3 de diciembre de 2018 11:11 AM
Imprimir

Iguacel insistirá con los impuestos al biocombustible

Se reunirá con los gobernadores de la Liga Bioenergética

El secretario de Energía, Javier Iguacel, se reunirá pasado mañana con la Liga Bioenergética conformada por las provincias de Santa Fe, Córdoba, Santiago del Estero, Jujuy, Tucumán y Salta para buscar un consenso y lograr así volver a la carga con la aplicación de impuestos a los biocombustibles por encima de los actuales cortes que tienen el biodiésel y el bioetanol en su mezcla con las naftas.

Vale recordar que a partir del reclamo de las principales provincias productoras, el Gobierno decidió no incluir en el proyecto de Presupuesto 2019 en Diputados la modificación de la Ley 26.093, que buscaba que los biocombustibles empezaran a pagar impuestos.

Fuentes de la industria y parlamentarias reconocieron que hay una intensión por parte del Ejecutivo de volver a la carga con el tema, pero se busca que el mismo no sea tan perjudicial para el sector. La idea es incluirla en las sesiones de extraordinarias, por eso el acercamiento de Iguacel para con la Liga. Desde la Secretaría negaron por completo dicha información.

Esta vez el Ejecutivo impulsará el proyecto desde la Comisión de Presupuesto y Hacienda, considerando que la de Energía está presidida por el FPV.

Fuentes de la Liga confirmaron la presencia del funcionario el miércoles a partir de las 11.00 en la sede porteña de la casa de la provincia de Salta. “Esperamos escuchar la idea que tiene el Gobierno sobre los biocombustibles”, señalaron.

El objetivo es claro. El Ejecutivo necesita tapar los agujeros de déficit y por eso quiere meter mano en los biocombustibles.

Si bien en la actualidad no se puede saber el costo fiscal de la medida, la anterior propuesta era que el impuesto sea “aleatorio” y no “obligatorio” como lo es actualmente, si se tiene en cuenta que el mercado interno absorbió biodiésel en 2017 en torno de 1.250 millones de litros, lo que se hubiera recaudado asciende a u$s156 millones. En el caso del etanol, rondaría los u$s172 millones a partir de un consumo de 1.100 millones de litros. Hay que tener en cuenta que estos números tienen pendiente el ajuste del costo de vida de los próximos cinco meses, por lo que el monto sería incluso mayor.

Lo claro es que el Gobierno no quiere esta vez perder. En su anterior intento hubo una fuerte presión de Tucumán para que el proyecto de Iguacel no tuviera éxito. Por eso es que ahora se intentará llegar a un acuerdo. Una de ella es haciendo que el impuesto sea coparticipable, pero eso será difícil de lograr.

El último texto que llegó al Congreso, tenía como objetivo aplicar el impuesto sobre los combustibles para el bioetanol en un 74 % del monto pagado por las naftas para el mismo impuesto. Mientras que el biodiésel llegaba al 92 % del monto pagado por el gasoil.

Una alternativa que impulsa la Liga es la que está vigente en Brasil donde los productores reciben un bono verde premiando al que menos emite CO2 y castigando a los combustibles fósiles.

Esto sería casi imposible tendiendo en cuenta que hace poco llegaron a la secretaria de Energía, hombres ligados al petróleo y al gas, con lo cual está lejos la posibilidad que puedan hacer algo por los biocombustibles.

Fuente: BAE

Publicidad