20 de noviembre de 2018 12:55 PM
Imprimir

La cosecha en EE.UU. no le pega a la soja

El aumento en las existencias en el país del Norte podría llevar a los "farmers" a sembrar menos soja el año próximo.

El precio de la soja en Chicago ya bajó lo que tenía que bajar. Eso es lo que está mostrando el mercado. A principios de marzo, la soja cosecha nueva cotizaba en ese mercado a 390 dólares, hoy está cotizando a 320, casi el mismo precio que cotizaba a fines de Junio. Esto me dice que aún con el 90 por ciento ya cosechado en Estados Unidos, el precio se mantiene sostenido y con fuerte resistencia a la baja. En nuestro país, el precio de la soja a principios de junio cotizaba a 280 dólares y la posición 277 dólares la posición mayo 2019; hoy la soja disponible vale 254 dólares y la posición mayo 245. Una caída de 26 y 32 dólares respectivamente.

La soja nueva fue la más perjudicada ya que recibió de lleno la influencia bajista del conflicto entre China y Estados Unidos.

Donde sí vemos una situación preocupante es en el mercado de soja exportación en Estados Unidos. La soja en el FOB Golfo, parámetro del mercado internacional, cotiza a 335 dólares para embarque marzo 2019. Mientras que esa misma posición en Chicago está cotizando a 330 dólares. Una prima de cinco dólares no paga ni el 30 por ciento del valor del flete a los puertos. Esta es una distorsión que no se veía en el mercado desde hace mucho tiempo. Es producto de la fuerte caída de la demanda de soja estadounidense por parte de China. El efecto del conflicto no termina en esta campaña.

Si analizamos el último informe del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (Usda) vemos que la primera consecuencia hay que buscarla por el lado de las existencias finales de soja en Estados Unidos. Se proyectan ahora en 26 millones de toneladas, un aumento del 116 por ciento, con respecto a los 12 millones de toneladas de la campaña 2017/18 y los ocho millones de toneladas en 2016/17.

Este nivel de existencias récord de 26 millones de toneladas, sin dudas que van a presionar a la baja del mercado.

Además de provocar un posible cambio de tendencia en las intenciones de siembra de los productores americanos. Es ante esta posible modificación entre ambos cultivos a la que el productor argentino deberá estar muy atento, para ver su impacto en los precios.

Fuente: AgroVoz

Publicidad