1 de diciembre de 2018 11:11 AM
Imprimir

El jamón serrano (y no el ibérico), el mayor beneficiado del acuerdo entre China y España

El ibérico ya se vendía en China deshuesado. Ahora, el acuerdo abre la veda a patas, paletillas y a los productos de menos de 313 días de curación.

El presidente chino, Xi Jinping, ha sido recibido con todos los honores en su visita a España esta semana. Desfiles, recepciones, cena de gala, regalos, planes culturales… cualquier detalle parecía poco para agasajar al líder de una economía que está creciendo a un ritmo vertiginoso.

Aunque con la acogida ha sido difícil no acordarse en ocasiones de Bienvenido Mr Marshall, lo cierto es que Jinping tampoco ha traído bajo el brazo ningún plan salvador. Eso sí, según el Gobierno, gracias a su llegada, España y China han firmado más de 20 acuerdos económicos y culturales. Uno de los más relevantes ha sido el que afecta al sector porcino.

Y es que China ha decidido eliminar algunas barreras a las exportaciones de los productos que provienen del cerdo. El nuevo protocolo va a ampliar significativamente la gama de productos nacionales autorizados para entrar en el gigante asiático. Hasta ahora, “se exportaban a China carne congelada, despojos (manitas, oreja, morros…) y productos deshuesados o loncheados de más de 313 días de curación, como los ibéricos, que se llegan a curar hasta 4 años”, explica a Libre Mercado el presidente de la Asociación Interprofesional del Cerdo Ibérico (Asici), Francisco Javier Morato.

Productos de menos de 313 días de curación

Así, tras el acuerdo, el país que preside Xi Jinping va a permitir la entrada a todo tipo de patas y paletillas de jamón, a los productos que se curan menos de 313 días, como los lomos o los salchichones, al jamón serrano, que también se cura menos días, y a una amplia lista de productos de capa blanca. “Se abren grandes posibilidades para la industria cárnica al acceder al mayor mercado del mundo en unas condiciones muy ventajosas”, señala el Ministerio de Industria en un comunicado.

Además, el nuevo texto va a permitir la exportación de carne fresca refrigerada, “optando con ello a un nuevo nicho de mercado con productos de alta calidad y con una mayor diferenciación del producto”, añaden.

El presidente de la Asociación Interprofesional del Cerdo Ibérico (Asici) también celebra el nuevo acuerdo, “aunque nosotros ya exportábamos jamón ibérico deshuesado”, insiste, “los más beneficiados serán los jamones y productos de menos tiempo de curación”. La buena noticia para los ibéricos es poder exportar en paleta o en pata, lo que también aumenta sus posibilidades de venta. Para Morato, “que China te abra las puertas siempre es muy positivo” y cree que “seguro animará a las empresas españolas a entrar. Los chinos tienen un poder adquisitivo brutal. Hay tantos millonarios chinos como la población española”, asegura.

“Vamos a jugar en la Champions”

En la misma línea ha ido el director de la Interprofesional Agroalimentaria del Porcino de Capa Blanca (INTERPORC), Alberto Herranz. “China es un país estratégico para nosotros porque tiene una demanda de porcino que no puede abastecer y además, confían en el producto español. Ahora, vamos a jugar en la Champions”, asegura.

Por ejemplo, marcas como Navidul estarán entre las principales favorecidas por el acuerdo, ya que el peso de los productos con curaciones de menos de 313 días es muy importante en su negocio. “Desde Navidul estamos muy contentos con la ampliación del protocolo de exportación de carne porcina a China y consideramos que es muy positivo que el Gobierno trabaje para abrir las puertas de nuestros productos a nuevos mercados. Creemos que es una medida con mucho potencial y esperamos que se den los pasos pertinentes para que se convierta en una realidad, ya que nos da la oportunidad de exportar nuevas categorías de producto y completar nuestra oferta de exportación”, han explicado fuentes de la enseña propiedad de Campofrío.

La razón de por qué China había elegido los 313 días como filtro para los productos porcinos que entran en sus fronteras la tiene el CEO de Redondo Iglesias, Mario Redondo. “Es un asunto de protección animal. La curación inactiva los elementos patógenos que puede contener la carne que exportamos. El producto curado elimina el agua que contiene las bacterias”, explica el experto.

El mayor consumidor de porcino del mundo

China es con gran diferencia el mayor mercado de productos de porcino:consume el 50% del total de lo que se produce en el mundo. Así, el porcino supone dos tercios del total del consumo de carnes en la dieta de los consumidores chinos, y aunque son también los principales productores mundiales, constituyen el primer mercado de importación.

En los últimos años, España ha venido escalando posiciones hasta convertirse en 2017 en el primer exportador de carne de cerdo a China, y el cuarto exportador de despojos, con un total de 373.000 toneladas por valor de 574 millones de euros, lo que convierte a este producto en la primera rúbrica de exportación de España a China. Eso sí, de los 4 millones de toneladas de porcino que produjo nuestro país el año pasado, 2 millones se vendieron al exterior, siendo Francia nuestro mejor cliente con 700.000 toneladas adquiridas.

Y aunque el acuerdo esté plagado de buenas intenciones, en el sector avisan de que exportar a China no es un camino de rosas. “Actualmente, solo hay 28 empresas del sector porcino (de unas 500 industrias) en España que están autorizadas“, informa Alberto Herranz. Con la firma, estas compañías sí podrán ampliar la gama de productos que venden, pero no podrán entrar empresas nuevas que no tengan una autorización previa. Esto es debido a que uno de los requisitos para exportar en China es que sus autoridades acudan en persona a las instalaciones de las empresas candidatas para comprobar si cumplen sus requisitos. “Esperemos que en 2019 vengan y autoricen a más compañías”, clama Herranz.

En el caso del jamón, tampoco hay que dejarse llevar por la eufórica del momento, ya que las exportaciones de este producto a China tienen un peso mínimo en el total de nuestras ventas al exterior. “El 80% de las exportaciones de jamones van dirigidas a la UE y el resto, lo mandamos a México en primer lugar; luego, a EEUU y después, a China. Ahora, tenemos que esperar a ver cómo se va desarrollando el comercio, aunque lo que está claro es que tener más presencia en China nos ayudaría “a reducir la dependencia con el mercado nacional, porque no es bueno tener todos los huevos en la misma cesta”, concluye el presidente de Asici.

Fuente: www.libremercado.com

Publicidad