4 de diciembre de 2018 14:28 PM
Imprimir

China aún no habilitó las plantas argentinas para empezar a importar harina de soja

ignificarían ingresos por más de u$s3.800 millones

Fuentes del Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria ( Senasa) resaltaron que todo dependerá de los tiempos del gigante asiático dado que los protocolos ya tienen el visto buenos por los técnicos de ambos países.

Desde la industria señalaron que China evalúa si hace falta hacer nuevas inspecciones dado que las mismas ya están autorizadas para la exportación de granos.

Hay que recordar que el gigante asiático a la fecha importa soja y en su momento compraba aceite de soja, pero éste se frenó por algunas diferencias comerciales con la anterior gestión que luego se saldado. Sin embargo hay poca demanda y se espera que con la discusión con EE.UU., se pueda reactivar. Pero nunca se envió harina dado que no estaba autorizado. Este último logro el visto bueno de las autoridades del país asiático en junio pasado.

El sector tiene un volumen de oferta superior a las 10 millones de toneladas, reconocieron desde la cadena comercial. Más la demanda china va a depender de la necesidad que tengan de adquirir el poroto o de reemplazar poroto por harina.

Las fábricas esperaban que en la cumbre del G20 se pueda acelerar las respectivas autorizaciones, pero este tema no fue introducido por el Gobierno en sus reuniones con el presidente chino, Xi Jinping.

Para el Senasa los tiempos de los funcionarios chinos son distintos a las necesidades que tiene la Argentina.

Las posibles ventas pueden ayudar a las fábricas que hoy tiene una alta capacidad ociosa debido al poco margen de compra en comparación con la exportación.

Fuente:

Publicidad