puede tener una mirada ausente. Es motor de la economía doméstica y regional.

Productores de Fecoagro escucharon con atención la exposición del proyecto de ley de promoción de las economías regionales de Coninagro.

– Desde su vocación asociativa, ¿qué opinión le merece la idea de integrar pequeñas y medianas bodegas de San Juan como cooperativas?

– Nosotros nos debemos una charla con el gobernador Uñac sobre este tema, pero hemos quedado en tenerla en breve. Porque esta integración debe darse rápidamente en la vitivinicultura.

El asociativismo no simplemente es cooperativismo. Pueden ser uniones transitorias de empresas para el logro de objetivos concretos como por ejemplo el abordaje conjunto de mercados internacionales donde los costos logísticos que, de ser encarados en conjunto, se pueden sobre llevar de mejor manera.

Necesitamos políticas integradoras. De no ser así, sin alcanzar economías de escalas, la concentración económica nos lleva puestos.

– Cómo directivo de Fecovita, ¿qué visión tienes del mosto concentrado?

Tiene muchísimo futuro. Nosotros le hemos plateado a la mesa de competitividad vitivinícola, al presidente presente y al gobierno nacional que necesitamos una transitoriedad como la impuesta por nación al reimponer las retenciones y sacar los reintegros: “Ministro Sika, señor presidente, dennos transitoriamente reintegros a fin de poder atender los mercados internacionales para generar más trabajo y empleo”.

En esto también va un impacto directo al aliviar los stock y de esa manera poder encarar la próxima cosecha. Así, el gobierno va a ganar mucho más en el concepto de generación de divisas por la amplia repercusión del mosto, como producto que rápidamente se ubica y trae alivio al sector.

– Para un pequeño productor con bajo rinde de cosecha el costo de producción de la campaña anterior fue de unos $9,76 para el kilogramo de uva común… ¿Cómo se encara esta campaña?

– Primero vemos un sector externo que si no hay un cambio de políticas de reintegro se va a complicar por la pérdida de competitividad por inflación.

En segundo lugar el costo del financiamiento por las tasas elevadas de interés plantean una gran dificultad. El tercer elemento será un costo durísimo para levantar la próxima cosecha.

Por esto necesitamos solucionar estos tres aspectos. Primero los reintegros para traer alivio al sector exportador. En el sector interno una línea especial para los créditos de cosecha. Esta semana los Banco Nación y Bice estarán trabajando en cómo generar una línea específica. Y en el mercado interno necesitamos ver cómo estabilizamos el consumo.

– Finalmente, en Fecovita se importó vino y ahora hablan de eliminar stock, Hay cierta contradicción a menos de dos meses de cosechar…

– La importación de vinos fue un tema casual. Vinculado a un tema de mercado. Debemos tener reglas claras de juego y definir si el mercado rige todo. Donde se cuide la producción nacional.

Nosotros cubrimos un espacio que podría haber sido llenado rápidamente por los híper y súper libremente desde el exterior. Por ello necesitamos reglas claras en un momento con macroeconomía complicada y costos altos donde el estado debe fijar reglas para proteger y promover la producción y no al contrario.

EN NÚMEROS

120 mil empresas cooperativas agrarias de todo el país integran Coninagro, organización de tercer grado que reúne a diez federaciones.

LA FRASE

“Estamos muy preocupados por la situación económica del país y esto nos obliga a ser más creativos”.

Eduardo Franovich    Pte. Fecoagro Ltda.

Fuente: Diario de Cuyo

Publicidad