25 de noviembre de 2018 11:49 AM
Imprimir

Los efectos de la revolución tecnológica en el sector agrícola

Hace algunos años, nadie podía imaginar que un sector tan tradicional como el de la agricultura pudiera transformarse tal y como lo ha hecho en la actualidad. Los agricultores, directores técnicos, gerentes y responsables de explotaciones agrícolas soñaban con mejorar la productividad de sus parcelas y facilitar el proceso de las tareas. Si era un […]

Hace algunos años, nadie podía imaginar que un sector tan tradicional como el de la agricultura pudiera transformarse tal y como lo ha hecho en la actualidad. Los agricultores, directores técnicos, gerentes y responsables de explotaciones agrícolas soñaban con mejorar la productividad de sus parcelas y facilitar el proceso de las tareas. Si era un sueño, sabían que podían cumplirlo. Tanto es así, que hoy ya es una entelequia al alcance de los profesionales agrícolas gracias a los avances que ha traído consigo la revolución tecnológica del sector.

Queremos hacer un recorrido por los principales efectos que esta etapa ha desencadenado en la agricultura. ¿Creen que están viviendo alguno de ellos?

 

Romper con los mitos de la agricultura de precisión

Parece que los mitos son el entresijo de una realidad que se ha gestado en la sociedad. Historias que alteran las verdaderas cualidades de un acontecimiento. Desde luego, parece que la agricultura de precisión no ha pasado desapercibida ante la gesta de los mitos, por lo que queremos contarte cuáles son los más comunes y aclararlos:

  • Dificultad para recabar datos.

Hoy en día ya no es necesario realizar llamadas constantemente para conseguir mapas de datos, trasladarnos en busca de documentos del pasado, y toda una larga lista de tareas que requieren gran esfuerzo. La agricultura de precisión no dificulta la recopilación de datos, sino todo lo contrario. Permite geolocalizar y enviar información online y offline desde el campo a la oficina y viceversa. Las herramientas que lo han hecho posible son los satélites, drones, mapeados de suelos y plataformas en las que centralizar toda la información.

  • Un precio elevado

Existe el pensamiento generalizado de que la agricultura de precisión es muy cara, pero, en realidad, lo que ocurre es todo lo contrario. La agricultura inteligente nos permite ahorrar tiempo y costes innecesarios en cuestiones de agroquímicos, traslados, maquinaria pesada, etc.

  • Posibilidad de error

A nadie nos cabe duda de que los datos pueden equivocarse, pero la posibilidad real de que esto pueda producirse con las herramientas actuales de producción es mínima. Se trata de datos obtenidos por medio de herramientas de precisión y centralizadas en una única plataforma. El big data ha llegado a la agricultura.

 

Almacenar y procesar los datos en la agricultura

Esta ha sido una de las grandes ventajas que nos ha aportado la revolución industrial en el sector agrícola. Desde hace tiempo, la información se ha convertido en uno de los principales activos de la sociedad. Prueba de ello ha sido el paradigma de la Era de la Información en la que se encuentra inmerso el mundo.

Desde el punto de vista agrícola, los drones y los satélites están revolucionando el sector, y es que no es para menos, pues son capaces de ser equipados con sensores térmicos y multiespectrales e hiperespectrales de amplia cobertura, así como combinar su uso en función de la información que necesitemos obtener.

En definitiva, la teledetección juega un papel muy importante en el procesado de datos, pues se trata del fenómeno impulsor de las grandes bases de datos agrícolas. El objetivo final de la confluencia de las nuevas tecnologías con la agricultura se encuentra en interconectar las máquinas y los sistemas con el propio emplazamiento.

De esta forma, hemos pasado de una agricultura 1.0 que integraba la mecanización y las máquinas de vapor, una agricultura 2.0 marcada por la electricidad, una agricultura 3.0 caracterizada por la robótica y la automatización, al 4.0 de la precisión.

 

¿Cuáles son las ventajas de la revolución agrícola?

En primer lugar, nos brinda la posibilidad de tomar decisiones inteligentes sobre nuestros cultivos, y a partir de ahí se desencadena toda una lista de aspectos positivos:

  • Contamos con la garantía de que las acciones llevadas a cabo sirven para mejorar nuestros cultivos.
  • Aumento de la productividad de nuestras explotaciones agrícolas.
  • Mejora de la calidad de los productos o alimentos cultivados.
  • Optimización de todas las operaciones realizadas sobre las fincas.
  • Actuación a tiempo sobre los cultivos.
  • Identificación del suelo más apropiado para nuestras plantaciones.
  • Visualización en tiempo real de todos los parámetros de los cultivos.
  • Ahorro de costes sobre el uso de agroquímicos.
  • Modernización de nuestras herramientas y aumento de la confianza en nuestras tareas.
  • Adecuación de la recolección al tiempo que le corresponde.

Las decisiones inteligentes sobre los cultivos son tan relevantes como necesarias. ¿Alguna vez han imaginado tomar una decisión con la certeza de que será la elección más acertada? Por utópico que parezca, la agricultura de precisión lo ha hecho posible.

El precio del éxito es el trabajo, la innovación y la determinación.

Fuente: agronewscastillayleon.com

Publicidad