3 de diciembre de 2018 17:51 PM
Imprimir

Alertan realizar las aplicaciones dirigidas contra polilla de la vid

El Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) junto con el Ministerio de Producción y Desarrollo Económico de San Juan informaron que hasta el 12 de diciembre, todos los productores de vid, cuya finca o vivero estén ubicados en un área bajo cuarentena o contingencia por Lobesia botrana, deberán iniciar las aplicaciones para el […]

El Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) junto con el Ministerio de Producción y Desarrollo Económico de San Juan informaron que hasta el 12 de diciembre, todos los productores de vid, cuya finca o vivero estén ubicados en un área bajo cuarentena o contingencia por Lobesia botrana, deberán iniciar las aplicaciones para el control químico de esta plaga.

Este aviso, también llamado segunda alerta, indica que ante la proximidad del segundo vuelo de la polilla de la vid todos los productores que se encuentren en las áreas indicadas deberán iniciar las aplicaciones con productos autorizados por el Organismo cuyo poder residual alcance a cubrir al cultivo, hasta el 12 de diciembre.

Se recuerda que, en el marco del Programa Nacional de Prevención y Erradicación de Lobesia botrana, habrá sanciones severas para los productores que no cumplan con la aplicación de los productos.

Asimismo, se aclara a los productores que hayan implementado la Técnica de Confusión Sexual no están obligados a realizar esta aplicación.

El ciclo de reproducción de la polilla de la vid se extiende de septiembre a marzo de cada año, y el primer vuelo del insecto se registra hasta el 30 de octubre. Un segundo vuelo o reproducción de la plaga se inicia a partir de la segunda quincena de noviembre. En los vuelos el macho y hembra se aparean y la hembra fecundada pone huevos sobre las bayas de la vid. De esos huevos nacen larvas que provocan severos daños. Esas larvas luego de varios estadíos llegan a pupa y de ella emergen nuevos adultos que inician el tercer vuelo. Por ello su importancia de disminuir la plaga es eliminando insectos adultos para bajar la densidad de las poblaciones.

La plaga apareció en el 2010 en Mendoza, Argentina, lugar donde prolifero a tal punto de extenderse en sus valles ocasionando ataques severos. La presión de la polilla obligó al Senasa a realizar un programa de control y desde entonces el gobierno de San Juan realiza grandes esfuerzos para que esta no avance. No obstante se detectaron polillas en trampas estratégicamente colocadas, lo que motivó realizar los controles en áreas cuarentenarias y de contingencia para que no se expanda.

Se establecieron medidas de control oficial para la erradicación tales como el control químico y prácticas culturales , acompañado por la intensificación de acciones a través de la instalación de trampas adicionales, mayor densidad de muestreo e instalación de estaciones de monitoreo.Hoy se mantiene a raya con niveles poblacionales bajos.

No obstante, y pese al esfuerzo realizado, se difundió desde Mendoza, también a otras regiones vitivinícolas. En el 2017 se detectaron ejemplares en Cafayate, Salta, y en Entre Ríos.

Los difusores liberan hormona sintetizada de la hembra para “confundir” al macho y dificultarle la localización de la hembra y su acoplamiento.

Reclamo a Nación
Mientras la provincia de Mendoza recibió hace dos meses los $100 millones en aportes nacionales comprometidos para el Programa de Control y Erradicación de Lobesia botrana, a San Juan todavía no le dan los $20 millones que Agroindustria se comprometió a girar para la actual campaña.

Por esa demora, el gobierno de Uñac adelantó los fondos, con lo cual se terminará financiando con las arcas provinciales la totalidad de la campaña de combate, que son unos $90 millones. Se hace este esfuerzo financiero porque las autoridades provinciales quieren evitar los riesgos de que la Lobesia botrana, prolifere en un superficie mayor a la del año pasado. Sobre todo cuando se ha cumplido a rajatabla con lo que dice el manual de combate y ya se colocaron todos los difusores de confusión sexual de la polilla y actualmente se están entregando los insecticidas a todos los productores de las zonas cuarentenadas en la provincia. De todos modos, este adelanto de fondos no significa que la provincia se resignará a cobrar la deuda, sino que seguirá reclamando los fondos nacionales.

También se compraron las feromonas (hormonas de confusión sexual al insecto) necesarias y fueron colocadas en los viñedos. El gobierno entrega además el insecticida y si el productor no tiene los medios para aplicarlo, el Ministerio de la Producción lo realiza con sus propios tractores.Para reforzar el combate, en noviembre se hizo la fumigación aérea en las zonas bajo cuarentena y de contingencia.

(Click para ampliar)

 

Técnica de confusión sexual

La técnica de confusión sexual muestra buenos resultados en el control de Lobesia botrana. De bajo impacto ambiental, las trampas del programa del Senasa abarcan a más de 75 mil hectáreas en Mendoza, San Juan y Salta.

El control de Lobesia botrana con la técnica de confusión sexual (TCS) muestra un notable descenso de las capturas de ejemplares de la plaga en la red oficial instalada en Mendoza y una estabilidad en San Juan y Salta, en relación a temporadas anteriores, informó el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa).

La técnica de control biotécnica de la polilla del racimo de la vid, denominada “confusión sexual” consiste en difundir permanentemente, durante el vuelo de adultos, feromona sintetizada de la hembra en las cepas para “confundir” al macho y dificultarle la localización de la hembra y su acoplamiento, consiguiendo de esta manera que la hembra no sea fecundada.

Dicha técnica es muy interesante, pues es respetuosa con el medio ambiente, no dañando los predadores naturales y además no deja residuos fitosanitarios en la uva.

Este método es una alternativa eficaz a la utilización de insecticidas neurotóxicos no selectivos que eliminan otras especies auxiliares que llevaban acabo un control biológico natural del viñedo ayudando a su vez a controlar las poblaciones de polilla y otras plagas.

La técnica de confusión sexual puede ser en general tan eficaz como los tratamientos químicos. Hay que tener en cuenta que debe aplicarse sobre grandes superficies (mínimo 7-10 hectáreas).

Por último, es muy importante que los difusores se coloquen en la parcela al inicio del vuelo de la primera generación, estén repartidos lo más homogéneamente posible y se realice un refuerzo de bordes de la parcela, sobretodo, los primeros años.

La provincia de San Juan tiene áreas de escasa prevalencia y otras bajo control de la mosca de los frutos; en tanto tiene niveles poblacionales bajos de lobesia botrana, con áreas cuarentenadas, donde se aplica la técnica de confusión sexual que ha demostrado muy buenos resultados en el control de la plaga.

Para mayor información: se puede ingresar a la página del Senasa, www.senasa.gob.ar, llamar a la línea gratuita 0800 999 2386, al teléfono 4231341 o enviar un correo a lobesiasj@senasa.gob.ar .

También se puede consultar en la Dirección de Sanidad Vegetal, Animal y Alimentos del Ministerio de Producción y Desarrollo Económico, llamando al 4265224 o enviando un correo electrónico a sanidadvegetal@sanjuan.gob.ar.

Fuente: Diario de Cuyo

Publicidad